Balistofobia – Miedo a los misiles o balas

Miedo excesivo a los misiles o balas

La gente es respetuosa y cautelosa con las armas, y por una buena razón. Pero, ¿y si simplemente ver un arma puede causarle pánico? ¿Te sientes mareado después de leer otro titular sobre un tiroteo masivo?

Cuando ves una película de acción en la que el héroe recibe un disparo grave, a veces puedes sentir simpatía y sentir el dolor de la lesión. Quizás se pregunte, ¿qué pasa si realmente ve a alguien recibir un disparo en la vida real?
O peor aún, ¿qué pasa si tienes que lidiar con una herida de bala tú mismo?

Si ha estado en las fuerzas armadas, una escena ficticia en la televisión puede traerle recuerdos desagradables. Incluso el petardeo de un automóvil puede sonar perturbadoramente como un disparo o un misil.

¿De repente sientes que tu corazón late con fuerza en tu pecho? ¿Tienes las palmas de las manos húmedas? ¿Tienes sudor frío corriendo por tu espalda? ¿Corriste para cubrirte en medio de un centro comercial?

Es posible que las personas que te rodean no entiendan lo que está pasando. También te da vergüenza admitirlo, pero ese es el problema. Para salir de este miedo, tienes que identificar por qué te preocupan tanto las balas y los proyectiles.

¿Qué es la balistofobia?

Ballistophobia se refiere al miedo a los misiles, balas y armas de fuego. Cualquier cosa que sea forzada a salir como una bala, algo que se mueva a gran velocidad y que pueda dañarte seriamente, puede desencadenar esta reacción.

El miedo se reduce a esto: recibir un disparo.

A menos que esté en el ejército o la policía, la probabilidad de recibir una herida de bala es bastante baja. El estadounidense promedio tiene más probabilidades de morir de la enfermedad de Alzheimer, cáncer, diabetes o un ataque al corazón. Tener armas en la casa es un factor que puede aumentar las posibilidades de recibir un disparo. Pero, en primer lugar, las personas que sufren balistofobia rara vez poseen armas.

Esta condición puede surgir en personas que sufren de Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), que es común en soldados y agentes del orden. Pero, también puede surgir de la nada. La genética, la biología y la química cerebral juegan un papel importante aquí. Si tienes a alguien cercano a ti que le teme a los misiles, las armas o las balas, es probable que tú también desarrolles la fobia.
Veamos los síntomas que se ven en alguien con balistofobia.

Síntomas de la balistofobia

Cada caso es único, así como todos tenemos diferentes formas de percibir imágenes y sonidos relacionados con misiles y balas. Una escena que puede aterrorizar a un espectador puede provocar una reacción más leve en alguien que la mira al mismo tiempo.

Puede ser un desafío diagnosticar la balistofobia porque diferentes personas muestran una amplia gama de síntomas. Pueden ser mentales, emocionales o físicos. Estos signos se manifiestan con intensidad variable, desde ansiedad leve y miedo hasta un ataque de pánico en toda regla.

Síntomas Psicológicos

● Temblar ante la idea de misiles o balas
● Evitar programas de televisión y videojuegos con balas y misiles
● No puede funcionar normalmente debido a la ansiedad constante
● Está consciente de que sus miedos no son razonables, pero no tiene control sobre ellos
● Huir por la causa del miedo
● Miedo a desmayarse

Síntomas físicos

● Aumento de los latidos del corazón
● Boca seca
● Temblores
● Dificultad para respirar
● Mareos
● Náuseas o malestar estomacal
● Sensación de un nudo en el pecho
● Entumecimiento u hormigueo
● Bochornos de calor y frío (como si hubiera corrido millas y su cara se sintiera tibio frio)

¿Cómo puedo lidiar con la balistofobia?

Una de las mejores formas de superar la balistofobia es aceptar que tienes este miedo y estudiar tus patrones de pensamiento. Habla contigo mismo sobre por qué este miedo es irracional y aprende a identificar los pensamientos temerosos a medida que ocurren.

Si crees que puedes confiar en alguien, comparte tus miedos con ellos. Pueden escucharte y hacerte sentir más seguro. A veces, todo lo que necesitas es eliminar todas esas emociones negativas de la mente. Incluso puedes escribir tus sentimientos en un diario. Una vez que está en papel, es menos probable que repitas esos pensamientos constantemente.

Intente ver una película de acción con un amigo o familiar de confianza. Podría ayudarlo a acostumbrarse a la idea de que las personas resulten heridas por armas o misiles. Después de cada escena, mira a tu alrededor y comprueba que estás a salvo y que lo que muestran es una obra de ficción. Es solo un medio de entretenimiento; nadie va a venir y hacerte daño.

Obtener ayuda profesional

La balistofobia varía de leve a severa, así que cuando creas que estás perdiendo el control de tus reacciones, consulta a un profesional. Pide a tu médico de familia que te recomiende a alguien que se haya especializado en fobias. Cuanto más experimentados sean, mejor sabrán cómo ayudarte.

Los profesionales hacen uso de muchos tratamientos que ayudan a las personas a superar sus fobias . Para muchos, la terapia conductual es el mejor tratamiento. Emplea la desensibilización sistemática, un método que tiene como objetivo exponerlo a su miedo y acostumbrarlo lentamente. Los terapeutas también le enseñarán cómo relajarse cuando se encuentre cara a cara con balas, misiles o imágenes de ellos. Estas estrategias te permiten controlar y gestionar mejor tus reacciones.

El terapeuta puede decirle que trabaje en sus pensamientos y sentimientos. Aquí hay un ejemplo. Cuando experimenta ansiedad o mareos en respuesta a su miedo, su cuerpo se siente como si estuviera en peligro. El simple hecho de decirse a sí mismo «Está bien, es solo un mareo» puede reemplazar ese sentimiento con seguridad y calma.

La Terapia Cognitivo Conductual ayuda a cambiar sus patrones de pensamiento y las acciones relacionadas con ellos. Podría tomar alrededor de 10 a 20 semanas para ver una mejora notable y un año para ver un cambio significativo en la forma en que reacciona.

Por supuesto, los resultados de estos tratamientos dependen de su terapeuta y de qué tan bien responda a la terapia. Hay otras opciones disponibles, incluido un alivio más inmediato pero a corto plazo, como medicamentos.

Cómo evitarlo por completo

Como sabemos, es posible que no se le garantice un tratamiento al 100%. Algunas de estas recomendaciones funcionan en los síntomas y no en la raíz del problema. Es por eso que no puedes depender completamente de ellos. Un terapeuta puede ayudarlo, pero también debe esforzarse para lidiar con Ballistophobia.
Junto con la terapia, es mejor continuar con un diálogo interno positivo, escribir sus pensamientos en su diario y meditar. La meditación implica la respiración profunda, lo que puede ayudarte a relajarte cuando encuentres un desencadenante de tu fobia. La próxima vez que tenga mareos o dificultad para respirar, recuerde estos consejos.

En Conclusión
Las armas a menudo aparecen en las noticias, películas y programas de televisión, por lo que aprender a lidiar con este miedo puede disminuir en gran medida su estrés. Es posible que no te acostumbres inmediatamente, pero no te preocupes. Requiere tiempo, paciencia y una fuerte voluntad para conquistar su fobia. Eventualmente, te encontrarás apoyando al héroe mientras derrota a los villanos en un tiroteo.

Deja un comentario