Eclesiofobia: el miedo a ir a la iglesia

Descifrando la eclesiofobia o el miedo a ir a la iglesia

¿La vista de los edificios de la iglesia te hace temblar?

¿Empiezas a sudar ante la mera mención de la iglesia y las reuniones religiosas?

¿Te encuentras poniendo excusas para saltarte el servicio dominical o incluso la misa de Navidad?

¿Te suena esto? Si es así, es posible que sufras de eclesiofobia o miedo a ir a la iglesia.

Significado de eclesiofobia

La eclesiofobia se refiere al miedo extremo o irracional a las iglesias. La eclesiofobia es el miedo a lo negativo que pueda pasar si una persona visita una iglesia. Las personas con eclesiofobia se esfuerzan por evitar visitar iglesias, reuniones religiosas o incluso mirar fotografías de edificios de iglesias.

Incluso si no eres religioso, el miedo a las iglesias puede afectar negativamente tu vida, ya que dificulta asistir a bodas, funerales y otras ceremonias importantes. Aunque esto pueda parecerle un miedo irracional, sepa que no está solo.
Para hacerle frente, primero debemos responder a la pregunta de ¿qué significa eclesiofobia?

Tipos de eclesiofobia

Hay dos tipos de Eclesiofobia o miedo a las iglesias.

Miedo al edificio de la iglesia

Algunas personas temen la apariencia antigua de los edificios de la iglesia. La arquitectura y las catedrales góticas pueden ser imponentes y pueden invocar imágenes de novelas de terror victorianas. Las capillas más pequeñas también pueden ser claustrofóbicas y desorientadoras.

Miedo a la Iglesia

Algunos pueden temer a la iglesia como institución ya sus creencias y prácticas religiosas. Los verdaderos incidentes de sacerdotes pedófilos en la iglesia católica y el abuso emocional de la comunidad LGBT también pueden generar miedo en las personas. Lo que comienza como una leve desgana puede convertirse con el tiempo en una fobia en toda regla.

Causas de la eclesiofobia

Aunque no existen causas específicas conocidas de eclesiofobia, muchos terapeutas y médicos afirman que el medio ambiente y la genética juegan un papel muy importante en el desarrollo de esta afección. Las personas pueden heredar fobias y miedos de familiares o antepasados. Especialmente si tienen una mayor predisposición genética a desarrollar enfermedades mentales.

Un evento traumático de la infancia o un incidente negativo o aterrador experimentado en una iglesia puede infundir un miedo abrumador de ir a la iglesia. Las personas que temen a la autoridad también pueden desarrollar este miedo a las iglesias, ya que son un símbolo del poder supremo a lo largo de la historia.
Algunas personas pueden desarrollar esta ansiedad debido a la decoración, la arquitectura y las imágenes de Jesús en la cruz , ya que puede activar el miedo a la sangre y la muerte.

Síntomas de la eclesiofobia

Síntomas físicos

● Dolores de cabeza
● Sudoración excesiva
● Temblores y mareos
● Dificultad para respirar
● Entumecimiento, boca seca o sofocos o escalofríos
● Confusión, zumbido en los oídos, latidos cardíacos rápidos

Síntomas psicológicos

● Evitar iglesias y ceremonias religiosas
● Sentimientos de pavor, desesperanza y desconexión
● Miedo a ser ridiculizado
● Retraimiento social
● Miedo a perder el control o ser poseído
● Ansiedad por asistir a sermones, bodas o funerales
● Cambios de humor, irritabilidad y enfado

Tratamientos de eclesiofobia

La mayoría de las personas ni siquiera son conscientes de que existe tal fobia, y avanzan por la vida evitando las situaciones y circunstancias que les obligan a enfrentarse a sus miedos. Puede superar su fobia a la iglesia buscando el tipo adecuado de terapia profesional o incluso mediante técnicas de autoayuda.

Ayuda Profesional para la Eclesiofobia

Terapia conductual cognitiva (TCC)

En esta técnica, un terapeuta puede ayudarlo a superar su fobia a la iglesia al ayudarlo a modificar sus pensamientos para lograr el comportamiento deseado.
Con la TCC puedes tratar tu eclesiofobia entendiendo por qué piensas y te comportas de la manera que lo haces con respecto a tus miedos irracionales. Uno de los principales problemas de la eclesiofobia es la falta de introspección que provoca una reacción subconsciente inmediata a tus miedos que te lleva a experimentar los síntomas a ciegas.
La TCC es una terapia a corto plazo y orientada a objetivos, que se centra en la situación actual en lugar de investigar el pasado. En esta terapia, los problemas generalmente se segregan en partes como sentimientos, pensamientos y acciones. Esto puede ayudarte a analizar tus miedos más profundamente.
Además de comprender su fobia a la iglesia, también puede esperar aprender otras habilidades y aliviar la ansiedad causada por su condición.

Terapia de exposición

La terapia de exposición es una de las formas comunes de tratar la eclesiofobia. Esta terapia te expone a tus miedos durante un tiempo determinado, empezando por los estímulos menos desencadenantes. Gradualmente, cuando pueda controlar su ansiedad, es posible que se le exponga a imágenes y se le pida que visualice sus mayores desencadenantes y situaciones. Después de cruzar con éxito esta etapa, estará expuesto a situaciones de la vida real. A medida que avanza a través de los estímulos, su terapeuta le enseñará simultáneamente ejercicios de afrontamiento como métodos de relación muscular o técnicas de respiración. Estos le ayudarán a reducir su ansiedad en una situación de la vida real.
Sin embargo, antes de comenzar esta terapia, su terapeuta debe asegurarse de evaluar la gravedad de sus síntomas para que no se produzcan daños psicológicos o físicos debido al proceso.

Terapia de conversación

La terapia de conversación incluye asesoramiento y puede ser muy eficaz para tratar el miedo a la iglesia o la eclesiofobia. Este es un tratamiento relajado que no es físicamente intrusivo e implica hablar con un terapeuta capacitado sobre sus sentimientos, pensamientos y comportamiento.
Su terapeuta recomendará varias habilidades de afrontamiento para lidiar con sus ataques de pánico mientras descubre las razones subyacentes de su miedo. Esto facilita el tratamiento de los síntomas específicos asociados con su eclesiofobia. La terapia de conversación tiene como objetivo ayudarlo a reconocer patrones obstructivos en la forma en que piensa o actúa, y desarrollar formas de alterarlos. También le brinda un lugar seguro para hablar con alguien que no lo juzgará.

TDC

DBT es una terapia relacionada con la regulación emocional. A menudo utilizado para tratar a personas que sufren de ansiedad o trastornos límite de la personalidad, también puede ser muy eficaz para tratar la eclesiofobia. A veces se lleva a cabo en grupos, por lo general dura alrededor de 6 meses y puede tener dos personas o más en un grupo.
Esta terapia le proporciona una gran cantidad de técnicas, una de las cuales es una técnica de media sonrisa. En esto, se le pedirá que piense en sus factores desencadenantes y levante las comisuras de la boca cuando le vengan a la mente pensamientos temerosos. También se le pedirá que se abstenga de albergar emociones dolorosas provocadas por su miedo específico.
Hacer frente al futuro es otra habilidad útil de DBT en la que se le pedirá que se quede quieto en un lugar sin distracciones, cierre los ojos y piense en diferentes escenarios posibles en los que enfrentaría su miedo específico, y diseñará estrategias para enfrentarlo en la realidad.

Autoayuda: ¿cómo puede ayudarse a sí mismo?

Meditación de atención plena

Esta técnica implica ser consciente de tus pensamientos y sentimientos centrándote en el presente. Para que esto sea efectivo, tendrás que despejar tu cabeza de todo el desorden y los pensamientos y asegurarte de que tu cuerpo y tu mente estén sincronizados.
Incluye métodos como concentrarse en la respiración e influir en las emociones mediante el procesamiento de la forma en que su cuerpo se siente y responde a ciertos pensamientos y estímulos.

Ejercicio

El ejercicio es una de las formas más efectivas de tratar los trastornos de ansiedad, incluida la eclesiofobia. Las caminatas o trotes diarios pueden ayudar a alejar su mente de los pensamientos negativos y concentrarse en el presente. Los ejercicios cardiovasculares pueden ayudar a aliviar el estrés al liberar esas endorfinas, la sustancia química del cerebro que te hace sentir bien. Los ejercicios aeróbicos como andar en bicicleta, nadar y esquiar pueden ayudar a aliviar parte del estrés y el dolor relacionados con la eclesiofobia y también condicionan su mente para enfrentar mejor las situaciones estresantes.

reducir la cafeína

El consumo de grandes cantidades de cafeína y estimulantes a lo largo del día puede aumentar su ansiedad. La cafeína esencialmente pone a su cuerpo en un modo de lucha o huida que puede hacer que experimente más ataques de pánico, lo que se suma a sus síntomas de eclesiofobia. Por lo tanto, al ser más consciente de su consumo diario de cafeína, puede reducir algunos de los síntomas asociados con la eclesiofobia.

Lidiando con la eclesiofobia

Lidiar con el miedo de ir a las iglesias puede ser tedioso y agotador. Además de tener que explicar constantemente a las personas el motivo de su ausencia en bodas y ceremonias, también debe lidiar con los síntomas.
Sin embargo, una vez que aprendas a lidiar con eso, su control sobre tu vida se desvanecerá. Muchas personas ignoran la eclesiofobia e incluso afirman que no existe. Pero es importante entender que para una persona que experimenta este miedo, es tan real como puede llegar a ser.
Invierte en terapias y ten fe en que podrás superar tu miedo a las iglesias y llevar una vida normal y sin preocupaciones. Recuerda que tienes el poder de controlar tus miedos, ningún miedo puede ser imposible de abordar.
Con el esfuerzo y la dedicación adecuados, podrás disfrutar de tus próximas Navidades y asistir a bodas sin tener que inventarte excusas.

Deja un comentario