Atazagorafobia: Miedo al olvido o a ser olvidado

Te explicamos todo lo que hay que recordar al enfrentarse al miedo a ser olvidado: Atazagorafobia

La mortalidad está en el centro de la experiencia humana, por lo que es natural que el miedo a ser olvidado después de la muerte y el deseo de ser recordado también se manifiesten. Pero demasiado de todo puede ser problemático.

Publicidad

¿Te encuentras pensando en si serás recordado, hasta el punto de preocuparte? ¿Suda, tiembla o tiene un aumento del ritmo cardíaco? ¿Experimenta una opresión en el pecho y posiblemente algunas náuseas?

Esto puede ser el comienzo del miedo excesivo a ser olvidado, o la técnicamente llamada atazagorafobia. Siga leyendo e intentaremos ayudarle. Esperamos que pueda superar este miedo o, al menos, aprender a gestionarlo.

La memoria es el único vínculo que tenemos para atarnos al pasado, ya sea ayer o hace miles de años. Ser olvidado puede sentirse como si ese hilo se hubiera cortado, y tú mismo te hubieras separado de los que más quieres.

Hay muchas formas de recordar a la humanidad: el arte, la comunidad, la ciencia, la religión e incluso la infamia.

Lo cierto es que la mayoría de nosotros no seremos recordados más que por nuestros seres queridos y amigos.

Pero, ¿qué es el miedo a ser olvidado y qué hay que recordar para vencerlo? ¿Deberías pasar tu vida preocupándote por lo que pasará cuando ya no estés?

¿Qué es la atazagorafobia?

Para ser justos, es natural querer ser recordado. La muerte es permanente y puede parecer aterradora, y al menos al ser recordados, podemos imaginar que seguimos vivos de alguna manera.

Sin embargo, cuando este miedo es tan abrumador que empieza a interferir en tu vida, puede convertirse en una fobia en toda regla, conocida como atazagorafobia. Sin embargo, la definición completa de atazagorafobiano la relaciona exclusivamente con la muerte, sino simplemente con el miedo a ser olvidado en cualquier circunstancia. Aunque la muerte es obviamente el ejemplo más obvio y grave, también puede abarcar el hecho de ser olvidado o ignorado.

Como en la mayoría de las fobias, para los que sufren atazagorafobia, el significado es clave.

Causas de la atazagorafobia

Las personas que padecen atazagorafobiasuelen relacionar su aparición con un caso concreto de olvido. Tal vez, cuando era niño, fue olvidado o abandonado de forma breve o permanente, lo que le puso en un estado de aislamiento o peligro, y desde entonces le ha dejado un miedo persistente a que le ocurra algo parecido.

Sin embargo, también puede encubrir el miedo a olvidarse de uno mismo. Por ejemplo, tanto los pacientes con Alzheimer como los familiares pueden desarrollar formas de esta fobia, ya que ambas partes temen olvidar o ser olvidados por sus seres más queridos. Aunque el DSM-5 no incluye actualmente la atazagorafobia como una fobia específica, sino que se engloba en la miríada de fobias sociales que cubre, los estudios han demostrado este vínculo entre el Alzheimer y el miedo a la pérdida de memoria o a ser olvidado.

Síntomas de la atazagorafobia

Al estar clasificada como una fobia social, los síntomas de la atazagorafobiacoinciden en gran medida con los de otras fobias sociales.

Entre los síntomas más comunes de estas fobias se encuentran

  • Dolores y molestias
  • Dolor en el pecho
  • Frecuencia cardíaca elevada
  • Presión arterial alta
  • Depresión
  • Nerviosismo intenso
  • Sudoración
  • Náuseas
  • Mareos y/o desmayos
  • Sofocos o sofocos
  • Ataques de pánico
  • Evitar intencionadamente las situaciones sociales
  • Incapacidad para concentrarse o concentrarse

Dada la naturaleza de esta fobia, el aislamiento y los cambios de humor son dos síntomas a los que hay que prestar atención a la hora de diagnosticar la atazagorafobia. Las personas que padecen esta enfermedad suelen autoaislarse en lugar de enfrentarse al olvido. Sin embargo, uno de los grandes problemas a la hora de diagnosticar la atazagorafobiaes que, dejando a un lado la muerte, puede ser difícil determinar cuándo usted o alguien a quien quiere puede ser «olvidado» o si alguien le está «olvidando». Todo el mundo olvida cosas y personas de vez en cuando, pero eso no es lo mismo que ser «olvidado» para siempre o ser «ignorado» o «abandonado». Hablar de estos sentimientos con un terapeuta puede ayudar a determinar hasta qué punto está fundado su miedo, lo que puede ayudarle a determinar la mejor manera de resolver su fobia.

Tratamientos de la atazagorafobia

Sin embargo, antes de hablar de cómo pueden ayudarle los profesionales, veamos primero cómo puede ayudarse a sí mismo. Una de las cosas «buenas» de la atazagorafobia como fobia es el hecho de que hay muchas opciones de autotratamiento que pueden ayudar a aliviar tus miedos.

Autoayuda

Por ejemplo, puedes considerar el yoga. El ejercicio combinado con la meditación y los ejercicios de respiración profunda pueden ayudarte a calmar los nervios, a despejar la mente y a tener una mayor sensación de concentración. Una vez hecho esto, podrá ver su estado con más claridad, lo que a su vez puede darle una mejor idea de cómo afrontar sus miedos. A algunos también les ayuda la aromaterapia, o combinan ambas cosas utilizando velas aromáticas durante sus ejercicios de meditación y yoga.

Una dieta equilibrada también puede ayudar. La cafeína puede dejar a la gente nerviosa cuando se consume en cantidades elevadas, y los alimentos grasos y con mucha grasa también pueden dejarle inquieto, y ambos pueden empeorar las fobias sociales.

Una de las perspectivas de autoayuda más intrigantes es la de llevar un diario de tus pensamientos. Esto puede ayudar de varias maneras, y no la menor es que puede ayudarte a sacar tus emociones, lo que también puede darte ideas sobre cómo afrontarlas. Ayudarte con eso puede ser un sistema de apoyo.

Por último, querrás hacer todo lo posible para evitar los desencadenantes de tu atazagorafobia. Esto puede incluir evitar las cosas que le recuerden los momentos en que fue olvidado o abandonado, o evitar mirar artículos que hablen de la pérdida de memoria.

Ayuda profesional

En casos raros, se pueden recetar antidepresivos y ansiolíticos. No obstante, cualquier medicamento que se tome tendrá efectos secundarios, por lo que es mejor evitarlos si es posible. En su lugar, suelen ser preferibles las sesiones con terapeutas y grupos de apoyo.

Si decides que quieres o necesitas ayuda profesional, haber realizado esas prácticas de autoayuda puede facilitar su tarea de ayudarte. Por ejemplo, llevar un diario de tus sentimientos puede dar a tu terapeuta más información con la que trabajar cuando te ayude a superar tus emociones.

Los grupos de apoyo pueden ser útiles porque te dan la oportunidad de hablar con personas que han tenido miedos o experiencias similares. Esto no sólo puede ayudarle a sentir que está hablando con alguien que le «entiende», sino que los grupos de apoyo también pueden proporcionar un sentido de comunidad.

Si teme ser olvidado o aislado de los demás, hacer nuevos amigos y ayudarles como ellos le ayudan a usted puede ser una poderosa forma de contrarrestar la atazagorafobia sin necesidad de medicación.

La cuestión de cómo superar la atazagorafobia es algo a lo que tendrás que enfrentarte tú mismo. Para algunos, la meditación tranquilizadora, actos constructivos como escribir un diario o crear arte, y otras actividades pueden ayudar a calmar sus nervios. Para otros, exteriorizar sus sentimientos hablando con otras personas es una gran ayuda. Tener un sistema de apoyo es esencial. Dado que su gran temor es ser olvidado, es bueno tener recordatorios de que la gente sí lo recuerda y se preocupa por él.

Hacia el final de su vida, Orson Welles dijo: «Nacemos solos, vivimos solos, morimos solos». Para aquellos que temen la atazagorafobia, una cita así puede parecer que confirma sus mayores temores, hasta que escuchas la siguiente parte: «Sólo a través de nuestro amor y nuestra amistad podemos crear la ilusión por el momento de que no estamos solos». Por muy horribles que puedan ser el Alzheimer, la demencia y afecciones similares, no debe dejar que su miedo a ser olvidado le impida vivir una vida que merezca la pena recordar.