Escoptofobia – Miedo al contacto visual

No apartes la mirada de la escoptofobia

¿Tienes miedo de la gente? Muchos de ustedes podrían responder con un enfático ¡No!

Digámoslo de otra manera: ¿Tienes miedo de hacer contacto visual? Si es así, entonces sigue leyendo.

Tal vez te hayas sentido nervioso al ver a otro ser humano a tu lado en la calle, o mantuviste los ojos en el suelo mientras estabas en la caja registradora de una tienda de comestibles. ¿Te cuesta hacer contacto visual cuando estás en un grupo de amigos? ¿Te sientes con la lengua trabada y experimentas la boca seca al pensar en otra persona mirándote?

Bueno, todos estos son signos reveladores del muy común miedo al contacto visual, o escoptofobia , como lo llaman los psicólogos.

Si bien este miedo puede sonar tonto, puede hacerte sentir triste y temeroso. Para las personas que sufren de escoptofobia, el miedo a hacer contacto visual es una realidad muy real y cotidiana.

Sin embargo, cada problema tiene una solución, y este también tiene una, de hecho, muchas. Puede encontrar las soluciones a la escoptofobia, también conocida como escopofobia, una vez que identifique su causa o causas.

¿Qué causa la escoptofobia?

Como la mayoría de las fobias sociales, la escoptofobia se remonta a eventos traumáticos de la infancia que podrían haberlo sacudido mucho sin que usted se diera cuenta en ese momento. Es posible que algunos amigos se hayan burlado de ti o se hayan burlado de tu forma de hablar o de tu apariencia. O podría haber sido algo mucho más grave, como la intimidación, que puede haberte dejado destrozado y destrozado. También podría haber sido un incidente que en realidad no fue tan grave.

Muchos de nosotros desarrollamos un alto nivel de autoconciencia durante nuestra fase de crecimiento, como la adolescencia. Con el tiempo, podemos desarrollar escoptofobia. La falta de confianza en sí mismo o de autoestima puede hacerte propenso a desarrollar el miedo al contacto visual.

También se sabe que ciertas condiciones médicas, como la epilepsia, desencadenan el miedo a hacer contacto visual. Los investigadores hablan sobre el campo de visión y la percepción de amenazas mientras analizan la escoptofobia. Para usted, esta mayor ansiedad y el miedo que la acompaña de hacer contacto visual pueden afectar su vida social.

¿Qué significa la escoptofobia?

La fobia es un sentimiento que se encuentra profundamente enterrado en su mente y que se expresa de múltiples maneras. Se desencadena por el más pequeño de los eventos o vistas o incluso por una mirada dura de alguien. El término escoptofobia proviene de la palabra skopein , que significa ‘mirar o examinar’, y phobia , que significa ‘miedo’.

Seamos sinceros. No muchos de nosotros somos extrovertidos o grandes oradores públicos . En realidad, puedes ser introvertido y tener bastante éxito en tu vida, siempre que tengas otras cualidades que compensen tu falta de habilidades sociales.

Sin embargo, la escoptofobia es un animal extraño que, en casos extremos, puede llevarte a retirarte por completo de las interacciones sociales. Puede impedirle participar en actividades cotidianas, como visitas al médico o usar el transporte público.

En realidad, el rango de la condición psicológica generalmente conocida como “miedo a hacer contacto visual” es mucho más amplio de lo que piensas.

De hecho, se encuadra dentro de la amplia clasificación de quejas agrupadas como trastornos de ansiedad social (SAD). Más que el miedo al contacto visual, esta condición puede conducir a serios problemas de percepción social que pueden afectar su vida personal y profesional.

Por ejemplo, la falta de contacto visual a menudo se considera una señal de falta de confianza, ya sea que esté en una cita o asistiendo a una reunión oficial a través de Skype.

¿Es común la escoptofobia?

Sí lo es. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, aproximadamente el 12 por ciento de la población adulta ha sufrido un trastorno de ansiedad social, como la escoptofobia.

Síntomas de la escoptofobia

Por lo general, se encuentra que una mayor sensación de ansiedad es la causa de la escoptofobia, pero sus síntomas pueden ser diferentes de los que podría experimentar su amigo.

Los investigadores han clasificado ampliamente los síntomas en dos categorías. Primero, los síntomas físicos, que se basan en cómo reacciona tu cuerpo ante una situación. Y segundo, los síntomas psicológicos, que indican cómo tu mente percibe la amenaza.

Síntomas físicos

  • Abundante sudoración
  • Evitar extraños o grupos grandes
  • Rubor
  • Aumento de los latidos del corazón
  • Transpiración
  • Temblor
  • Boca seca
  • Pérdida de concentración
  • Ataques de pánico

Síntomas Psicológicos

  • Miedo a enfrentar a la gente.
  • Ansiedad
  • Percepción de amenazas
  • Miedo a los extraños
  • sueños inquietantes

Si bien estos síntomas generalmente se han asociado con personas que sufren de escoptofobia, pueden variar ampliamente de persona a persona.

¿Cómo lidias con la escoptofobia?

Los psicólogos a menudo pasan por alto la escoptofobia y no recibe la atención que generalmente se reserva para otros miedos más graves. Sin embargo, esto no disminuye la gravedad de la condición. La mayoría de las personas sufren en silencio, pero hay muchas opciones de tratamiento disponibles, que van desde opciones de autoayuda hasta ayuda profesional.

Autoayuda: ayudarse a sí mismo

Antes de buscar ayuda profesional, puede explorar cómo puede ayudarse a sí mismo a superar la escoptofobia. Por supuesto, puede ganar más si logra superar esta condición.

Para empezar, trabaja tu autoestima. Cree en ti mismo. Practique pensamientos positivos y de autoafirmación. Refuércese a sí mismo que es un individuo fuerte, seguro de sí mismo y dueño de su propia mente.

También puedes probar las siguientes opciones:

  • Practica técnicas de relajación, como el yoga, para calmar tu mente. Todo está en la mente, como bien sabes. También te ayudará a desviar tu mente de los pensamientos negativos que te agobian.
  • Practica técnicas de respiración. Practique la respiración lenta y profunda para deshacerse de la ansiedad.
  • Tome un buen consejo. Esto podría ser de cualquier persona en la que confíes, como tu mejor amigo o alguien con quien te lleves bien.
  • Sal a dar un paseo por el parque. No necesariamente trotar, pero una caminata relajada realmente puede calmarlo.
  • Cierra tus ojos. De acuerdo, tienes que mirar a la gente a los ojos. Pero esta técnica lo ayudará a aislarse de su entorno externo por un tiempo, al igual que lo hacen sus auriculares con cancelación de ruido.
  • Leer libros de autoayuda. Leer libros escritos por personas que han superado su miedo al contacto visual puede ser de gran ayuda.

Ayuda profesional para el miedo al contacto visual

Si los métodos de autoayuda no tienen éxito, puede comunicarse con un psicólogo o un terapeuta conductual para que lo ayude a controlar su fobia. Ellos pueden ayudarlo metódicamente a través de una variedad de terapias.

Uno de los tratamientos psicológicos más populares para tratar la escoptofobia es la terapia autosistémica (SST), un método de intervención conductual para mejorar sus habilidades interpersonales. La terapia cognitiva conductual y la terapia de exposición también son dos líneas de tratamiento muy recomendadas.

Abre tus ojos. No tienes que vivir con escoptofobia

A diferencia de otras fobias, como el miedo a las serpientes, tienes muchas más posibilidades de superar tu miedo a hacer contacto visual. Una combinación de técnicas de autoayuda y algo de ayuda profesional puede contribuir en gran medida a mejorar su calidad de vida.

Incluso si no superas este miedo por completo, aún puedes mejorar mucho, lo que a su vez aumentará tu autoestima y confianza en gran medida.

Básicamente, ser capaz de controlar tu mente es clave para superar la escoptofobia. Es tu mente, después de todo.

Deja un comentario