Bogifobia – Miedo al hombre del saco

Bogifobia: Miedo al Hombre del Saco

El coco bien puede ser una de las criaturas míticas más temidas de todos los tiempos. Usados ​​para controlar a los niños que se portan mal, se nos enseña de niños que un hombre del saco se esconde debajo de la cama o en el armario al acecho hasta que pueda poner a los niños en su saco y robárselos de sus hogares.

Aunque no existe un consenso universal sobre la apariencia del hombre del saco, muchos lo describen con garras, garras y dientes afilados. Basado en diferentes narrativas, el hombre del saco ha sido representado como una bruja, un espíritu y un demonio. Con tales descripciones, ¿es de extrañar que algunos niños teman excesivamente al hombre del saco mientras que algunos adultos continúan experimentando un miedo irracional hacia él? Para aquellos de nosotros que nunca pudimos dejar de temer al coco, anímense. Hay maneras de deshacerse de su miedo o simplemente disminuirlo y ayudarlo a recuperar el control de su vida. Sin embargo, antes de hablar sobre el tratamiento de la bogifobia, comprendamos mejor qué es exactamente.

Definición de bogifobia

¿Qué es la bogifobia? Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) V, el manual utilizado por los profesionales de la salud de EE. UU., la bogifobia es un trastorno de ansiedad.

Causas de la bogifobia

La bogifobia no es una fobia difícil de entender. Como su nombre lo indica, la bogifobia es un miedo irracional e incontrolado al coco. Dado que muchos de nosotros hemos crecido escuchando historias sobre el hombre del saco y lo que podría hacernos, las personas con bogifobia experimentan una gran ansiedad ante la idea de encontrarse cara a cara con el hombre del saco, incluso si es una criatura mítica. La bogifobia también puede ser el resultado de las experiencias de otras personas (historias que podrían haber compartido con la víctima) o la genética si tiene familiares que tenían miedos similares o relacionados.
Es una forma difícil de vivir, pero hay maneras de manejarlo.

Síntomas

Al igual que otras fobias, la ansiedad es el principal síntoma de la bogifobia. Temiendo al hombre del saco, los pacientes exhibirán una ansiedad extrema que podría provocar ataques de pánico. Dependiendo de la gravedad del ataque, en algunos casos puede ser necesaria la hospitalización. Sin embargo, los desencadenantes, la intensidad, la duración y los síntomas específicos serán diferentes en cada caso y en cada individuo. Las personas que tienen bogifobia pueden sufrir ataques de pánico en toda regla y sentirse extremadamente aterrorizados ante la perspectiva irracional de encontrarse con el hombre del saco. Tendrán poco o ningún control sobre sus respuestas negativas y adoptarán un comportamiento que creen que los salvará del coco.

El ciclo del comportamiento de evitación

Las víctimas pueden recurrir a actividades que parecen ilógicas para los demás solo para mantener el objeto de su miedo .Lejos de ellos. Pueden negarse a salir por la noche, dormir con todas las luces encendidas, negarse a dormir en una cama o evitar quedarse en habitaciones con armario. Estos comportamientos pueden atrapar a los pacientes en un ciclo debido a los sentimientos positivos que encuentran cada vez que sienten que han evadido con éxito al hombre del saco. Luego intentan recrear estos sentimientos repitiendo los comportamientos. Si cree que puede tener bogifobia, piense en cómo se siente o reacciona reflexivamente cada vez que se menciona o se le ocurre el hombre del saco. ¿Se siente extremadamente ansioso, temeroso o molesto? ¿Ha estado experimentando tal ansiedad durante al menos seis meses? Si te ha perseguido la idea del hombre del saco durante seis meses o más y tienes poco control sobre tu respuesta, es muy probable que tengas bogifobia.
Echemos un vistazo a los síntomas comenzando con los físicos.
Síntomas físicos

● Temblores
● Sofocos
● Sudoración excesiva
● Mareos
● Náuseas
● Sequedad de boca
● Tensión muscular
● Falta de
aire Síntomas psicológicos

● Exceso de ansiedad al pensar en el coco
● Ataques de pánico
● Incapacidad para manejar la ansiedad
● Miedo al daño o peligro inminente
● Depresión
● Latidos cardíacos acelerados
● Desorientación
● Evitar situaciones en las que cree que podría encontrarse con el coco

Tratamiento de bogifobia

Independientemente de cuánto tiempo haya estado sufriendo o cuán intensa sea su fobia, hay cosas que puede hacer para recuperar el control de la situación. Los tratamientos generalmente se dividen en dos categorías: autoayuda y tratamiento profesional. Puede optar por probar tácticas de autoayuda si su fobia no es demasiado intensa o si no tiene acceso o recursos para un profesional. No existe una forma correcta de tratar la bogifobia, sin embargo, sea cual sea la forma en que decidas hacerlo, debes ceñirte a ella. El compromiso persistente y constante son las claves para erradicar la bogifobia.

Tratamientos de autoayuda

Terapia

de exposición La terapia de exposición implica una exposición gradual al objeto de su miedo durante un período determinado. Esto generalmente se hace con un terapeuta, sin embargo, si siente que puede manejarlo por su cuenta, puede ser una herramienta poderosa para superar las fobias. Para realizar una terapia de exposición para la bogifobia, puede comenzar identificando un comportamiento de evitación que le gustaría cambiar y utilizarlo como un hito del tratamiento. Esto podría ser dormir por la noche con todas las luces apagadas si eso es una lucha para ti. Puede comenzar a «exponerse» al hombre del saco leyendo sobre él poco a poco hasta que se vuelva insensible a él. Eventualmente, puedes intentar dormir con una luz de noche encendida hasta que llegue el momento en que estés listo para dormir en la oscuridad total.
Disminución del consumo de cafeína
La cafeína es conocida por aumentar la ansiedad. Puede causar frecuencia cardíaca rápida y tensión muscular. El consumo mínimo o nulo de cafeína podría ayudar a disminuir la ansiedad. Al ser más consciente de su consumo de cafeína, puede disminuir algunos de los síntomas asociados con la bogifobia.
Ejercicio
El ejercicio cardiovascular puede aliviar considerablemente el estrés. Se ha demostrado que es un medio eficaz para liberar endorfinas, esas hormonas que nos hacen sentir bien. El ejercicio funciona al acondicionar la mente para afrontar mejor las situaciones estresantes. Esto tiene sentido cuando se considera el grado de estrés que sufre el cuerpo durante el ejercicio extenuante. Es posible que desee participar en algún tipo de ejercicio aeróbico para ayudar a sobrellevar mejor los síntomas de la bogifobia. Varias actividades aeróbicas como andar en bicicleta, nadar y trotar pueden ayudar a disminuir los síntomas de la fobia.
Yoga y meditación

El yoga y la meditación ayudan debido a su capacidad para desorientar. Al concentrarse conscientemente en su respiración o postura de yoga, está desviando su atención hacia pensamientos menos estresantes.
Sin embargo, no esperes resultados instantáneos. Tomará algún tiempo antes de que comiences a cosechar los beneficios. Si su bogyphobia es grave, puede ser mejor tener yoga y meditación como terapias complementarias junto con otras técnicas como la terapia cognitiva conductual y la terapia de exposición. También es posible que desee inscribirse en una clase para que puedan guiarlo y ayudar a motivarlo.

Tratamientos Profesionales

Si tienes acceso a un tratamiento profesional, siempre es la mejor opción porque estarás bajo la guía de alguien que estudió y se preparó para tratar a personas con fobias . Estos son algunos de los tratamientos profesionales disponibles para fobias como la bogifobia.
Terapia conductual cognitiva La terapia

conductual cognitiva o CBT permite a los pacientes obtener una mejor comprensión de su comportamiento y patrones de pensamiento que rodean sus miedos. En muchos casos, la falta de introspección es la razón de los temores de las personas. La TCC puede ayudar a los pacientes a dar un paso atrás, comprender sus miedos en un nivel más profundo y abordarlos.
Terapia de exposición
La terapia de exposición se realiza mejor bajo la supervisión de un profesional. Es una de las formas más efectivas de abordar y superar los miedos. Sin embargo, un terapeuta debe estar capacitado en terapia de exposición para que pueda administrar el nivel correcto de exposición. Si es muy poco, la desensibilización no se desarrolla. Si es demasiado, podría ser demasiado traumático y llevar al paciente a abandonar el tratamiento.

¿Puedo evitar la bogifobia?

Las fobias, como la mayoría de los asuntos mentales, son difíciles de evitar por completo. Dado que pueden ser causados ​​por la genética, las experiencias personales y la forma en que fuimos condicionados mientras crecíamos, no hay realmente una manera de evitarlos conscientemente. La mayoría de los miedos nos invaden hasta que nuestros niveles de ansiedad nos sorprenden un día con su intensidad. Lo que podemos controlar es lo que hacemos una vez que nos damos cuenta de que estamos atrapados en una fobia como la bogifobia. Si bien es posible no hacer nada al respecto, es mejor enfrentar el problema de frente y buscar tratamiento.

Conclusión: sea paciente y diligente durante el tratamiento

Así como nadie planea tener bogifobia, nadie puede decidir deshacerse de ella de repente. Sin embargo, puede buscar tratamiento para ello. La mejor terapia suele ser aquella que combina la autoayuda y el tratamiento profesional para que tu recuperación sea lo más holística posible. Si sufre de bogifobia, tenga paciencia consigo mismo y sea diligente con su plan de tratamiento. Eventualmente, verá resultados y recuperará su vida.

Deja un comentario