Equinofobia – Miedo a los caballos

Tus amigos han estado hablando de montar a caballo este fin de semana para tomar un descanso de la ajetreada vida de la ciudad. Te preguntan si te gustaría acompañarlos y casi de inmediato te pones a sudar. Tus manos se vuelven inquietas. Su respiración se siente dificultosa.

Estás en un estado de pánico.

La idea de ser levantado sobre el lomo de una bestia galopante e inquieta no solo es poco atractivo para usted, sino que es absolutamente aterrador . Amas a tus amigos, pero ¿cómo les dices que no puedes ir a este viaje porque tienes miedo a los caballos?

El miedo a los caballos, también llamado equinofobia o hipofobia , es la explicación médica de por qué la idea de montar a caballo puede provocar angustia mental. El miedo desgarrador de caerse de un caballo al galope o de ser derribado por uno es un miedo real para muchos. Enfrentarlo requeriría una comprensión profunda de la naturaleza, los síntomas y las causas de la fobia.

 

La definición de equinofobia

La equinofobia es el miedo irracional y decidido a los caballos, a montar a caballo o incluso a acariciar a un caballo. A veces puede extenderse al miedo a otros animales con pezuñas, como los burros. Se desencadena por un miedo mórbido a las alturas o el trauma de caerse de un caballo en el pasado, ser pisoteado por uno o ver cómo le sucede a otra persona.

La mayoría de las personas desconfían naturalmente de los caballos por primera vez, pero ser equinofóbico sugiere un miedo extremo y poco saludable al animal.

El miedo a montar a caballo también puede ser genético. Un padre que tiene un miedo inexplicable a los caballos u otros animales con pezuñas puede transmitirlo inconscientemente a su descendencia. Cualquiera que sea la causa de la fobia de uno a los caballos, la reacción es la misma: un deseo irresistible y persistente de evitar los caballos y de quererlos a toda costa.

Muchos equinofóbicos tienen la suerte de tener pocos encuentros con caballos. A diferencia de los pájaros, las serpientes, los gatos o los perros, por lo general no tienes encuentros fortuitos con caballos. Detectarlos en entornos urbanos es poco común. Por lo tanto, la fobia rara vez se manifiesta o causa una amenaza real para la calidad de vida de una persona.

Sin embargo, si quieres hacer ese viaje con tus amigos y que tus miedos no impidan tu diversión, es posible superar tu equinofobia.

 

Síntomas de la equinofobia

Al igual que otras fobias, su miedo agudo a los caballos tiene una serie de signos reveladores que ayudan a diagnosticar su condición específica y ponerla en perspectiva. Solo pensar en un caballo, o incluso ver al animal en un libro, te deja hiperventilando. Otros tienen que enfrentarlo físicamente para que sus síntomas se manifiesten. De cualquier manera, los síntomas comunes de la equinofobia incluyen:

  • Náusea
  • Gritando y llorando
  • Ataque de pánico
  • Ataque de nervios
  • Sudoroso
  • Dificultad para respirar
  • Ansiedad
  • actuando histérica
  • corazón acelerado
  • Temblor

 

Cómo tratar tu miedo a los caballos

Aunque de gran tamaño, los caballos son, en su mayor parte, animales mansos. Es posible que su instinto no parezca descabellado y sentir miedo de los caballos puede parecer normal, pero si desea superar esta ansiedad, hay muchas opciones disponibles a su disposición.

Cómo ayudarse a sí mismo

Las siguientes son formas en que puede ayudarse a superar este miedo morboso a los caballos. ¿Se puede curar la equinofobia? ¡Sí! ¡Por supuesto!

1. Aprendiendo sobre los caballos

Una forma de ayudarte a curar tu fobia es leyendo sobre caballos. Descubrirá que, si están bien educados, los caballos no son tan dañinos como parecen. Convierte tu miedo en amor y admiración estudiando a estas criaturas. Mire películas y documentales que los discutan. Obsérvalos en un ambiente controlado como el zoológico donde no tienes que montar o acercarte a ellos.

2. Desensibilización gradual

Esta es una estrategia que funciona para la mayoría de las fobias. Te ayuda a reducir el poder que tu miedo tiene sobre ti al familiarizarte gradualmente con la presencia del desencadenante. Puede programar visitas a un rancho, zoológico o cualquier otro lugar donde pueda encontrar un caballo. Comience acariciando o simplemente aprendiendo a tocarlos. Deja que coman de tus manos. Sujeta sus riendas o da un paseo con ellos. Lento pero seguro, terminarás montando a caballo preguntándote por qué tenías tanto miedo de estas criaturas en primer lugar.

3. Ejercicios de respiración

La falta de aliento es un síntoma popular de la mayoría de las fobias . Practicar ejercicios de respiración regulares es una forma segura de ayudar a regular la respiración y controlar la ansiedad.

Obtener ayuda profesional

Independientemente de lo lejos que pueda llegar con la autoayuda, la equinofobia sigue siendo una condición psicológica. Puede requerir la atención de un profesional de la salud calificado para tratarlo adecuadamente. Las siguientes son posibles terapias comúnmente utilizadas para tratar tales fobias:

1. Terapia conductual cognitiva

Este procedimiento ayuda al paciente a reemplazar patrones anormales de pensamiento por otros más positivos y tranquilizadores. Te ayudan a comprender que tu reacción a los caballos es extrema y se basa principalmente en escenarios aterradores que has construido y amplificado en tu cabeza. La TCC lo arma con las herramientas apropiadas necesarias para hacerse cargo de su mente y volver a navegar sus pensamientos.

2. Consejería

Muchas veces, lo que la mayoría de los pacientes necesitan para su fobia es un asesoramiento adecuado. Contar con la ayuda de un terapeuta para que te aconseje sobre tu miedo y te coloque en el camino de la atención plena y la libertad es otra forma de superar la equinofobia.

 

Cómo hacer frente a la equinofobia

Trate de no vivir su vida evitando constantemente las situaciones relacionadas con los caballos. Es por eso que la terapia de exposición es una gran parte de su proceso de recuperación. Únase a un grupo de apoyo de personas que experimentan problemas similares. A nadie le gusta sentirse solo y asustado.

Aprender que la equinofobia puede ser genética podría estimularlo a superar su miedo por las generaciones futuras. Dales el regalo de una vida llena de diversión sin ataques de pánico inducidos por caballos.

Practique ejercicios de meditación y respiración durante el proceso de desensibilización. Haz ejercicios físicos y mantente en forma para ganar más confianza y serenidad mientras conduces.

 

La línea de fondo

Es posible que casi nunca te encuentres con un caballo en un entorno urbano. Pero superar su miedo a los caballos puede hacer maravillas con su autoestima y ampliar su lista de pasatiempos. También es una forma segura de modelar un comportamiento positivo. Cree que puedes hacer esto. Visualízate a ti mismo algún día cabalgando valientemente por un campo sin ninguna preocupación en el mundo.

Deja un comentario