Dromophobia – El Miedo a Cruzar Calles

¿Te asusta cruzar las calles?

¿Temes cruzar la calle? ¿La mera idea de cruzar una calle te hace entrar en pánico? Puede disfrutar de paseos por el parque o incluso dar un paseo por el camino, pero ¿se congela tan pronto como encuentra una acera? Lo más probable es que te des la vuelta en este punto, sin importar cuánto te diviertas o a dónde vayas.

Si te relacionas con alguno de los anteriores, es posible que tengas una fobia, llamada dromofobia o agirofobia.

Tener miedo de cruzar las calles es una condición difícil de manejar. Imagina no poder llegar a todos los lugares que necesitas o quieres porque no puedes cruzar la calle.

Para llegar a la raíz del problema y tratarlo, primero debe comprender de qué se trata este trastorno.

¿Qué es la dromofobia?

La dromofobia es el miedo irracional a cruzar la calle. Es la respuesta de lucha o huida que surge en una persona cuando piensa en un cruce o se para frente a él. Esta respuesta puede darse tanto cuando la persona que sufre la fobia está sola como con un acompañante.

Las personas que padecen esta fobia ven los vehículos, las carreteras concurridas y los cruces de caminos como una seria amenaza para su seguridad. La condición podría haber resultado de un accidente vehicular o presenciar uno (por ejemplo, haber visto a alguien atropellado por un vehículo). La persona que sufre de fobia ha desarrollado un miedo intenso a cruzar la calle oa los vehículos en movimiento. Como uno puede imaginar, esta condición puede ser debilitante. Uno puede perder oportunidades y perderse actividades esenciales o eventos sociales debido a la fobia.

Además de ser una táctica de autoconservación, la dromofobia también puede heredarse de un padre o un pariente cercano. Otra causa probable sería un desequilibrio químico en el cerebro. Las investigaciones sugieren que las personas con desequilibrios químicos en el cerebro pueden desarrollar trastornos de ansiedad. La fobia es una forma de trastorno de ansiedad.

Independientemente de lo que haya causado la fobia, tener la afección puede impedir la capacidad de una persona para funcionar en la sociedad y vivir la vida al máximo.

Síntomas de la dromofobia

Ser cauteloso con los accidentes de tráfico y los conductores indisciplinados es de sentido común. Pero en el caso de los individuos con dromofobia, el miedo que experimentan es extremo. Por lo tanto, el riesgo se sobreestima y los pacientes de fobia exhiben manifestaciones físicas reales de sus estados mentales llenos de terror.

Síntomas físicos de la dromofobia

Los síntomas comunes que se presentan cuando se desencadena la fobia incluyen:

  • Congelación
  • Temblor
  • Sofocos
  • Sofocos
  • parálisis temporal
  • Conmoción
  • Ritmo cardíaco elevado
  • Náusea
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito
  • Transpiración
  • Alta presión sanguínea
  • Desmayo

Síntomas psicológicos de la dromofobia

  • Ansiedad
  • ansiedad aprensiva
  • ponerse histérico
  • Gritando
  • Ataque de pánico
  • Depresión

Autoayuda para la Dromofobia o el Miedo a Cruzar Calles

¿Cómo superar la dromofobia por tu cuenta? Las siguientes opciones deberían ayudar.

Meditación

Meditar ayuda a la relajación. Una mente relajada puede alejar tus pensamientos del objeto de tu miedo. Puede concentrarse en posibilidades más positivas que estar preocupado por la posibilidad de que lo atropelle un automóvil.

La meditación puede hacer maravillas para ayudarlo a sobrellevar sus síntomas. También puede meditar a través de un «momento de congelación» particular o cuando encuentre un desencadenante de su condición. Siga practicando la meditación y observe cómo maneja sus síntomas mejor que nunca.

Ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración son excelentes para aliviar el estrés y la ansiedad. También pueden ayudar a sobrellevar un mal episodio. Mientras se para frente a la carretera, las luces para peatones se vuelven rojas y los vehículos se detienen, respire profundamente con cada paso que dé mientras camina hacia el otro lado de la carretera. Si lo hace, le ayudará a calmar sus nervios.

Puede repetir este ejercicio varias veces como un mecanismo de afrontamiento de sus síntomas, y también una forma de responder de manera productiva cuando se enfrenta al objeto de su miedo.

Cruzando con un compañero

Esta es una forma sencilla pero útil de hacer frente a su trastorno. Para llegar a los lugares a los que necesita ir, pídale a su cónyuge, amigo o colega que lo acompañe mientras cruza la calle. No siempre es factible obtener ayuda, ya que es posible que no siempre tenga a alguien cerca. Pero cuando se le presente esta opción, ¿por qué no probarla y ver si le ayuda?

A partir de estos casos, es posible que pueda obtener la confianza de su compañero, y ese sentimiento de seguridad puede crecer lentamente para que tenga menos miedo de cruzar las calles sin ayuda.

Habla con alguien

Hable con sus seres queridos y amigos acerca de su condición. Además, intente ingresar a una comunidad de compañeros de sufrimiento y recuerde que no está solo. Aprenda cómo otros manejan sus síntomas y obtenga algo de apoyo emocional y confianza de sus viajes o historias de éxito.

Lo más probable es que su trastorno también esté afectando a sus seres queridos. Es importante hablar con ellos y ayudarlos a comprender por lo que está pasando y cómo pueden ayudarlo. Tener a alguien con quien puedas hablar sobre tus pensamientos y sentimientos es crucial para evitar la depresión o el autoaislamiento como resultado de la fobia.

Ejercicio físico

Se ha demostrado que el ejercicio es efectivo para tratar los síntomas de estrés y ansiedad. Participar en actividades físicas libera sustancias químicas para «sentirse bien» llamadas endorfinas, que pueden ayudar a aliviar su estado de ánimo.

Tenga en cuenta que el ejercicio no tiene por qué ser excesivo. Los ejercicios aeróbicos ligeros pueden marcar una gran diferencia en su bienestar físico y mental.

Buena dieta

Practique buenos hábitos alimenticios y evite los alimentos que pueden empeorar sus síntomas. Por ejemplo, el café tiene cafeína, un estimulante que puede aumentar la ansiedad. Tener el cuidado adecuado para comer las cosas correctas ayudaría enormemente a sobrellevar sus tratamientos.

Ayuda Profesional para la Dromofobia

Terapia de exposición

Esto implica exponer gradualmente al paciente a sus desencadenantes de fobia, en un ambiente controlado, hasta que pueda enfrentar sus miedos por sí mismo. El terapeuta puede comenzar pidiendo a los pacientes que se visualicen cruzando la calle, primero con un acompañante y luego solos. Eventualmente, el terapeuta puede facilitar un ejercicio en el que los pacientes crucen la calle mientras el médico observa.

La terapia de exposición es un tratamiento popular a largo plazo y se ha demostrado que produce buenos resultados.

Terapia conductual cognitiva (TCC)

La TCC implica que los pacientes examinen y reflexionen sobre sus propios procesos mentales y emocionales. El objetivo es ayudar a los pacientes a desarrollar habilidades de afrontamiento y aprender formas de modificar su forma de pensar y responder al objeto de su miedo .

Terapia dialéctica conductual (DBT)

Esta terapia de tratamiento de dromofobia a largo plazo sirve para proporcionar a los pacientes muchas herramientas y estrategias sobre cómo hacer frente e incluso mantener a raya sus síntomas. Algunas de las técnicas involucradas en DBT incluyen, entre otras: media sonrisa; meditación de atención plena; y afrontar el futuro. Todos los ejercicios de DBT tienen como objetivo enseñar a los pacientes cómo aplicar todo lo aprendido durante las sesiones en la vida real, especialmente en situaciones que podrían desencadenar su condición.

Superar la dromofobia es difícil. Pero una vez que haya decidido asumirlo, tenga en cuenta que no está solo. No tenga miedo de comunicarse con las personas en las que más confía; ellos le ayudarán. Si está listo, también se recomienda obtener ayuda profesional. En poco tiempo, podrá ponerse al día con todas las cosas que se ha perdido al otro lado de la carretera.

Deja un comentario