¿Qué es la crometofobia? La fobia o miedo al dinero… a no tener dinero

Que levante la mano quien nunca haya tenido miedo de perder su dinero. Quién no se ha despertado al menos una vez en mitad de la noche presa de una pesadilla en la que se le despojaba de sus posesiones. Convertir en oro todo lo que tocaba fue el deseo que le costó caro al rey Midas cuando se dio cuenta de la maldición que subyacía en el regalo que había recibido. El viejo rey ya no podía llevar una existencia normal cuando incluso la comida y la bebida adquirían una apariencia dorada al tocarlas.

Hoy en día, el dinero obsesiona a mucha gente: miedo a perder el dinero, miedo a la catástrofe económica, miedo a que la cuenta propia se vacíe. En la sociedad actual, muchas cosas giran en torno al Dios del Dinero, y es por ello que a veces la gente se ve asaltada por la Crometofobia, es decir, el miedo al dinero.

Qué es la crometofobia

El término crometofobia proviene del griego y significa literalmente «miedo al dinero». Sabemos que el dinero es una de las necesidades de la vida actual. Sin dinero no se pueden comprar bienes, no se pueden afrontar los gastos necesarios para vivir en sociedad y mucho más. ¿Qué pasa por la mente de un inversor con crometofobia? ¿Cómo reconocerlo? Ciertamente, toda fobia implica un fuerte trastorno de ansiedad subyacente. Cuando tenemos miedo de algo, se desencadena un estado generalizado de ansiedad en nuestro cuerpo y nuestra mente. Las manifestaciones de la fobia pueden adoptar diferentes formas y expresarse tanto en el cuerpo como en la mente.

crometofobia miedo al dinero

¿Por qué se desarrolla el miedo al dinero?

El miedo al dinero tiene diferentes matices: algunas personas temen el poder corruptor del dinero, otras temen el fracaso financiero y sus consecuencias. En muchos sentidos, nos hemos convertido en rehenes del dinero. Los inversores, por ejemplo, son una categoría con alto riesgo de desarrollar esta fobia. Para quienes trabajan con dinero y manejan grandes sumas, no siempre es fácil mantener un cierto distanciamiento emocional de sus acciones. Es bien sabido que las decisiones precipitadas y mal calculadas pueden acarrear amargas consecuencias. Esta fuerte tensión es una de las principales causas de la alta ansiedad.

Causas del miedo al dinero

En general, las personas que tienen menos dinero tienden a sufrir crometofobia. Como en el caso de otras fobias, el miedo al dinero también puede provenir de experiencias negativas con el dinero.

Donde hay dinero, hay codicia, y este concepto nos ha sido inculcado desde nuestra infancia en forma de cuentos de hadas e historias de villanos que dañan a personas buenas por dinero. Un niño puede ver a sus padres pelearse por el dinero y puede desarrollar patrones de pensamiento negativos al respecto. Estos patrones son difíciles de cambiar y pueden conducir a una forma permanente de crometofobia.

El mundo de las finanzas también conlleva una gran responsabilidad. Hay que cuidar y ahorrar el dinero e invertirlo para hacerlo crecer. Las malas inversiones provocan pérdidas que a menudo son devastadoras. El dinero suele provocar estrés y ansiedad y puede hacer que las personas se sientan impotentes o fuera de control. Las personas que padecen trastornos de ansiedad preexistentes pueden tener un riesgo aún mayor.

Síntomas de la crometofobia

El miedo al dinero puede provocar diversos síntomas en función del grado de temor. La persona fóbica puede rechazar o temer enormemente el manejo de dinero. Como resultado, las actividades diarias se vuelven difíciles para esta persona.

  • A veces, el mero hecho de ver o pensar en el dinero puede provocar síntomas físicos en el fóbico, como temblores, sudoración, sequedad de boca, dificultad para respirar, náuseas, ganas de gritar, llorar o salir corriendo.
  • Otro síntoma de la crometofobia es el recuento insistente del propio dinero.
  • Muchos fóbicos tienden a ser socialmente retraídos y pueden negarse a participar en actividades familiares.
  • La depresión es un efecto secundario grave de esta fobia. El fóbico suele darse cuenta de la irracionalidad de sus pensamientos, pero se siente impotente para controlarlos.

Acudir a un psicólogo puede ayudar a reducir este miedo y disminuir los síntomas de la crometofobia.

Psicología del dinero: ¿el dinero te hace feliz?

¿Por qué el dinero tiene significados psicológicos tan complejos? Freud, observó, por ejemplo, que la avaricia era un rasgo que se encontraba a menudo en personas que, característicamente, tienden a gobernar la ira y el miedo mediante mecanismos obsesivos: tratar de mantener todo bajo control sin dejar nunca de lado la emoción o gastar el dinero a la ligera. «Retener» el dinero, sopesar cada gasto revelaría, en este sentido, una indecisión perenne sobre la mejor elección, la que tiene menos riesgos y menos contingencias que lleva a cavilar sin encontrar una solución.

En otros casos, que no son ni mucho menos infrecuentes, el dinero es una forma de transmitir afecto, y el dinero y los bienes materiales asociados a él acaban convirtiéndose en sustitutos afectivos: se puede gastar dinero para compensar el tiempo que no se puede pasar con un hijo, para remediar un problema de pareja, etc. Pero también se puede gastar dinero para distraerse de la ansiedad o de las emociones perturbadoras: las famosas compras compulsivas, del mismo modo que otros ceden al hambre emocional.

También es frecuente que las personas asocien el dinero -que no tienen pero esperan poseer en el futuro- con un poder milagroso: ¡si pudieran tener más dinero todos sus problemas se resolverían! Problemas matrimoniales, problemas con los hijos, problemas de autoestima, etc. Pero el hecho de que el dinero no esté necesariamente asociado a la felicidad debe tomarse bastante en serio.

Tratamiento de la crometofobia: cómo tratarla

Vivir con crometofobia puede ser una pesadilla. Por eso, si cree que la padece, empiece a trabajar en la gestión de su fobia hoy mismo.

Autoayuda – ¿Qué puede hacer para ayudarse a sí mismo?

Para superar la crometofobia, es aconsejable que hable con su pareja o con un familiar de confianza sobre sus preocupaciones en relación con el dinero. Abrirse a un ser querido es una forma eficaz de enfrentarse a una fobia, especialmente antes de optar por la ayuda profesional. Sin embargo, estas conversaciones abiertas deben ser terapéuticas y no de asesoramiento. Como es difícil que alguien entienda tu fobia, sus consejos pueden venir de un lugar de ignorancia y tener el potencial de perjudicarte. Por lo tanto, sería más útil hablar con alguien que preste atención a sus miedos en lugar de dar consejos profesionales. El yoga es una de las formas más económicas de tratar cualquier fobia. Fomenta la autodisciplina, lo que puede ayudar a reducir la ansiedad por el gasto y el trabajo. Tiene el potencial de reducir el estrés y mejorar la calidad de vida. Ayuda a conciliar el sueño a aquellas personas cuyos miedos y pensamientos les provocan noches de insomnio. Hay una variedad de prácticas de yoga que se concentran en las técnicas de respiración y relajación. Para los crometofóbicos con constantes dolores de cabeza y migrañas, hay posturas de yoga que pueden resolver ese problema.

Ayuda profesional para el miedo al dinero

Hay varios tratamientos profesionales recomendados para la Crometofobia.

La terapia cognitivo-conductual es uno de los métodos más eficaces para tratar las fobias. Se trata de un enfoque terapéutico y orientado a la consecución de objetivos para mejorar el bienestar mental. Los pacientes con ansiedad suelen ser tratados con esta terapia. La terapia ayuda a determinar el origen del miedo y a aliviar sus síntomas. El consejo más común para las personas afectadas por su fobia es «enfréntate a tus miedos». Pues bien, esto es lo que hace la terapia de exposición. Este tipo de tratamiento es administrado por un profesional médico. El profesional anima al paciente a enfrentarse a su fobia. Por ejemplo, a gastar cantidades razonables de dinero en artículos de primera necesidad o a tocar billetes de dólar. El terapeuta intenta que cuanto más se exponga el paciente al estímulo del miedo, menos intensa será su reacción con el tiempo.

Aprender a lidiar con la crometofobia

Lo cierto es que ninguna terapia puede garantizar por completo la curación de la fobia. Por lo tanto, para poder llevar una vida normal, debe empezar a trabajar en su fobia. Esto no implica hacerse daño a sí mismo. Pero, sólo puedes empezar a hacer mejoras que disminuyan la intensidad de tu miedo.

La crometofobia se define principalmente como el miedo a gastar dinero. La verdad es que las preocupaciones financieras son muy razonables. Promueve la autodisciplina que ayuda a poner un techo sobre nuestras cabezas.

Sin embargo, cuando se convierte en una fobia, las cosas se complican. La ansiedad tiene la capacidad de matar el espíritu de una persona. Pero no te preocupes, hay buenas noticias. Existen numerosos tratamientos para ayudarle a superarla. Si crees que necesitas ayuda, búscala hoy mismo.