Eisoptrophobia: El Miedo a los Espejos

Descifrando la eisotrofobia: el miedo a los espejos

¿Odias la idea de mirarte en el espejo?

¿Es repulsiva la idea de ver tu reflejo en el espejo o en cualquier superficie reflectante?

¿Se angustia cada vez que ve superficies reflectantes, como utensilios de cocina o cubiertos?

Probablemente no tengas idea de por qué sucede esto. O tal vez estás tan acostumbrado a evitar los espejos que se ha convertido en una gran parte de tu rutina diaria. Mientras no haya creado ningún problema importante en su vida, simplemente puede evitarlo, ¿verdad?

Esta condición se llama eisoptrophobia o la fobia a los espejos donde la persona siente miedo extremo y repugnancia hacia los espejos y ver su reflejo. Aunque puede sonar aterrador, es curable.

La eisoptrofobia o el miedo a los espejos es muy similar a la espectrofobia , que es el miedo extremo a ver el propio reflejo y cómo puede aparecer.

¿Qué es la eisotrofobia?

Derivado del idioma griego, eisoptro significa espejo en griego, mientras que fobia significa miedo. Esta condición es un miedo a la reflexión donde la persona exhibe un miedo extremo y ansiedad sobre los espejos y la autorreflexión.

No hay que confundir esto con el odio o la aversión por los espejos. Es una condición médica en la que la persona no puede controlar su reacción a los espejos.

Todo lo que necesitas saber sobre la eisoptrofobia

Al igual que la mayoría de las fobias, la eisoptrofobia, también conocida como catoptrofobia, es una fobia simple. Las fobias simples o específicas se caracterizan por puntos gatillo. Como las fobias pertenecen a la categoría principal de trastornos de ansiedad, generalmente son causadas por una razón específica. En este caso, es el espejo.

La mayoría de las personas que tienen fobias son conscientes de su condición. Si bien entienden que el miedo no es razonable, son incapaces de combatirlo. No pueden controlar sus reacciones.
La mayoría de las fobias son causadas por razones que están fuera del control del individuo. Sin embargo, una vez que se enfocan en por qué sucede esto, pueden tratar su condición en consecuencia.

¿Qué causa la eisotrofobia?

Como la eisoptrofobia es el miedo a los reflejos, la eisoptrofobia tiene algo que ver con la forma en que una persona se ve a sí misma. Hay muchas razones por las que esto sucede. Sin embargo, al tratarse de un trastorno de ansiedad, podría deberse a las siguientes razones:
Superstición

Muchas supersticiones asociadas a los espejos pueden causar este trastorno. Hay muchas personas que sienten que hay demonios que residen en los espejos que te harán daño si te miras en ellos. Además, muchos presagios desfavorables están asociados con los espejos.

Trauma

Un trauma físico o psicológico importante infligido a una persona también puede causar este trastorno. Las personas que sufren acoso emocional o físico, como las víctimas de ataques con ácido, las personas que se han enfrentado a acosadores, bromistas o abusadores pueden desarrollar una profunda repulsión por su apariencia.
A medida que son atacados por su apariencia, comienzan a sentir que debe ser por eso que pasaron por una experiencia tan horrible. Verse en los espejos les recuerda sus dolorosas experiencias.

Baja autoestima

Las personas con baja autoestima sienten que no son lo suficientemente buenas ni a la vista ni en todos los demás aspectos. Estas personas también pueden desarrollar una fobia a mirar su reflejo.

Caso extremo de depresión

Las personas que luchan contra la depresión luchan contra sí mismas. Aunque puede haber muchas razones para la depresión, una razón importante es cómo se ve el paciente a sí mismo.
Afecta su confianza, autoestima, haciéndolos incapaces de amarse a sí mismos. Aunque no todas las personas con depresión son eisoptrofóbicas, puede ser uno de los efectos secundarios de la depresión.

Trastorno dismórfico corporal

En este trastorno, una persona comienza a obsesionarse con sus atributos físicos, como ojos grandes, cara gorda u orejas grandes, etc. Estos son defectos menores para los demás. Sin embargo, para la persona, es una fuente de vergüenza.
Aunque la mayoría de las personas se avergüenzan de esas cosas, eventualmente se olvidan de ellas. Sin embargo, quienes padecen este trastorno, se obsesionan con ellos constantemente. Por lo tanto, esto también puede conducir a una fobia a los reflejos.

Lesión

en la cabeza Tener un accidente que cause daño cerebral también puede provocar varias fobias. Junto con experiencias traumáticas severas, estas fobias pueden ser específicas. El cerebro funciona de manera diferente para las personas que han tenido una lesión en la cabeza. Precisamente por eso son víctimas indefensas, conscientes de la irracionalidad de sus miedos pero incapaces de cambiar su situación.

Hereditario

Esto es raro, pero si alguien en la familia tiene un trastorno similar, entonces uno puede heredarlo. Esto no tiene nada que ver con las experiencias personales de la persona. Dependiendo de qué tan intenso sea, se puede tratar en consecuencia.

Aunque las causas de la eisoptrofobia son complejas y están interrelacionadas con muchos problemas diferentes, una vez que aprende sobre ellas, es más fácil encontrar una solución.

Síntomas de la eisotrofobia

Para la mayoría de las fobias, los síntomas son similares. Sin embargo, si está pensando: » ¿Tengo eisoptrofobia ?», Puede dejar de preocuparse, ya que hay formas de averiguarlo. Es fácil detectarlos ya que los espejos y las superficies reflectantes son objetos visibles. Entonces, la reacción de la víctima es predecible.
Síntomas físicos

Los síntomas físicos para la mayoría de las fobias son similares. Son:
● Aumento de los latidos del corazón
● Ataques de pánico
● Sudoración
● Desmayos
● Náuseas o mareos
● Dificultad para respirar
● Temblores o espasmos musculares

Estos son más severos que los síntomas psicológicos.

Síntomas psicológicos

Aquí hay algunos síntomas psicológicos de la eisoptrofobia:
● Comportamiento irracional alrededor de los espejos
● Reacción de repulsión a los espejos
● Evitación extrema de las superficies reflectantes
● Gritos o gritos después de mirarse en los espejos
● La presencia de un espejo puede hacer que el paciente se sienta mal

Estos síntomas son menores pero indican claramente el problema. Si usted o alguien que conoce presenta tales síntomas, debe tomarlos en serio. La fobia es tratable, pero si no se controla, puede provocar problemas graves.

¿Cómo lidias con la eisoptrofobia?

Antes de ver a un experto para el tratamiento de la eisoptrofobia , debes preguntarte qué tan grave es la afección. La mayoría de las personas que se dan cuenta de sus fobias y se dan cuenta de que es una afección médica se sienten mucho mejor.
La mayoría de los médicos opinan que las fobias deben tratarse cuando se vuelven perturbadoras. Si todavía está en sus etapas iniciales, existen varios métodos para curarlos por su cuenta.

Autoayuda

Si se siente deprimido porque se pregunta: “ ¿Por qué tengo miedo a los espejos ?”, puede relajarse. Hay formas en las que puede tratar de lidiar con este trastorno por su cuenta.
Como la mayoría de las fobias se derivan de un encuentro personal o de una lesión en la cabeza, puede tratarlas en consecuencia. Sin embargo, debes recordar que lo más importante es saber qué provocó tu fobia. No puede disminuir los efectos de su fobia a menos que conozca la causa.
Estos son algunos de los métodos para el cuidado personal:
Técnicas de relajación

El yoga, la meditación o los ejercicios de respiración pueden ayudarlo a controlar el flujo de pensamientos. También ayuda con otros trastornos de ansiedad. El objetivo es entrenar tu mente y canalizar tus pensamientos positivamente.
Llevar un diario

Cuando lleva un diario personal, escribe sobre el día, los pensamientos y los sentimientos. Ayuda a resolver las emociones confusas y le brinda una salida saludable para canalizar y dejar salir sus sentimientos.
Actividades mentales Los

juegos como el sudoku, los juegos de palabras y los rompecabezas que mantienen su cerebro en funcionamiento y le enseñan muchas cosas nuevas lo mantendrán ocupado de manera positiva. Las actividades mentales son muy útiles en el entrenamiento de la mente.
Aprender a amarse a sí mismo

Si tiene poca confianza o autoestima, podría deberse a la influencia negativa de alguien durante un período prolongado. Tu objetivo es entender por qué te sientes así contigo mismo y cambiar tu perspectiva. Puedes hacer esto con la ayuda de muchas actividades como:
● Haz una lista de las cosas que amas y odias de ti todos los días
● Pregúntales a las personas qué sienten por ti
● Trabaja en tus defectos y aprecia tus buenas cualidades

El objetivo de estas actividades es aprender a amarte a ti mismo. Esto podría hacer que sea más fácil para ti ver tu reflejo.
Estas técnicas de autoaprendizaje tardarán en mostrar su efecto. Sin embargo, debes estar dispuesto a hacerlos. Sin embargo, si el caso es grave, podría ser necesaria la ayuda de un profesional.

Ayuda

profesional La ayuda profesional es para aquellos que no pueden controlar sus fobias. La mayoría de los terapeutas sugieren dos tipos de terapias:
Terapia conductual cognitiva

Con la TCC, el experto trata de encontrar el desencadenante y la causa de la fobia a través de sesiones. Hablan con sus pacientes y con el tiempo pueden encontrar la razón. A menudo, los pacientes son conscientes de la causa, pero a veces no están seguros. Usando su experiencia, los ayudan a recordar lo que sucedió.
Terapia de exposición

Aquí, el paciente es insensibilizado o expuesto a sus fobias en pequeñas dosis. Es como cuando nos vacunamos con una pequeña dosis del antígeno para generar anticuerpos. Del mismo modo, para desensibilizarse, un terapeuta utiliza varias técnicas para hacer que el paciente se enfrente a sus miedos. Es extremadamente efectivo para casos severos.
Terapia de atención plena

Cuando eres consciente de un problema, tu actividad cerebral cambia. Del mismo modo, en el caso de una fobia, un mayor sentido de conciencia sobre la fobia y el hecho de que no es razonable puede ayudar a curar la fobia. Hay varias formas de tomar conciencia de tus emociones y miedos.

Cómo evitar por completo

Aunque no puedes evitar la eisoptrofobia, puedes aprender a vivir con ella. Puedes buscar ayuda profesional y trabajar en ti mismo para manejarlo en gran medida.

Aprendiendo a hacer frente a la eisoptrofobia

La mayoría de las enfermedades de salud mental no tienen la cura perfecta. Pero si estás pensando en lo raro que es el miedo a los espejos y si se puede curar, no tienes por qué preocuparte.
Es cierto que una vez que te hayas sometido a un tratamiento para la eisoptrofobia, no empezarás automáticamente a admirarte en el espejo. Puede haber cierta vacilación para mirarse en los espejos, lo cual es normal.
Puede comenzar mirando las superficies reflectantes. Más tarde, si te sientes cómodo, puedes intentar mirar tu reflejo. Incluso si te sientes incómodo frente a los espejos, las terapias pueden ayudarte a reducir el efecto de tu fobia.

Conclusión La
eisoptrofobia no es algo por lo que sentirse avergonzado. Con o sin la cura, puede encontrar una forma de sobrellevar sus miedos. Sin embargo, debes mantenerte decidido a sobrellevarlo, a ver un día de tener miedo de mirarte al espejo . Con un esfuerzo oportuno, mejorará.

Deja un comentario