Androfobia – Miedo a la fobia a los hombres

El Miedo Excesivo a los Hombres Fobia o Androfobia

¿Te estremeces ante la idea de hablar con hombres? ¿Estar en una habitación llena de hombres te llena de pavor?

¿La perspectiva de reunirse con colegas masculinos o incluso con miembros de la familia causa dolores de cabeza, noches de insomnio o sudoración excesiva? ¿Le resulta difícil concentrarse en las actividades del día a día cuando está rodeada de hombres? Si tu respuesta a estas preguntas es afirmativa, lo más probable es que padezcas androfobia.

Esta fobia puede hacer que quienes la padecen corten por completo cualquier contacto social y eviten trabajar en lugares que tengan empleados masculinos. Las personas andrófobas dejan de visitar lugares donde se espera que hablen con hombres.

Dado que la androfobia se considera un miedo irracional, puede resultar difícil hablar abiertamente de sus problemas con alguien. También pueden dudar en buscar ayuda profesional, por temor a ser juzgados.
Sin embargo, la androfobia no es un problema incurable. Con la ayuda y el tratamiento adecuados, se puede superar la fobia a los hombres. Pero primero, es importante reconocer que usted tiene esta condición.

¿De qué se trata la androfobia?

¿Qué es la androfobia? En términos simples, Androphobia se define como la fobia a los hombres o el miedo a los hombres. Las personas con esta fobia tienen un miedo irracional y persistente a cualquier persona o cosa asociada con este género.

El término se deriva de las palabras griegas «andros» que significa «hombre» y «phobos» que significa «miedo». Algunos dicen que la palabra androfobia se remonta a los movimientos feministas y lésbico-feministas. En esos contextos, Androphobia es un contrapunto a la palabra «gynophobia», que se define como el miedo a las mujeres.

¿Qué tan común es la androfobia? Aunque afecta tanto a hombres como a mujeres, estas últimas son más propensas a ser diagnosticadas o padecer androfobia. Además, las mujeres y niñas más jóvenes corren un mayor riesgo de sufrir androfobia que las mujeres mayores.

Tipos de androfobia
● Androfobia homosocial, o los hombres temen a otros hombres
● Androfobia heterosocial, o las mujeres temen a los hombres
Ambas categorías de androfobia se activan debido al miedo a la masculinidad.
La androfobia se clasifica como una forma de fobia específica, ya que es una forma irracional y abrumadora de miedo a los hombres. En tales fobias, el objeto del miedo puede no representar un peligro o amenaza real. Sin embargo, este miedo extremo todavía domina a las personas.

Si no se trata, la androfobia puede durar toda la vida. Las fobias pueden afectar la capacidad de una persona para formar relaciones saludables y realizar actividades diarias.
Causas de la androfobia

Generalmente se cree que las personas que han tenido experiencias desagradables y traumáticas con hombres tienden a desarrollar androfobia. En el 70% de todos los casos, el paciente fue víctima de agresión sexual por parte de un hombre.

Otras razones para desarrollar androfobia incluyen:
● Experiencias negativas con hombres que no necesariamente indican agresión sexual
● Escuchar sobre experiencias negativas con hombres de amigos, familiares o incluso extraños
● Abuso y negligencia a manos de hombres
● Ver o leer sobre incidentes en los que las personas, particularmente las mujeres, han sido abusadas o agredidas por hombres. Esto podría incluir incidentes como violencia doméstica, agresión, secuestro y asesinato de mujeres a manos de hombres.
● Genética y conducta aprendida de los miembros de la familia
● Cambios en el funcionamiento del cerebro
En ciertas sociedades, los miembros de la familia obligan a las mujeres y las niñas a mantenerse alejadas de los hombres. Esto se hace limitando su interacción conmachos o infundir una sensación de miedo . Estas mujeres desarrollan androfobia incluso si no han tenido encuentros desagradables o traumáticos con hombres. Incluso si tienen amigos varones, no pueden entablar relaciones saludables por temor a la atención masculina. A menudo, sienten miedo de trabajar o estar en compañía de hombres.
Las personas que ya sufren de ansiedad o depresión también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar androfobia.

Síntomas de la Androfobia

Puede averiguar si tiene androfobia realizando una prueba de androfobia en línea y consultando a un profesional médico. Además, verifique si tiene alguno de estos síntomas reveladores:

Síntomas psicológicos
● Confusión
● Miedo a perder el control
● Dificultad de concentración
● Ira
● Irritabilidad y mal genio
● Cambios de humor
● Sentirse retraído y aislado
● Miedo a morir
● Pesadillas frecuentes que involucran a hombres
● Patrones de sueño erráticos
● Sentimientos de desesperanza y abatimiento
● Ansiedad sensación inminente de pavor
● Incapacidad para calmarse

Síntomas físicos

● Mareos
● Palpitaciones y latidos cardíacos irregulares
● Dolor de cuerpo
● Fatiga y debilidad
● Sudoración excesiva
● Dificultad para respirar
● Dolores de cabeza frecuentes
● Sensación de picazón en todo el cuerpo
● Sequedad en la boca
● Aumento de la presión arterial
● Zumbido en los oídos

Por lo general, un individuo androfóbico hará todo lo posible para evitar cualquier interacción con los hombres. Solo pueden visitar lugares que solo tienen mujeres. Algunas se niegan a salir por temor a encontrarse con hombres.

Técnicas de autoayuda para la androfobia

Si elige hacer frente a la androfobia por su cuenta, hay varias formas de hacerlo.
● Comience aumentando su actividad física. Pruebe y haga posturas de yoga, enfocándose particularmente en aquellas que ayudan a relajar los músculos y la mente.
● La meditación también puede ayudar a superar la androfobia. Concéntrese en su inhalación y exhalación, junto con otras técnicas de respiración.
● Programe una actividad física rigurosa todos los días. Algunos ejemplos son trotar, caminar a paso ligero y hacer ejercicios aeróbicos.
● Reduzca su consumo de cafeína y comida chatarra.
● Únase a un grupo de autoayuda. Pueden ayudarse mutuamente a superar sus fobias compartiendo sus historias de androfobia. Sus experiencias resonarán en usted y le brindarán la seguridad de que no está solo.

Buscando ayuda profesional

Si no puede tratar la androfobia por su cuenta, lo mejor es buscar ayuda profesional. Un terapeuta o consejero recomendará métodos que pueden ayudar a una persona andrófoba. Veamos cada uno de estos métodos en detalle.

Terapia de exposición

Aquí, un terapeuta expondrá al paciente a cosas y situaciones que asocian con los hombres. Gradualmente, también se les pedirá que interactúen con un hombre o hombres bajo supervisión. Tal método tiene como objetivo cambiar los pensamientos, las respuestas y las sensaciones negativas.

Terapia conductual cognitiva (TCC)

Bajo la TCC, un terapeuta usa la terapia de exposición junto con una serie de otras técnicas terapéuticas para insensibilizar al paciente a las cosas o personas que le temen . En la TCC, el terapeuta lo ayudará a percibir sus miedos de una manera diferente a como lo hace normalmente. Esto le permite hacer frente a las sensaciones físicas relacionadas con la androfobia.
También obtendrá información sobre cómo abordar el impacto emocional que la androfobia ha tenido en su vida. En última instancia, la TCC lo ayudará a ganar confianza para lidiar con sus miedos.

Terapia conductual dialéctica (DBT)

En DBT, el terapeuta le pedirá al cliente que controle sus emociones cuando le vengan a la mente sus miedos. También conocido como «media sonrisa», se le pedirá al paciente que levante las comisuras de la boca cada vez que piense en hombres o algo masculino.

¿Cómo se puede evitar la androfobia por completo?
Si tiene dificultades para controlar sus síntomas de androfobia, es posible que deba evitar a los hombres o las cosas masculinas por completo. Esto podría incluir abstenerse de lugares donde exista la posibilidad de hablar con hombres y permanecer en el interior. Si eres estudiante, podrías intentar inscribirte en una escuela solo para niñas o en una universidad exclusiva en lugar de una institución mixta. Sin embargo, tenga en cuenta que estas son solo medidas provisionales.

Conclusión La
androfobia se puede manejar, ya sea por su cuenta o con asistencia profesional. Al igual que otras formas de fobia, llevará tiempo ver resultados. Pronto, podrás interactuar con hombres con confianza.

Deja un comentario