El Miedo al Crimen – Escelerofobia

 El intenso miedo al crimen

¿Casi tiemblas de miedo al salir por la noche?

¿Escucha un ruido afuera y se le hace un nudo en la garganta pensando que un ladrón puede estar más allá de su puerta?

¿Siempre revisa las cerraduras de las ventanas y puertas para asegurarse de que estén cerradas?

Si es así, es posible que sufra de miedo al crimen.

Este miedo puede comenzar de manera inocente, pero puede convertirse en una fobia en toda regla. El miedo al crimen es normal, pero una vez que el miedo se hace cargo de la vida cotidiana normal, se convierte en algo más que ser cauteloso.

¿Qué es el miedo al crimen?

El miedo al crimen, conocido como escelerofobia, es el miedo a cualquier cosa relacionada con el crimen, las personas con mala voluntad o los ladrones. La palabra se deriva del latín scelero, que es maldad, y phobos , que es miedo.

El miedo al crimen es normal. Vemos delitos todos los días en las noticias de nuestra sociedad moderna. Sin embargo, la extensión del miedo es lo que lo clasifica como una fobia. Una persona que sufre de escelerofobia se agota en su creencia de que tiene que estar vigilando por encima del hombro en todo momento para garantizar su seguridad y la seguridad de sus hogares y familias.

La idea constante de ser atacados o de que un intruso entre en sus casas se vuelve abrumadora. Cualquier persona nueva en su vecindario podría ser un agresor. Pueden creer que un compañero de trabajo los está acosando, o que cada ruido afuera en la noche podría ser un criminal.

¿Qué causa el miedo al crimen?

Hay muchos factores diferentes que pueden causar escelerofobia, incluidas las experiencias pasadas, el género y la edad.

El miedo a los delitos violentos puede ser más frecuente en las mujeres, principalmente debido a la mayor posibilidad de agresiones sexuales.

Las personas mayores también son propensas a sufrir escelerofobia, ya que a menudo creen que son objeto de robos y asaltos. La investigación ha demostrado que muchas personas mayores sufren de escelerofobia a pesar de que no hay pruebas de delitos reales contra las personas mayores.

Algunas personas que tienen miedo al crimen han visto a un amigo o ser querido convertirse en víctima del crimen. Esto puede llevarlos a ser demasiado cautelosos con sus propias vidas. Es posible que revisen las puertas con más frecuencia, miren por las ventanas todo el tiempo y escondan objetos de valor.

Los diferentes tipos de delitos que una persona ve o ha experimentado pueden provocar diferentes síntomas de escelerofobia, como un allanamiento, robo de automóvil, agresión sexual o un delito que involucró un arma. Cada uno puede conducir a la hipervigilancia o a estar demasiado alerta.

Los que viven en las grandes ciudades son más propensos a sufrir miedo a la delincuencia que los que viven en el campo.

Los medios de comunicación, por supuesto, pueden desempeñar un papel muy importante en el miedo a la delincuencia. Cuando uno escucha sobre violaciones, disparos a adolescentes o robos en casas, parece más probable que estos crímenes le sucedan a usted.

En la mayoría de los casos, quienes padecen un trastorno de ansiedad también pueden sufrir escelerofobia después de escuchar informes sobre delitos en su vecindario.

Síntomas de la escelerofobia

El miedo al crimen puede causar síntomas tanto físicos como psicológicos.

Los síntomas físicos de la escelerofobia incluyen:

  • Tension muscular
  • Inestabilidad
  • Transpiración
  • Evitar ciertas áreas
  • ocultar objetos de valor
  • Dificultad para respirar
  • Latidos cardíacos acelerados

Síntomas psicológicos del miedo al crimen

Los síntomas psicológicos del crimen incluyen:

  • Ansiedad
  • Incapacidad para hacer frente a la ansiedad.
  • Preocupación por ser atacado todo el tiempo
  • Sentirse vulnerable
  • Baja autoestima
  • Ataques de pánico

Tratamientos para la escelerofobia

El tratamiento para el miedo intenso al crimen puede comenzar con opciones de autoayuda, terapia profesional o una combinación de terapia y tratamientos con medicamentos.

Autoayuda: ¿Qué puedo hacer para ayudarme con la escelerofobia?

El tratamiento de la escelerofobia se puede hacer en casa para muchos, a menos que el miedo se apodere de toda su vida. Algunas de las cosas de autoayuda a considerar son:

Se ha demostrado que el ejercicio ayuda a las personas con una variedad de trastornos de ansiedad, incluida la escelerofobia.

El ejercicio cardiovascular suele estar en la parte superior de la lista, ya que ayuda a aliviar el estrés.

El entrenamiento de resistencia con pesas y el ejercicio aeróbico también pueden ayudar. El ejercicio aeróbico ayuda a liberar endorfinas, que son sustancias químicas en el cerebro que nos hacen sentir bien.

Otros ejercicios que pueden ayudarlo con el miedo al crimen incluyen andar en bicicleta, nadar, caminar, esquiar y trotar. Para aquellos que aman los deportes, muchos deportes pueden ayudar a aliviar el estrés, como el baloncesto, el ráquetbol y el tenis.

El yoga es otra gran opción para aquellos que sufren de escelerofobia. La razón principal es la meditación que puede ayudar a reducir la ansiedad. Comenzar a hacer yoga puede ayudarlo a tener un momento de tranquilidad y no solo a reducir la ansiedad, sino también a aliviar el estrés, que a menudo es la raíz del miedo al crimen.

Beber bebidas con menos cafeína puede ayudar con la escelerofobia. La cafeína hace que el corazón lata más rápido, nuestros cuerpos se tensen y puede intensificar la respuesta de huida o lucha. Esto puede conducir a ataques de pánico para aquellos que tienen miedo a la delincuencia.

Opciones de ayuda profesional

Si su miedo al crimen está interfiriendo con su vida, es posible que desee buscar ayuda profesional. Hay varios tipos diferentes de terapias que pueden brindarle algo de alivio.

La terapia cognitiva conductual a menudo se ofrece a las personas con trastornos de ansiedad. El objetivo principal es hacer frente al miedo y aprender que el miedo es irracional. Al analizar su miedo al crimen, cuando comienza a sentir que el miedo aumenta, puede usar las herramientas aprendidas en la terapia para hacer frente a los pensamientos. Esto ayudará a reducir los síntomas.

La terapia de exposición también se usa para los trastornos de ansiedad y ha ayudado a las personas con escelerofobia. Este tipo de terapia comenzará exponiéndolo al miedo ya sea en fotos o videos. La idea es ayudarlo a fortalecerse cuando los sentimientos aumentan para que pueda controlar los síntomas, incluidos los pensamientos y los síntomas físicos.

El terapeuta debe entender muy bien su miedo al crimen y brindarle la terapia en un ambiente seguro y controlado. La gravedad de sus síntomas jugará un papel muy importante para determinar si su elección de terapia es la mejor para usted. Si una terapia no se presenta correctamente, puede hacer que aumente el miedo.

Medicamentos utilizados para la escelerofobia: miedo al crimen

Según la gravedad de sus síntomas, su médico o terapeuta puede recetarle medicamentos. Los medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas, pero sin terapia, es posible que no se controle el miedo a la delincuencia.

Los medicamentos contra la ansiedad como Klonopin, Valium y Xanax a menudo se prescriben para personas con escelerofobia severa. Estos medicamentos ayudarán a prevenir los ataques de pánico y, por lo general, se proporcionan según sea necesario.

Los antidepresivos generalmente se recetan a personas que sufren de depresión. Sin embargo, algunos pacientes con trastornos de ansiedad han tenido éxito con medicamentos como Lexapro, Zoloft y Paxil. Una vez más, estos medicamentos solo ayudarán a aliviar los síntomas.

Consejos simples para evitar su miedo al crimen

Es posible que no pueda evitar por completo el miedo al crimen, sin embargo, hay algunos consejos para ayudarlo a tranquilizarse.

De acuerdo con la gravedad de su miedo al crimen, hay algunas cosas simples que se pueden hacer para ayudar a controlar su miedo:

  1. Cuando salgas de noche, lleva a un amigo.
  2. Estacione de noche en un área bien iluminada, lo más cerca posible de la entrada.
  3. Evite los garajes de estacionamiento si es posible.
  4. Lleva protección como una maza.
  5. Siempre hágale saber a alguien dónde estará cuando salga por la noche.
  6. Evite ver las noticias, especialmente antes de acostarse por la noche. Esto puede generar ansiedad, especialmente si vive solo .
  7. Evite el alcohol o beba menos. El alcohol puede causar ansiedad. Las personas con escelerofobia tienen ansiedad, lo que los lleva a tener más miedo al crimen.

Si ha sido víctima de un delito, lo mejor es hablar con un consejero y recibir la terapia adecuada. Demasiadas veces, nos culpamos a nosotros mismos por ser víctimas, lo que puede llevar no solo a la escelerofobia sino también a otros trastornos de ansiedad.

Puede aprender a sobrellevar el miedo al crimen y vivir una vida muy saludable y productiva .

Deja un comentario