Atefobia – Miedo a las ruinas

Desentrañando la Atefobia – Miedo a las Ruinas

¿Sientes que las paredes se cierran sobre ti cada vez que ves un edificio viejo y abandonado, incluso en una pantalla de televisión?

¿Estás aterrorizado al ver un edificio o barrio marginal demolido o destruido? ¿Luchas contra la tentación de pisar el acelerador a fondo mientras conduces? Si tu respuesta a estas preguntas es sí, es posible que tengas atefobia o miedo excesivo a las ruinas.

Puede ser muy difícil explicar el terror que sientes cuando ves ruinas. Y ciertamente no esperarías que nadie más entendiera la intensidad de tu miedo. Algunos pueden sugerirle que simplemente evite estas áreas o imágenes. Y lo intentas. Pero en algunas situaciones no puede o no puede evitar el sitio de las ruinas.

Pero no pierdas la esperanza. Aunque no existe una cura particular para las fobias, existen varios métodos de tratamiento que puede probar para ayudarlo a controlarlas.

El primer paso para manejar este miedo es entender por qué lo tienes en primer lugar.

Comprender la atefobia y sus causas

La atefobia es el miedo a las ruinas oa la destrucción física de edificios o lugares. El término ‘atefobia’ proviene de ate, que significa destruido o arruinado, y phobia, que significa miedo. La atefobia no se limita solo a los edificios más antiguos. También puede referirse a otros nuevos que se han enfrentado a la destrucción, como en el caso de los bombardeos o el colapso estructural.

La atefobia puede considerarse un miedo exagerado o irracional. Las personas que tienen esta fobia a menudo lo saben, pero tienen problemas para aceptarlo. Tener aversión a una estructura dañada es muy diferente a tenerle fobia. Si solo el pensamiento o la vista de las ruinas de alguna manera logra evocar una sensación de pavor que parece que no puede sacudirse, entonces se denomina fobia.

Un factor clave en el desarrollo de la atefobia es el entorno. Las personas que han experimentado un evento traumático en el pasado relacionado con las ruinas pueden ser la causa de la atefobia. Sin embargo, hay momentos en que la genética también juega un papel en el desarrollo del miedo.

Síntomas de la atefobia

Síntomas Psicológicos

Los síntomas incluyen cambios de comportamiento y miedo a los ataques de pánico. Si una persona que lucha contra la atefobia ve ruinas, puede experimentar sentimientos de pánico. También pueden comenzar a distanciarse de cualquier cosa que se parezca o les recuerde remotamente a las ruinas. Por ejemplo, películas que tienen escenas de ruinas.

Síntomas físicos

Ver un lugar en ruinas puede desencadenar una experiencia traumática pasada para alguien con atefobia. Esto podría causar un aumento rápido de la frecuencia cardíaca.

Las personas con atefobia también pueden sufrir dificultad para respirar o dificultad para respirar cuando se desencadena la fobia. Es posible que le resulte difícil respirar cuando lo saludan con la vista o incluso con la idea de ruinas.

Autoayuda: ¿Qué puede hacer para ayudarse a sí mismo?

Intente escribir sus pensamientos y comprenda los patrones en los que se desencadenan sus miedos y cuándo. Reemplace los pensamientos negativos con afirmaciones y refuerzos positivos.

La respiración profunda, la respiración controlada, la meditación o incluso contar números en tu cabeza cuando te enfrentas a tu miedo pueden ser de gran ayuda para relajarte y superarlo.

Alternativamente, trata de exponerte a lo que temes. Comience con poco viendo películas que tengan escenas con ruinas y siga asegurándose de que está bien. Eventualmente, sus miedos comenzarán a disminuir y podrá conducir más allá de las ruinas abandonadas sin tener que desviarse de ellas.

Ayuda profesional para el miedo a las ruinas

Como todas las fobias, el miedo a las ruinas es irracional. Sin embargo, si el miedo te está afectando a un nivel en el que te impide llevar una vida normal, tal vez sea el momento de considerar buscar ayuda profesional. Si bien no existe un tratamiento único para la atefobia, existen muchos métodos de tratamiento diferentes que puede probar para ayudarlo a controlar el miedo.

Para el tratamiento de cualquier fobia, primero debe ser consciente de su condición. Hay posibilidades de que las personas con atefobia no la reconozcan como una enfermedad, o saben que está ahí pero tienen problemas para aceptarla. Considere comunicarse con un terapeuta para que lo ayude. Para algo como la atefobia, se necesita un tratamiento a largo plazo. En tales casos, la psicoterapia es perfecta.

Los ejercicios de relajación como la técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson pueden ser muy útiles. Puede hacer que los síntomas de miedo, malestar, hiperventilación y fatiga desaparezcan en cuestión de segundos.

Otra técnica de tratamiento que puedes utilizar es la atención plena. Mindfulness es una técnica a través de la cual puedes tener un control absoluto sobre el presente, lo que hará que sea más fácil dejar atrás el pasado. Te hace darte cuenta de un sentido de la realidad y comienzan a surgir sentimientos de gratitud.

Los medicamentos pueden ser útiles para los síntomas graves de la fobia , pero no hacen nada para tratar la fobia en sí. Evite la automedicación, sin importar cuánto sienta que ayuda. Puede ser perjudicial para usted.

Aprendiendo a hacer frente a la atefobia

Todos los métodos de tratamiento mencionados anteriormente no pueden garantizar que su fobia desaparezca por completo. Sin embargo, el tratamiento lo ayudará a trabajar en su ansiedad y tendrá un mejor control sobre el manejo de sus miedos.

Puede encontrar formas de disminuir su ansiedad y, a su vez, sus miedos lidiando con ellos solo o con la ayuda de un profesional. También puede concentrarse en pensamientos positivos para ayudarlo a sobrellevar el miedo a las ruinas cada vez que se desencadene.

Reducir un miedo de algo que domina tu vida a algo que es solo una incomodidad menor es la mitad de la batalla ganada.

Aprender a lidiar con la atefobia puede ser de gran ayuda para llevar una vida normal. Ahora puedes ver cualquier película que quieras sin tener que tener miedo. Incluso podría pasar por las ruinas sin tener que desviarse. Simplemente aplique sus técnicas de relajación aprendidas, respire profundamente y conduzca pasando esas ruinas como si ni siquiera estuvieran allí.

Todo esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo, lo sabemos. Superar los miedos nunca es fácil, pero si puedes reunir el coraje para dar el primer paso, ¡puedes cambiar tu vida para mejor!

Deja un comentario