Cibofobia – Miedo a comer

Miedo a comer: ¿es grave?

¿A veces tienes la necesidad de vomitar mientras comes? ¿Se mantiene alejado de ciertos alimentos o bebidas sin motivo alguno? Es posible que tengas cibofobia , también conocida como miedo a comer.

La cibofobia puede no ser tan común como otras fobias (como el miedo a las arañas), pero puede ser peligrosa porque puede afectar su salud. No puedes explicarlo, y es frustrante, porque a menudo evitas comer simplemente porque tienes miedo de la comida o la bebida en sí .

Si esto suena como usted, siga leyendo. Hay ayuda para quienes sufren de cibofobia.

¿Qué es la cibofobia?

La cibofobia es una fobia complicada que puede confundirse con otros trastornos relacionados con la alimentación, como la anorexia. Si bien los trastornos alimentarios a menudo se asocian con problemas emocionales, como depresión o problemas de imagen corporal, la cibofobia es el miedo a la comida real o lo que la comida podría hacerle a su cuerpo.

Las personas con cibofobia a menudo temen los alimentos que pueden echarse a perder fácilmente, como la mayonesa, la leche e incluso los huevos. Tienes miedo de comer alimentos como la carne, creyendo que podría estropearse. En algunos casos, se evitan los alimentos blandos, esponjosos o viscosos. También puede desarrollar el mal hábito de cocinar demasiado su comida, porque teme lo que la comida poco cocida podría hacerle.

¿Cuáles son las causas de la cibofobia?

La cibofobia se desarrolla a partir de una conciencia aguda del posible impacto de consumir alimentos vencidos, poco cocidos o demasiado cocidos. Algunas de las causas más comunes de cibofobia incluyen tener malas experiencias con los alimentos, como una reacción alérgica cuando ingieres cierta comida o bebida. Estas experiencias suelen desencadenar la fobia.

En algunos casos, es posible que te hayas enfermado al consumir alimentos que no se prepararon adecuadamente. Esto te llevó a creer que tener ese alimento en particular siempre resultaría en que te sucediera algo malo. Te lleva a un punto en el que te vuelves demasiado cauteloso a la hora de evitar los alimentos preparados por otros. Incluso temes darle un mordisco a ese pastel sobrante perfectamente fino en la mesa de tu casa.

Cibofobia vs Anorexia

La cibofobia es complicada y puede convertirse rápidamente en una obsesión. La mayoría de las personas confunden la cibofobia con el trastorno alimentario más común, la anorexia.

La anorexia es el miedo al efecto de los alimentos en la imagen corporal general. Se le llama popularmente el “miedo a comer demasiado” por su repercusión en el cuerpo físico. La cibofobia, en cambio, es tener miedo a la comida en sí .

Si no se atienden ni se tratan, los cibofobias pueden volverse anoréxicos debido a su miedo a la comida. Hay posibilidades de que usted también pueda sufrir de ambos, pero esto solo puede ser determinado por un profesional médico.

Síntomas de la cibofobia

Algunos síntomas físicos son comunes en las personas con cibofobia. La mayoría de los cibofobia experimentan una obsesión extrema con la preparación de alimentos y se preocupan demasiado por su comida.

Los síntomas físicos incluyen:

  • Dolor y opresión en el pecho
  • Boca seca
  • Aumento de la presión arterial
  • aturdimiento
  • Náusea
  • Latido del corazón de carreras
  • Habla rápida o pérdida repentina del habla
  • Sacudir o temblar
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de barriga
  • vómitos

Los síntomas psicológicos comunes de la cibofobia incluyen:

  • Evitar alimentos perecederos como leche, huevos y mayonesa.
  • Ser demasiado consciente de las fechas de caducidad
  • Sentirse incómodo con alimentos blandos, viscosos o esponjosos.
  • Ser escéptico sobre la comida cocinada por otra persona
  • Evitar cualquier cosa cruda
  • Cuestionar cada ingrediente y temer el uso de pesticidas en frutas y verduras

Cómo tratar la cibofobia

Como se mencionó, la cibofobia puede ser una fobia complicada y puede mostrar síntomas similares a otros trastornos alimentarios. Si la fobia se ha vuelto severa, es posible que no tenga más remedio que buscar ayuda profesional. Afortunadamente, el tratamiento de la cibofobia está fácilmente disponible. La terapia de conversación es la primera línea de defensa. Según la gravedad de la fobia, es posible que también necesite medicamentos.

Probar la autoayuda

Un gran factor que influye en tu forma de pensar acerca de la comida es la información que tomas relacionada con ella. Aprender sobre los alimentos debería ayudarlo a tener más confianza en los alimentos que come. Cuanta más información obtenga, más probabilidades tendrá de poder comer los alimentos que le preocupan.

Otra forma prescrita es introducir lentamente en su dieta los mismos alimentos que le dan miedo . Esto puede ser difícil, pero dar pasos lentos para recuperar la confianza es una buena manera de superar la fobia.

Puede tratar de comer la comida un bocado a la vez. En algunos casos, cada paso, desde sostener una cuchara, tomar comida de esta cuchara, probar la comida y finalmente masticar y tragar la comida, ayuda a superar el miedo.

Puede pedirles a los miembros de la familia que lo ayuden a elaborar una «lista de cosas para comer» que luego puede tener mientras disfruta de una comida familiar. También es posible que desee realizar un seguimiento de su progreso enumerando la cantidad de alimentos que comió en las últimas semanas o meses.

Por más difícil que sea, intente enfrentar su miedo probando nuevos alimentos. Incluso un solo bocado sería un gran paso. Debes aprender a soltar tu deseo de controlar todo lo que rodea a tu alimentación.

También necesita buscar la ayuda de su grupo de apoyo. Puedes salir a comer con un familiar o un amigo que esté al tanto de tu situación y permitirte relajarte. No pienses en tu miedo a comer delante de los demás y trata de disfrutar tu comida. Si te sientes asustado, respira hondo y exhala.

Buscando ayuda profesional

Junto con las formas de ayudarse a sí mismo a superar la cibofobia, siempre puede buscar la ayuda de un médico o un profesional capacitado. Aunque existen diferentes tipos de fobias, algunos de los tratamientos son los mismos.

Su terapeuta podría emplear terapia cognitiva conductual o CBT. Este tipo de tratamiento es muy popular. La TCC implica que usted y su terapeuta discutan sus miedos. Luego, el terapeuta intentará encontrar formas de hacer que la comida tenga un impacto más positivo en usted.

Otra forma popular es la exposición, que consiste en confrontar qué es lo que temes . Como se mencionó, puede tomar pasos lentos para superar los alimentos que le dan pavor. La hipnosis también se puede utilizar para tratar su fobia. El objetivo del hipnoterapeuta (la persona que usa la hipnosis) es disminuir su miedo a la comida.

Consejos simples para superar la cibofobia

Superar su miedo a comer alimentos es manejable y factible. Sí, lleva tiempo y no es una experiencia fluida. Pero aquí hay algunos consejos simples para ayudarte.

  • No seas demasiado duro contigo mismo.
  • Comunícate con las personas que amas y en las que confías.
  • Reconoce el miedo, pero no te detengas allí.
  • Trate de cambiar su perspectiva sobre la comida.
  • Esté abierto al gusto y pruebe, incluso si es un solo bocado.
  • No te estreses por la comida.
  • Saborear el sabor y disfrutar del sabor.
  • Deja ir tu necesidad de controlar.
  • No dejes que la sociedad y las redes sociales te desmotiven.

Recuperando la Alegría de la Comida

Para la mayoría de las personas, comer es una experiencia maravillosa. Pero para algunos, la mera idea de tener comida puede ser traumática. Afortunadamente, hay muchas maneras de superar este miedo. Con terapia, algo de fuerza de voluntad, la ayuda de tus seres queridos y positividad, puedes recuperar la alegría de comer con familiares y amigos.

Deja un comentario