Asimetríafobia: el miedo a la asimetría

¿Qué es la asimetría o el miedo a la asimetría?

La simetría a menudo se asocia con la belleza, pero ¿sabías que es posible temer a su opuesto, la asimetría, hasta el punto de disgustarte con ella?

¿Qué es el miedo a las cosas que son asimétricas? En pocas palabras, la asimetríafobia es el miedo irracional a las cosas asimétricas. Alguien con asimetríafobia tendrá una reacción extrema a cosas como un mal corte de pelo, una obra de arte moderno o el diseño de una habitación. Cualquier cosa con patrones, formas o colores que no sean perfectos de un extremo a otro puede causar ansiedad en una persona con este trastorno. Puede parecer extraño temer, pero es una condición real y legítima con la que vive la gente. ¿Es este tipo de miedo algo que experimentas? Si sufres asimetríafobia, no te desanimes. Puede tratarlo aprendiendo más sobre sus causas, síntomas y tratamientos.

Causas de asimetríafobia

Los miedos como la asimetríafobia se denominan «irracionales» porque no tienen ningún sentido inmediato para las personas que no la padecen. Por eso es importante explorar por qué las personas pueden sentirse así, sus causas subyacentes y qué se puede hacer para aliviar la ansiedad que provoca. La asimetríafobia no se ha estudiado tan extensamente como otras fobias, por lo que aún no sabemos mucho sobre sus orígenes. Sin embargo, existen algunas teorías y explicaciones que valen la pena, como:
Genética

La investigación sobre las fobias ha demostrado que es posible que las fobias sean hereditarias. Es posible que sufras asimetríafobia porque alguien de tu familia la padece o un trastorno de ansiedad similar.
Trauma
Si ha tenido experiencias negativas fuertes con la asimetría, ya sea en la vida real o en un sueño, es posible que desarrolle una fobia hacia ella. Así es como comienzan la mayoría de las fobias.
Ambiente

Las personas que se criaron en ambientes donde se exigía constantemente la perfección pueden terminar desarrollando resentimiento hacia cualquier cosa imperfecta. Este resentimiento puede convertirse en miedo o disgusto intenso cuando no se trata.

¿Cómo es la asimetríafobia?

Tómese un momento para mirar a su alrededor. Hay tantas cosas en este mundo que son asimétricas y simplemente mirarlas es todo lo que se necesita para despertar este miedo. Tener que lidiar con eso es problemático, por decir lo menos. La asimetríafobia, por lo tanto, debe entenderse y tratarse desde el principio. Una de las peores formas en que se manifiesta este miedo es cuando los pacientes temen a las personas con rasgos asimétricos. Dado que la simetría perfecta en los seres humanos es rara, estar cerca de la mayoría de las personas es suficiente para despertar la asimetríafobia. ¿Tienes asimetríafobia? Echemos un vistazo a sus síntomas para una validación adicional.

Síntomas de la asimetríafobia

El nivel de miedo que experimenta una persona varía, pero el único síntoma que es consistente con todas las fobias es la ansiedad. Dependiendo de cuánto le tema a la asimetría, su ansiedad puede variar desde nerviosismo y repulsión hasta ataques de pánico en toda regla. Los ataques de pánico no son raros cuando se trata de alguien con asimetríafobia. Son más comunes de lo que piensas. En casos severos, una persona puede incluso necesitar ser hospitalizada y/o institucionalizada. ¿Quiere saber si usted o un amigo pueden estar sufriendo de asimetríafobia? Estos son algunos de los síntomas que debe tener en cuenta:
Síntomas físicos

● Dificultad para respirar y ataques de pánico
● Incomodidad extrema e irritabilidad
● Incapacidad para concentrarse
● Temblores y sudoración excesiva
● Incapacidad para mantener el contacto visual con alguien que tiene un rostro asimétrico
Síntomas psicológicos

● Nerviosismo
● Ansiedad
● Irritación
● Comportamientos obsesivo-compulsivos como limpiar o reorganizar constantemente sus cosas y tirar las cosas que aún necesita solo porque son asimétricas

¿Cómo se puede lidiar con la asimetríafobia?

El primer paso para lidiar con la asimetríafobia es comprender la diferencia entre disgusto y miedo. El miedo y la aversión no son las mismas cosas. Es posible que a alguien simplemente no le guste la asimetría, sin embargo, eso no significa necesariamente que tenga asimetríafobia.
Se convierte en una fobia cuando la sola idea de la asimetría, por no mencionar el hecho de verla, provoca escalofríos que recorren la columna vertebral, te hace sentir insoportablemente incómodo y/o despierta comportamientos defensivos. Una vez que haya determinado que la asimetría desencadena en usted un miedo o disgusto extremo e irracional , puede buscar formas de cambiar la forma en que responde reflexivamente.
En la siguiente sección, echamos un vistazo a los posibles tratamientos para la asimetríafobia.

Tratamiento de asimetríafobia

Dependiendo de los recursos de los que disponga y de la intensidad de su fobia, podrá optar por la autoayuda o por un tratamiento profesional. Sin embargo, la mejor manera de lidiar con esto es consultar con un profesional mientras practica tratamientos de autoayuda para garantizar una recuperación integral.
Autoayuda

Relajación y autocuidado Hay una serie de técnicas de relajación y autocuidado bien investigadas que pueden ayudarlo a superar la asimetríafobia. Podría buscar prácticas culturales antiguas como el yoga, el Reiki y la meditación, que enseñan técnicas relajantes de respiración profunda.
Ejercicio
Muchos estudios y asociaciones profesionales atribuyen al ejercicio la capacidad de aliviar el estrés y mejorar los trastornos de ansiedad. El ejercicio funciona porque cansa tu cuerpo y libera endorfinas que envían un mensaje de calma a todo tu cuerpo. Si no lleva un estilo de vida activo, los psicólogos sugieren que una caminata de 10 minutos puede ser suficiente para aliviar algunos de los síntomas de ansiedad y depresión. Aunque breve, aún puede proporcionar alivio durante unas horas.

Profesional

Dado que es difícil atribuir la asimetría a una causa raíz, también ha sido una fobia difícil de tratar para los expertos médicos y psicólogos. Los medicamentos pueden tratar muchos de sus síntomas, sin embargo, no abordan la fobia. No obstante, existen terapias tradicionales que puedes probar para deshacerte de la asimetríafobia.
Terapia de exposición
Uno de los tratamientos más efectivos para las fobias es la terapia de exposición. Cada profesional tendrá su propia forma de hacerlo. La mayoría de los psicólogos lo expondrán a la asimetría en pequeñas dosis al principio y lo guiarán a medida que avanza. El propósito de experimentar continuamente las cosas que temes en pequeñas cantidades es ayudarte a desarrollar una tolerancia hacia ellas y permitirte darte cuenta de que lo que temes no puede hacerte ningún daño real. Lo ideal es que tu miedo se vaya disipando poco a poco hasta que ya no seas sensible a la asimetría.
Terapia conductual cognitiva (TCC)
Otro método popular que usan los terapeutas es la terapia cognitiva conductual. Esto implica hablar con su terapeuta sobre la asimetría. Durante sus conversaciones, su terapeuta intentará aprender sobre sus experiencias pasadas, sus emociones y los tipos de pensamientos que tiene. Esto les ayuda a desarrollar una mejor comprensión de su condición y recomendar un plan personalizado que generalmente incluye más discusiones, pero también puede incluir terapia de exposición en las etapas finales. El objetivo es identificar la raíz de su fobia y abordarla.

Hacer frente a la asimetríafobia a largo plazo

La terapia y los métodos de autoayuda son efectivos, pero no totalmente probados. Algunos miedos están demasiado arraigados y no se pueden separar de quién eres, incluso después de años de terapia de exposición con un profesional. Entonces, ¿qué hacer cuando ha probado la autoayuda y la ayuda profesional pero aún no puede superar su miedo?
Bueno, lo primero es nunca perder la esperanza ni dejar de intentarlo. Sigue exponiéndote al objeto de tu miedo de vez en cuando. Sigue discutiéndolo con un profesional o incluso con alguien cercano a ti si lo prefieres. Si lo hace, le ayudará a entender mejor su miedo. Además, el mero hecho de hablar con alguien que te escucha, se preocupa por ti y no te juzga puede ayudarte a reducir el estrés y mejorar tu estado de ánimo.

Pensamientos finales: hable con alguien y sea sensible

La asimetría es dolorosa de tratar. Se interpone en el camino de las actividades cotidianas y le impide tener el tipo de vida que desea. Cuando se ignora, puede empeorar y llevar a una persona al aislamiento y al dolor. La conclusión más importante de este artículo es que nunca debes tener miedo de pedir ayuda cuando algo te molesta profundamente. Además, recuerde practicar la sensibilidad hacia las personas que luchan contra la asimetría o cualquier fobia.

Deja un comentario