Dentofobia, antidentistas y miedo al dentista

¿Es usted un antidentista? La frase, de la longeva serie de televisión Seinfeld, se acuñó para describir a las personas que odian a los dentistas. Aunque Jerry y Kramer se basan en la intolerancia de la vida real (y en cierto dentista que se empeña en hacer el mayor número posible de chistes culturales), algunas personas realmente odian las visitas al dentista. Claro, pueden admitir que los dentistas son personas como cualquier otra, pero incluso así, la idea de visitar al dentista para un empaste les llena de ansiedad.

Aunque no seas un antidentista (vamos, ¿realmente crees que los dentistas son tan diferentes a mí y a ti?), ¿tu miedo al dentista alcanza el nivel de fobia?

Publicidad

Vamos a hincarle el diente al miedo a ir al dentista, a sus causas y efectos, y a descubrir si puedes superar esas inclinaciones antidentistas y salir de la consulta con una sonrisa en la cara.

¿Qué es la dentofobia?

A pesar de lo divertido que puede ser el truco de la antidentición para los fans de Seinfeld, el nombre real del miedo al dentista es la dentofobia. A pesar de las bromas de Seinfeld, la dentofobia es relativamente común en comparación con otras fobias, y puede tener resultados sorprendentemente graves.

Por un lado, su miedo al dentista puede formar parte de la iatrofobia, que es el miedo a los médicos, o de la tripanofobia, que es el miedo a las agujas.

Según WebMD, el miedo a los dentistas «impide a millones de personas» recibir atención dental, y eso puede implicar mucho más que unos dientes menos que perfectos. Su higiene dental y bucal está relacionada con otros elementos de su bienestar. Por ejemplo, las enfermedades de las encías no controladas se han relacionado con un mayor riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

WebDMD también señala que «entre el 5 y el 8 por ciento de los estadounidenses» tienen miedo al dentista, pero obviamente eso puede variar. Hay una gran diferencia entre que simplemente no te guste el dentista o que te preocupe que te duela una caries y experimentar el tipo de miedo patológico que puede atenazar a los que tienen dentofobia.

WebMD toma estos datos de Peter Milgrom, un dentista que es el director de la Clínica de Investigación de Miedos Dentales, con sede en Seattle. Según las estimaciones de Milgrom, hasta un 20 por ciento, aunque no experimenta técnicamente una fobia, tiene tal aversión a los dentistas que sólo los visita «cuando es absolutamente necesario.»

Causas comunes de la dentofobia

Milgrom hace un buen trabajo al profundizar en las diferentes razones por las que existe la dentofobia (su respuesta a la inevitable pregunta «¿cómo se llama el miedo a los dentistas?»).

Estas razones son más variadas y complejas de lo que cabría esperar. Claro que es comprensible que se tenga miedo a una caries o a la gingivitis, pero las raíces de la dentofobia son mucho más profundas que eso.

De los pacientes que trata la organización de Milgrom, dos tercios han tenido malas experiencias previas con el dentista, lo que probablemente podría adivinar usted mismo.

Lo más sorprendente es que un tercio de los pacientes declararon tener miedo al dentista debido a traumas anteriores no relacionados, como el abuso de sustancias, la violencia doméstica y la violencia o el abuso sexual en la infancia.

Si su dentofobia tiene su origen en uno o más de estos factores desencadenantes, es obvio que tiene que abordar un problema mucho mayor, y los enlaces anteriores de EE.UU. pueden ayudarle (si es un lector del Reino Unido o Canadá, tienen organizaciones similares).

Como puede adivinar, la dentofobia no es una fobia incluida en el DSM-5, sino que es más bien una fobia social, que es el término para las fobias desencadenadas por acontecimientos e incidentes sociales en nuestras vidas. Esa puede ser una de las razones por las que las diferentes formas de dentofobia no sólo están más extendidas de lo que se puede imaginar, sino que también existen en tantas variedades.

Síntomas de la dentofobia

Los síntomas comunes de las fobias sociales que pueden ser pertinentes a la dentofobia incluyen los siguientes:

  • Elevación de los latidos del corazón
  • Temblores y sudoración
  • Malestar estomacal
  • Aturdimiento
  • Dificultad para respirar
  • Sensación de tener la mente en blanco por estar muy concentrado en la fobia
  • Tensión muscular

Cómo superar el miedo al dentista

Ninguno de esos síntomas pinta un cuadro de dentofobia por el que valga la pena sonreír, así que ¿qué se puede hacer al respecto? Empecemos por el lado de la autoayuda.

Una de las cosas más importantes a la hora de enfrentarse a su miedo al dentista es preguntarse por qué lo teme, si es realmente a ellos a quienes teme o a alguna de las otras cuestiones mencionadas, y partir de ahí. Enfrentarse a una fobia no suele ser una solución única, sino más bien una solución ramificada. Una respuesta engendra otra pregunta, y es esa dicotomía pregunta/respuesta la que te lleva a las soluciones que producen una ayuda y una curación verdaderas y duraderas.

De acuerdo con esto, una de las mejores estrategias de autoayuda para tratar la dentofobia es la práctica de la atención plena y la meditación. Esto puede ser una gran manera de reenfocar su energía y pensamientos de una manera positiva.

Con mindfulness, puedes volver a centrar tus pensamientos en la causa de la fobia y, al hacerlo, llegar a una respuesta racional de por qué la tienes y cómo puedes vencerla.

Con la meditación, es preferible lo contrario. En lugar de centrarte en tu fobia, quieres alejar tus pensamientos y sentimientos de ella y llevarlos a un lugar más pacífico, lo que te permitirá alcanzar una sensación de calma interior, que a su vez puede ayudarte a calmar, sofocar y, en última instancia, conquistar tus demonios internos, incluida la dentofobia.

También puedes probar algunos ejercicios de respiración profunda. Respira profundamente, mantén la respiración durante unos segundos y suéltala lentamente. Se trata de una técnica tranquilizadora muy versátil que puede ayudarte a calmar los nervios antes de ir al dentista.

Tratamiento para el miedo al dentista o la dentofobia

Digamos que su dentofobia es más grave y necesita ayuda profesional.

Para ello, empecemos por el último lugar que cabría esperar: el propio dentista. Parte de la formación de los médicos consiste en el trato con los pacientes, y los dentistas no son una excepción. No es difícil entender por qué la gente puede sentirse un poco incómoda y ansiosa ante la idea de que alguien les meta herramientas metálicas afiladas en la boca.

Los buenos dentistas lo entienden, y por eso se parecen menos al dentista sádico de Steve Martin de La pequeña tienda de los horrores y más a alguien que quiere a sus pacientes, así que diles si estás nervioso. Tu dentista puede trabajar contigo para asegurarse de que tus ansiedades personales se abordan y te sientes lo más cómodo posible durante tu cita.

En cuanto a otras técnicas para superar el miedo al dentista, quizá quieras considerar la posibilidad de acudir a un terapeuta. Esto es especialmente cierto si su miedo al dentista tiene su origen en la violencia o el abuso, como se ha mencionado anteriormente.

Los profesionales pueden ayudarte a tratar con métodos como la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC), que trabaja para reconfigurar la forma en que tu cerebro piensa sobre ciertas cosas. No pienses que la odontología significa herramientas afiladas y taladros, sino dientes blancos y sonrisas felices.

Si tu ansiedad es lo suficientemente grave o el dolor (o el miedo a éste) es lo suficientemente intenso, es posible que quieras preguntar a tu dentista sobre la medicación. Tanto la anestesia como los sedantes suaves u otros tratamientos pueden estar disponibles, aunque obviamente hay que tener cuidado con el uso excesivo.

Afrontar cualquier miedo puede ser difícil, pero especialmente uno tan sencillo y a la vez complejo como el miedo al dentista. Por un lado, admitir que se tiene miedo al dentista puede resultar embarazoso. Por otro, las causas de la dentofobia son muy variadas, al igual que las soluciones.

Así que no seas un antidentista. Si sufres de dentofobia, sigue intentando encontrar una solución, y seguro que al final te quedas con una sonrisa.