Enoclofobia o miedo a las multitudes: Qué es, síntomas, causas y tratamiento

Hay muchas fobias diferentes, algunas más conocidas que otras. Pero, ¿has oído hablar alguna vez de la enoclofobia? Aunque el término es un poco largo, en realidad se refiere a un miedo con el que muchos de nosotros lidiamos regularmente… el miedo a las multitudes.

Es notable cómo en el lapso de unos pocos meses la visión de las multitudes ha adquirido un significado totalmente nuevo. Mientras que las calles abarrotadas de la ciudad solían ser no sólo una forma de vida sino, de hecho, un signo de vivacidad, en medio de COVID-19, las calles están vacías y donde hay multitudes, también existe el miedo.

enoclofobia

¿Pero qué pasa si tu miedo a las multitudes es anterior a COVID-19? ¿Y si la visión de las multitudes es suficiente para que quieras ponerte en cuarentena lejos del mundo? ¿Y si tienes miedo a las multitudes en sí mismas? Si es así, no eres el único, pero puede que te sorprenda saber qué significa realmente ese miedo, o cómo se llama, y qué hace falta para superarlo.

El miedo a las grandes multitudes no es poca cosa, así que echemos un vistazo más de cerca al miedo a las multitudes y veamos qué hay detrás de él.

¿Qué es la enoclofobia?

La enoclofobia es un miedo intenso a las multitudes. Mientras que muchas personas se sienten incómodas en las multitudes, alguien con enoclofobia experimentará un miedo insoportable e inexplicable.

Muchas personas con esta fobia harán todo lo posible para evitar por completo las situaciones en las que pueda haber multitudes. Esto suele repercutir significativamente en sus vidas y en su capacidad para realizar actividades cotidianas. Las mujeres también tienden a tener más miedo a las multitudes que los hombres, pero esto también puede deberse al hecho de que son más propensas a buscar tratamiento y a hablar de ello abiertamente.

Si una persona con miedo a las multitudes se encuentra con una situación de aglomeración de la que no puede escapar, es probable que responda de diferentes maneras: física, cognitiva y conductualmente. Además, no tendrán mucho control, si es que lo tienen, sobre la forma en que responden, por mucho que lo intenten.

Muchos de estos síntomas son comunes a todos los trastornos de ansiedad.

¿Qué causa la enoclofobia?

No se ha identificado una única causa de las fobias, ya sea biológica o de otro tipo. En general, se cree que las fobias provienen de una combinación de factores: la predisposición genética y la biología combinadas con un trauma específico. En el caso de la enoclofobia, la mayoría de las personas que padecen este trastorno pueden citar un acontecimiento traumático específico relacionado con las multitudes.

Algunos de los ejemplos que la gente ha citado como causa probable de su trauma relacionado con las multitudes incluyen el haberse perdido en una multitud cuando era niño, el haber estado atrapado o herido en una multitud, o el haber visto a otra persona atrapada o herida en una multitud.

También puede ser tan simple como haber crecido con padres sobreprotectores que no les dejaban entrar en las multitudes. La terapia suele ayudar a las personas a descubrir lo que ha desencadenado su enofobia.

¿Cuándo debo buscar ayuda para la enoclofobia?

Aunque la respuesta a esto es increíblemente personal, puede sonar a cliché decir que «lo sabrás» cuando estés preparado. Algunas personas se han vuelto muy expertas en poder evitar las multitudes y se sienten cómodas con su vida tal y como es, con la excepción de la ansiedad ocasional que sienten en torno a situaciones de aglomeración que no habían previsto. A otros les va bien simplemente usar suplementos de bienestar mental que pueden ayudar a proporcionar un poco de calma extra para evitar la sensación de agobio.* Pero ninguna de esas son realmente soluciones a largo plazo que aborden la causa del problema.

Si estás preparado para hacer un cambio en tu vida, acude a un profesional capacitado para obtener más ayuda y asesoramiento. Hay algunas formas comunes de tratar la enoclofobia, y un profesional puede ayudarte a analizarlas y decidir cuál es el mejor curso de acción para ti. Hay que tener mucho valor para admitir que se puede necesitar ayuda, y nunca debe ser algo de lo que te sientas avergonzado.

Síntomas más comunes de la enoclofobia

Los síntomas comunes de la enoclofobia que la mayoría de las personas que la padecen tienden a experimentar de una forma u otra incluyen

  • Temblores
  • Frecuencia cardíaca elevada
  • Náuseas y vómitos
  • Palpitaciones del corazón
  • Sensación de asfixia
  • Dolor de estómago
  • Mareos y dolores de cabeza
  • Desmayo
  • Pupilas dilatadas
  • Sensación de despersonalización o desesperación
  • Romper a llorar
  • Aferrarse a alguien
  • Necesidad repentina de escapar
  • Miedo extremo a la humillación pública

¿Quiénes padecen enofobia?

Según los sondeos en línea, casi el 90% de los encuestados que dicen padecer enoclofobia tienen 35 años o menos, y más del 63% son mujeres. Puede haber una correlación de factores como la cultura de la violación que hace que las mujeres se sientan menos seguras en los espacios públicos, o que los hombres tienden a tener más mentalidad de manada.

Afecciones relacionadas con la enoclofobia

Los síntomas enumerados anteriormente se superponen en gran medida con la agorafobia y, de nuevo, los dos están a menudo relacionados, aunque siguen siendo condiciones separadas.

Hay varias condiciones relacionadas con la enoclofobia que pueden afectar a su experiencia con ella, incluyendo:

  • Enoclofobia, que es el miedo a las multitudes
  • La demofobia, que es el miedo a las masas incontroladas de personas
  • Agorafobia que, como se ha mencionado, está ligada a los lugares públicos, pero puede ser desencadenada en parte por las multitudes de personas en ellos
  • Trastorno de Ansiedad Social, que se refiere a los temores generalizados de ser humillados delante de la gente, que naturalmente pueden ser exacerbados por grandes multitudes de personas

Los dos primeros son esencialmente versiones aún más específicas de un miedo a las multitudes, mientras que los dos últimos se refieren a diferentes tipos de fobias que pueden tener una superposición considerable con la enoclofobia.

Tratamiento para la enoclofobia

Al igual que otras formas de ansiedad, la enoclofobia se trata con terapia, medicación o una combinación de ambas.

La terapia más eficaz para ayudar a tratar el miedo a las multitudes es la terapia cognitivo-conductual (más comúnmente conocida como TCC). La TCC es un enfoque terapéutico doble, que busca la raíz de los pensamientos negativos y ayuda a convertirlos en un enfoque más positivo. En algunos casos, la TCC también puede incluir la desensibilización a las multitudes en pequeños pasos controlados. Es una terapia increíblemente eficaz, no sólo para las fobias, sino para la ansiedad y la depresión en general.

Algunas personas también pueden beneficiarse de una terapia de exposición más directa. Aunque ésta puede aumentar considerablemente la ansiedad de forma temporal, también ayuda a desensibilizar a las personas más rápidamente que otras formas de terapia. Sin embargo, esta terapia no es para todo el mundo y puede ser increíblemente dura mental y emocionalmente.

Si la fobia ha llegado a un punto en el que la terapia por sí sola no puede ayudar a reducir los síntomas, un profesional autorizado también puede recetar medicamentos contra la ansiedad. Esto puede ser a corto o largo plazo, dependiendo de la progresión de la terapia. Siempre debe ser prescrito y supervisado por un profesional.

¿Qué puedo hacer para mi enoclofobia?

En muchos casos, entre las sesiones de terapia, las personas que padecen enofobia pueden recibir «deberes» para trabajar su fobia por sí mismas (si se sienten capaces de hacerlo, por supuesto). Esto suele incluir intentar ir a lugares donde se sabe que puede haber multitudes, con una estrategia de salida suficiente y una persona de apoyo que ayude a facilitar el trabajo.

A algunas personas también les puede resultar útil tomar un suplemento para el estado de ánimo antes de encontrarse con situaciones que puedan incluir multitudes. Estos suplementos pueden ayudar a promover una sensación de bienestar mientras te esfuerzas y te enfrentas a tus miedos.* Cada experiencia positiva que tengas con las multitudes puede ayudarte a dar pasos hacia la superación de lo que puede parecer un obstáculo insuperable para la salud mental.

También puede ser útil informarse sobre las diferencias entre una multitud «estable» y una «inestable». Las multitudes inestables generalmente incluyen multitudes que se mueven hacia algo, como en un concierto. Si puedes evitar situaciones como esas que pueden volverse potencialmente peligrosas, recuperarás un poco más de tu poder mientras te mantienes a salvo.

Además, como ocurre con la mayoría de los trastornos de ansiedad, la meditación puede ser muy eficaz para ayudar a controlar este tipo de fobias. Puede ayudarte a aprender a vivir el momento y a dejar de lado las cosas que te preocupan que puedan ocurrir en el futuro. La meditación también te enseña técnicas de respiración útiles que puedes llevar contigo si te encuentras con cualquier situación estresante, no sólo con las multitudes. Ser capaz de centrarse cuando se siente una gran cantidad de estrés es una habilidad increíblemente útil para desarrollar.

Dado que gran parte de nuestra vida implica estar rodeado de posibles multitudes, como bodas, cumpleaños e incluso los desplazamientos al trabajo, afrontar el problema de frente es un buen paso para ayudarte a vivir una vida más feliz y cómoda.

La terapia es una herramienta esencial para ayudar a llegar a la raíz de los problemas. Otras personas optan por tomar medicamentos contra la ansiedad para controlar los síntomas. También hay suplementos para la salud mental que pueden ayudar a aliviar la sensación de agobio cuando la multitud es demasiado.

Independientemente de lo que elijas hacer, debes saber que tienes más poder del que crees y que siempre tendrás herramientas que te ayuden y personas que te apoyen en el camino.