Agateophobia-El miedo a la locura

El miedo a la locura: agateofobia

¿Aprender, leer o ver películas sobre la locura de los demás te provoca un miedo extremo? ¿Se siente mal del estómago, mareado o aprensivo cuando ve locura en una persona o incluso retratada en la pantalla?

¿Incluso hablar de locura hace que te suden las palmas de las manos, que se te seque la boca y que te dé vueltas la cabeza?

Si tienes alguno de estos síntomas, es posible que padezcas agatepofobia , también conocida como manifobia o dementofobia , o miedo a la locura.

El primer paso para limitar este miedo o fobia es entender por qué lo tienes. ¿De dónde viene este miedo y qué se puede hacer para limitar o aliviar el problema?

¿Orígenes de la agateofobia?

Por lo general, FearAZ limita el tiempo dedicado a explicar los orígenes de los nombres de las fobias.

Después de todo, no es realmente esencial para el objetivo final de ayudarte a superar tu miedo. Pero como el miedo a la locura tiene tres nombres técnicos conocidos, empecemos por ahí.

La agatefobia, la maníafobia y la dementofobia son nombres para la misma condición básica: el miedo excesivo a volverse loco.

¿Por qué tres nombres para la misma condición?

Cada nombre técnico tiene sus propias raíces, dependiendo de si etiqueta la condición como locura, manía o demencia: agateophobia, de la palabra griega agate que significa “locura”; maníafobia de la palabra griega mani a, que significa “locura”; y dementofobia que tiene su origen en términos latinos con de que significa «lejos de» y ment que significa «mente».

En cualquier idioma, el miedo a la locura puede crear serios problemas en tu calidad de vida.

¿Qué causa o desencadena la agateofobia?

Algunas personas tienen la sensación constante de que se volverán locas o se volverán locas . Aquellos que sufren de fobias tienen niveles elevados de miedo mucho más fuertes que el promedio, muy por encima de un simple pensamiento aterrador.

Los factores agravantes pueden provocar episodios de agateofobia, como la genética o los desencadenantes ambientales.

Si alguien en su familia tiene miedos o fobias antinaturales, existe la posibilidad de que se le transmita por simple exposición. Un historial familiar de locura podría causar un miedo antinatural de “volverse loco”.

Algunos de los tratamientos anticuados utilizados en los dementes también han asustado a la gente durante décadas. Terapia de descargas eléctricas, lobotomías, sangrías y, por supuesto, aislamiento o encarcelamiento. Estos solos podrían ser suficientes para causar un miedo extremo a volverse loco, lo que, con el tiempo, puede manifestarse en una fobia total.

Las experiencias personales también pueden tener un impacto en su salud mental, como los malos encuentros que involucran la locura o una persona demente. Ver los efectos de la locura podría infundir un profundo temor de desarrollar locura usted mismo.

Su educación también puede tener un impacto. Ser testigo de un pariente con problemas extremos de salud mental podría tener un profundo impacto en usted. Esta experiencia puede convertirse en una fobia que puede necesitar tratamiento para desarraigarse.

Síntomas de agateofobia, maniafobia o dementofobia

Los síntomas físicos del miedo a la locura pueden variar de una persona a otra. Al igual que con la mayoría de las fobias o miedos extremos, se aplica la lista estándar de síntomas:

  • Transpiración
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Mareo
  • aturdimiento
  • Boca seca
  • Hiperventilación
  • Confusión
  • Alta presión sanguínea
  • Náusea

Probablemente hay otros síntomas físicos asociados con la dementofobia que no se enumeran.

Síntomas psicológicos:

  • Ataques de pánico
  • Ira o agitación extrema
  • sintiendo pavor
  • Sintiéndose aislado
  • Confusión
  • Falta de concentración
  • Pérdida de control
  • Miedo real a la muerte.
  • Mal humor

Tratamientos para Agateophobia, Maniaphobia o Dementophobia

El miedo a la locura puede colocar a quien la padece en un dilema en cuanto al tratamiento. Para algunos, buscar tratamiento para la fobia puede ser una justificación para la creencia en sí misma. ¿Por qué estoy tomando medicamentos? ¿Me estoy volviendo loco?

Primero, infórmate. Aprende sobre tu miedo específico, sus raíces y por qué te afecta. Luego, investigue los métodos de tratamiento. Encuentra el que mejor se adapte a tus necesidades y con el que te sientas más cómodo.

Un tratamiento con el que seguramente se encontrará es la terapia cognitiva conductual (TCC). La TCC es un tratamiento relativamente a corto plazo que le enseña a cambiar sus procesos de pensamiento. Se ha demostrado eficaz para reducir la agateofobia, la maníafobia o la dementofobia.

La hipnoterapia es otro posible método de investigación. Un hipnotizador puede ayudar a limitar los pensamientos temerosos, lo que reducirá su ansiedad. También es posible que necesite una combinación de medicamentos y terapia.

La clave es encontrar el tratamiento que funcione para usted. El primer paso para tratar la dementofobia es solo suyo.

Deja un comentario