Cardiofobia: el miedo a los problemas cardíacos

El miedo excesivo a los problemas del corazón

Tener miedo a las enfermedades del corazón no es inusual. De hecho, las personas tienen motivos para temer las enfermedades del corazón: pueden ser mortales. Pero tener un miedo excesivo a los problemas cardíacos hasta el punto de angustia es peculiar. La condición tiene un nombre: cardiofobia .

¿Qué causa la cardiofobia?

En circunstancias ordinarias, el miedo provoca una respuesta natural de lucha o huida que permite a las personas responder rápidamente a las amenazas ambientales. Sin embargo, el miedo excesivo e irracional suele ser una respuesta desadaptativa. En las personas, el miedo persistente e injustificado a un determinado objeto puede generar una angustia abrumadora y perturbar su vida diaria.

Al igual que otras fobias, se desconocen las causas exactas de la cardiofobia. Sin embargo, se cree que se originó por muchos factores o causas. Las posibles causas incluyen:

Incidentes Particulares o Trauma

Las personas que han visto a un familiar sufrir una enfermedad cardiovascular tienen más posibilidades de desarrollar cardiofobia. La persona fóbica podría haber tenido un ataque al corazón y haber sobrevivido, pero es posible que el episodio haya dejado un trauma.

Factores genéticos

Al igual que otras fobias específicas, la cardiofobia es resultado de la genética o de una experiencia traumática. Alguien con antecedentes familiares de fobias específicas o trastornos de ansiedad tiene una mayor probabilidad de desarrollar la afección que alguien que no los tiene; esto se debe a una predisposición genética.

La tendencia genética a desarrollar una fobia específica o un trastorno mental también se denomina relación diátesis-estrés. Alguien con una predisposición genética no desarrollará ningún síntoma de cardiofobia a menos que un evento desencadenante instigue el miedo o la ansiedad asociados con el corazón.

Un evento desencadenante puede ser, por ejemplo, el desarrollo de hipertensión u otros problemas cardíacos asociados. La persona que sufre de estos será muy consciente de su salud y actividades que podrían resultar en más problemas cardíacos. Pueden experimentar ansiedad ante el más mínimo dolor en el pecho o aumento de la presión arterial.

Además, alguien con antecedentes familiares de enfermedades del corazón tiene probabilidades de desarrollar cardiofobia. Aquellos que han perdido a un ser querido a causa de una enfermedad cardíaca también pueden desarrollar cardiofobia.

Factores ambientales

Cuando se trata de factores ambientales, una persona puede desarrollar cardiofobia después de un evento aterrador, especialmente si la persona se siente fuera de control. Escuchar o presenciar un suceso traumático también podría conducir a su desarrollo. Ver a un ser querido morir de una afección cardíaca puede desencadenar la fobia.

Cardiofobia en acción

Quienes padecen esta fobia experimentan una ansiedad intensa cuando su corazón se acelera o cuando ven la imagen de un corazón. Incluso la mera idea de experimentar dolor en el pecho podría instigar emociones desagradables.

Estos sentimientos surgen porque temen la muerte por enfermedades del corazón. A pesar de someterse a repetidos exámenes y pruebas médicas del corazón, todavía suponen que padecen un problema cardíaco en particular.

Es habitual que alguien suponga que podría estar sufriendo una afección cardíaca si desarrolla síntomas conocidos. Sin embargo, el exceso de ansiedad y los pensamientos recurrentes de morir de un ataque al corazón o la intensificación de la preocupación si presenta dolor en el pecho a pesar de estar sano son particulares de la cardiofobia.

Aquellos que sufren de fobia tratan de evadir cualquier situación que pueda provocar un ataque al corazón. Es posible que la evitación repetida se convierta en una compulsión. Tal persona no solo desarrollará un trastorno obsesivo compulsivo; también podrían experimentar otros problemas relacionados con la salud.

Según el DSM-V, la evitación y la ansiedad influyen en el funcionamiento laboral y social de una persona. Por ejemplo, uno evitará correr debido al temor de que el aumento de la presión arterial pueda provocar un ataque al corazón.

En consecuencia, supondrán que cada instancia de dolor en el brazo izquierdo o en el pecho es una indicación de un ataque cardíaco inminente. Las víctimas incluso llegarán al extremo de hacer ejercicio en exceso o comer muy poco para mantenerse saludables. Esto podría conducir al desarrollo de trastornos alimentarios. Uno podría incluso residir cerca de un hospital para obtener ayuda médica instantánea en caso de que surja una emergencia cardíaca.

Síntomas de cardiofobia

Las personas con cardiofobia se quejan de palpitaciones del corazón, dolor en el pecho y de sufrir un ataque al corazón. También podrían terminar evitando situaciones que provoquen variaciones en su frecuencia cardíaca, como deportes o actividades que provoquen excitación.

En casos extremos, una persona fóbica puede incluso aislarse por temor a eventos estresantes que podrían desencadenar problemas cardíacos. La condición también podría resultar en un comportamiento obsesivo como examinar la frecuencia cardíaca o la presión arterial a intervalos frecuentes.

Cuando se desencadena la cardiofobia, el fóbico puede experimentar varios síntomas fisiológicos y/o psicológicos. Algunos de los síntomas incluyen:

Síntomas físicos

  • Hiperventilación
  • Mareo
  • Temblor
  • Transpiración
  • Desmayo
  • Tension muscular

Síntomas Psicológicos

  • Ataques de pánico
  • Miedo a perder el control
  • Miedo a morir
  • Miedo a perder la cabeza

¿Cuáles son las estrategias de autoayuda para superar la cardiofobia?

La meditación puede resultar beneficiosa para las personas con cardiofobia. En particular, la meditación ayuda a desviar la mente hacia la positividad y la calma, lo que permite a la persona evitar los pensamientos negativos que causan angustia.

La meditación también puede calmar los nervios, lo que permite un estado general de relajación. Si bien puedes experimentar una respuesta fóbica, meditar antes de enfrentar la situación puede disminuir la gravedad de tus síntomas.

El ejercicio es útil para las personas con trastornos de ansiedad. El ejercicio cardiovascular puede ayudar a aliviar el estrés. Descubrirá que el ejercicio funciona al acondicionar la mente para hacer frente a circunstancias estresantes.

Ayuda profesional

Terapia de conducta cognitiva

Este enfoque funciona para ayudar a quienes padecen trastornos de ansiedad y otras afecciones. Descubrirá que es igualmente eficaz para abordar la cardiofobia. También puede descubrir la razón detrás de su pensamiento cuando se trata de su miedo y aprender a redirigir los patrones de pensamiento negativos.

Terapia de exposición

En este tratamiento, un terapeuta expone al paciente a su objeto de miedo. Un terapeuta podría comenzar mostrando imágenes de un corazón al paciente. En la siguiente etapa, el terapeuta podría mostrar videos del corazón.

Terapia dialéctica conductual (DBT)

Las habilidades de afrontamiento que los pacientes con ansiedad aprenden de las sesiones de DBT también pueden ayudar a las personas con cardiofobia. DBT tarda unos seis meses en completarse.

Consciencia

Este enfoque tiene como objetivo enseñar a las personas fóbicas a reenfocar su atención en otra cosa. Con esta técnica, un cardiofóbico en medio de una situación de pánico puede redirigir su atención a su patrón de respiración y concentrarse en eso.

Manejar la vida con cardiofobia

Muchas personas todavía tienen dificultades para comprender la cardiofobia, pero para las personas que realmente están afectadas, la lucha es real. La condición tiene un efecto de gran alcance, que afecta a todas las facetas de la vida.

Después de todo, puede ser aislado, vergonzoso y, a menudo, puede conducir a una ansiedad severa. Debido a que la fobia puede ser muy perjudicial para la vida de una persona, se recomienda un tratamiento adecuado para ayudar a la persona a vivir sin ansiedad ni miedo excesivos.

Mientras que algunos entran en remisión, algunos aún pueden experimentar ansiedad y miedo, pero es manejable. Simplemente necesita la ayuda adecuada. Si decide buscar tratamiento, asegúrese de conectarse con un experto con conocimientos específicos o experiencia en el tratamiento de fobias.

Deja un comentario