Decidophobia-El miedo de tomar decisiones

El miedo a tomar decisiones

¿La sola idea de tomar una decisión te produce ansiedad? ¿Le aterroriza la perspectiva misma de tener que tomar una decisión? ¿Te has preguntado alguna vez, por qué temo tomar decisiones?

Tomar decisiones es algo que probablemente se haga todos los días, a menudo varias veces al día. Pero si la idea de tomar una decisión y cometer un error lo hace entrar en pánico, puede ser un síntoma de decidofobia.

Este miedo irracional a la toma de decisiones es una de las raras formas de fobias. Exploremos esto con más detalle.

Significado de decidofobia

La decidofobia se define como el miedo irracional a tomar una decisión equivocada. Quienes padecen esta fobia presentan una fuerte ansiedad ante el hecho de tener que tomar decisiones.
Estas decisiones pueden ser sobre las cosas más pequeñas, como qué ponerse o dónde comer. No poder tomar decisiones rápidas sobre asuntos simples puede llevar a un pensamiento borroso, pérdida de claridad y sensación de estar perdido.

Como era de esperar, esta fobia da como resultado un estado de inacción. Y esto puede frustrar seriamente la capacidad de una persona para funcionar en sociedad. Se ha descubierto que las personas con decidofobia no tratada a largo plazo desarrollan un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) más adelante en sus vidas. Por lo tanto, es necesario abordar esta falta de toma de decisiones.

Causas de la decidofobia

Para comprender la decidofobia, debe comprender qué son las fobias. Por definición, las fobias son miedos irracionales que vienen con síntomas intensos. El miedo es una parte natural de la vida, pero si experimentas una ansiedad intensa de manera regular que te impide funcionar con normalidad, es posible que tengas una fobia.
Puede haber una serie de razones por las que puede temer tener que tomar decisiones. Algunos de ellos son:

● Ansiedad social
● Tener miedo al cambio
● Historial de malas decisiones
● Baja confianza en sí mismo
● Tendencia a pensar demasiado

A primera vista, estos temores parecen ser normales. Todo el mundo pasa por estos sentimientos cuando se trata de tomar decisiones importantes, como casarse o poner dinero en una casa. Así que te estarás preguntando, ¿qué hace que este miedo sea malo?

Lo que lo hace malo es que, durante el tiempo limitado que todos tenemos en la tierra, hay muchas cosas importantes que debemos hacer, algunas por nosotros mismos y otras por los demás. Necesita obtener una buena educación, mejorar y mantener su salud, tener una carrera significativa y sostenible, formar relaciones, etc. Y es imposible hacer estas cosas con un miedo debilitante de tener que tomar decisiones. Especialmente cuando las decisiones involucradas son mundanas, como elegir una marca de leche para comprar en el supermercado.

Entonces, ¿qué hace que uno tema tener que tomar decisiones con tanta intensidad? Hasta el momento, los expertos aún tienen que encontrar una causa singular, pero existe una amplia especulación de que se deriva de experiencias traumáticas.

¿Cuáles son los síntomas de la decidofobia?

La decidofobia es increíblemente compleja de diagnosticar porque, como se mencionó anteriormente, es perfectamente natural preocuparse por algunas decisiones.
Según muchos psicólogos, una buena manera de distinguir entre el miedo regular y una fobia es que el miedo que se experimenta es desproporcionado con respecto al peligro real que representa el sujeto del miedo, en este caso, las decisiones.

Aquí hay algunos posibles signos de que puede estar sufriendo de decidofobia:

● Evita deliberadamente situaciones en las que se le pedirá que tome una decisión.
● A menudo deja que otras personas tomen sus decisiones por usted y se siente dependiente de ellas.
● Das mucha importancia a la guía psíquica o mística.
● Experimenta estrés con mucha frecuencia.
● Siente que está lejos de funcionar lo mejor que puede.

Como la mayoría de las fobias, la decidofobia afecta tanto la mente como el cuerpo de una persona. Estos son los síntomas más comunes de la decidofobia.

Síntomas físicos

● Sudoración
● Ataques de pánico
● Tensión muscular
● Dificultad para respirar
● Ritmo cardíaco elevado
● Sostener/bochornos de frío
● Mariposas en el estómago

Síntomas Psicológicos

● Ansiedad
● Estrés
● Delirios
● Confianza excesiva en los demás
● Miedo a una muerte inminente

¿Cómo se puede lidiar con la decidofobia?

Ninguno de estos signos y síntomas significa que eres débil o que no eres inteligente de ninguna manera. Es todo lo contrario. Las personas inteligentes tienen más probabilidades de enfrentarse a la ansiedad al tomar decisiones porque saben lo complicado que es el mundo.

Pero la decidofobia no es el tipo de fobia con la que puedes encontrar una manera de vivir. Después de todo, no hay forma de vivir la vida sin tener que tomar decisiones. La única forma de lidiar con la decidofobia es superarla mediante autoayuda guiada o tratamiento profesional.

Autoayuda

El mundo de la literatura y los videos de autoayuda para las personas que temen tomar decisiones es infinito. Lo más probable es que puedas conseguir un buen libro en tu biblioteca local. El conocimiento es la herramienta más poderosa que tienes porque nos ayuda a superar los miedos y establecer logros.

Leer y hablar con la gente puede marcar una gran diferencia a la hora de lidiar con la decidofobia. Es probable que encuentre muchas personas que entiendan su lucha y que hayan encontrado sus propias formas únicas de superar el miedo a ciertas decisiones.

Una de las formas más rápidas de resolver problemas es abrir la mente a nuevas formas de pensar sobre ellos o conceptualizarlos. Tener una conversación al respecto puede ayudarlo a lograrlo. También puede ayudarte a encontrar un nuevo sentido de solidaridad entre las personas una vez que te des cuenta de que no eres el único que lucha con las decisiones, lo que aliviará tu ansiedad.

Tratamiento Profesional Decidofobia

Los psicólogos/terapeutas probablemente tendrán una sesión o dos contigo para comprender las razones de tus miedos desde tu perspectiva, hasta qué punto interfiere con tu vida y un poco sobre tu historia. Luego determinan el modo de tratamiento que es el más apropiado en su caso.

Hay tres tratamientos comúnmente conocidos para la decidofobia :

#1. Terapia de conducta cognitiva

También conocida como «terapia de conversación», esta forma de terapia simplemente implica un diálogo abierto con un profesional. El objetivo suele ser llegar al fondo de su fobia y ayudarlo a razonar para salir de ella. Los terapeutas están familiarizados con varios métodos que pueden ayudarlo a superar su fobia y probablemente le recomendarán algunos durante el transcurso de su tratamiento.

#2. Hipnoterapia

Esto implica el uso de la hipnosis para ayudarlo a lograr un estado mental tranquilo y concentrado para aumentar su conciencia y capacidad de atención. En otras palabras, le permite ayudarse a sí mismo a cambiar los comportamientos y hábitos que le están causando dolor.

#3. Terapia
de exposición La
exposición ayuda a las personas a desensibilizarse hacia las cosas que les provocan miedo. Esto implica hacerte enfrentar tu miedo gradualmente. Se practica mucho y se sabe que funciona para muchos tipos de fobias, incluida la decidofobia.

Hacer frente a la decidofobia a largo plazo

Hay muchas maneras de ayudarse a sí mismo a superar la decidofobia, pero la más importante es que debe tomar la decisión de que de alguna manera superará esto. La decidofobia es complicada porque se interpone directamente en el camino de las cosas que debe hacer para superarla, porque implican tomar decisiones.
Puede tener problemas para decidir con quién hablar, qué compartir y qué no compartir, qué leer y cómo abordar las situaciones de manera diferente. No es un camino fácil, por lo que cuanto antes empieces a enfrentarte a tus miedos y obtengas la ayuda necesaria, más rápido podrás encaminarte hacia una vida más proactiva.

Pensamientos finales La
decidofobia puede ser extremadamente dañina para su salud y bienestar a largo plazo. Debe comprender qué motiva su miedo a las decisiones y buscar orientación o tratamiento en consecuencia. No hay vergüenza en no poder tomar decisiones; es algo con lo que todas las personas luchan en diversos grados, especialmente durante sus años de juventud. Pero eso no significa que elijas vivir una vida evitando cualquier decisión importante.

Deja un comentario