Estigiofobia – El miedo al infierno

Explicación del miedo al infierno

¿La idea del infierno o de su posible existencia te deja en un estado de pánico o cansancio? ¿Te pones sudoroso e inquieto solo de pensarlo? ¿Te despiertan las pesadillas del infierno en la noche? Bueno, no estás solo.

Muchas personas, especialmente aquellas que tienen inclinaciones religiosas, tienen una fobia morbosa de miedo a ir al infierno. ¿Y por qué no lo harían? Se promociona como la capital del sufrimiento del más allá. Ningún nivel de sufrimiento o dolor en la tierra puede compararse con el tipo que se dice que ocurre en el infierno. No es de extrañar que experimente una gran ansiedad al pensar en el lugar.

El miedo al infierno, también llamado stygiophobia o hadephobia, no está desconectado del miedo a la muerte que existe en la mayoría de los humanos. Si la idea del infierno te mantiene despierto por la noche o te distrae durante el día, es seguro decir que sufres de estigiofobia.

Sin embargo, el tratamiento es posible. Otros que padecen esta fobia han aprendido a manejarla con éxito, incluidos aquellos que son devotos religiosos. El primer paso es aprender cuál es tu fobia y qué desencadenó su existencia en ti.

¿Qué es el miedo al infierno?

La mitología griega antigua, la Biblia, el Corán y muchos otros documentos religiosos hablan de un lugar llamado infierno. Un lugar donde las almas de aquellos que no vivieron de acuerdo con ciertos principios religiosos son enviadas para ser torturadas por toda la eternidad.

Se utiliza como una herramienta de advertencia para defender la moralidad y mantener a los seguidores obedientes a un dios. Su contraparte, el cielo, es conocido como un lugar de abundante bondad y descanso, una recompensa para quienes viven de acuerdo con los dictados de su religión. Científicamente hablando, no hay evidencia irrefutable de la existencia de este lugar llamado infierno.

Siguiendo la lógica de su existencia, las únicas personas que podrían probar o refutar su realidad son los muertos. Se trata, por tanto, de un tipo de fobia muy peculiar. A pesar de que sus víctimas entienden que no hay pruebas de su realidad, todavía parecen no poder deshacerse de su miedo morboso al infierno.

Lo que esto significa es que la base de tu miedo se basa puramente en el conocimiento que has asimilado de las diferentes fuentes religiosas que hablan del infierno. Entonces ha desarrollado un miedo malsano de un lugar del que no está completamente seguro de que exista. Sin embargo, tu miedo es muy comprensible.

Más allá incluso de los textos religiosos, una búsqueda rápida en línea de «infierno» conduce a las descripciones más gráficas de una cámara de tortura que es tan inquietante mentalmente como físicamente agotadora. Tripulado por un demonio y su liga de demonios, su único trabajo es causar dolor y atormentar tu alma por una eternidad.

Honestamente, ¿qué no hay que temer?

Síntomas de la estigiofobia

Como ya sabes, la mente es una entidad fenomenal que puede traducir incluso los escenarios más infundados en síntomas físicos. La mayoría de las fobias son una amenaza psicológica y física para su bienestar y la estigiofobia no es una excepción.

Síntomas físicos

  • trastorno de ansiedad
  • Insomnio
  • teísmo extremo
  • Ataques de pánico
  • Alta presión sanguínea
  • Pérdida de apetito
  • Respiración dificultosa
  • hiperventilando

Síntomas Psicológicos

  • Depresión
  • Sueños malos
  • Culpa constante
  • Inquietud
  • Miedo a la muerte
  • Miedo a la oscuridad

Cómo superar el miedo al infierno

Afortunadamente, no se pierde toda esperanza. Las personas con estigiofobia pueden superar su fobia al miedo al infierno y vivir una vida muy saludable y satisfactoria.

autoayuda

Las siguientes son algunas de las formas en que puede ayudarse a sí mismo a superar su ansiedad por miedo a irse al infierno.

  1. Busque sobrevivientes
    Muchas personas han superado la estigiofobia. Búscalos. Póngase en contacto con ellos o únase a su comunidad en línea. Esto te salvará de sentirte solo en tu dolor y podrás aprender lo que hicieron o están haciendo otras personas que lucharon con este miedo.
  2. Limite la exposición
    Si lo único que obtiene de los textos religiosos o de un determinado entorno religioso son mensajes que infunden miedo y provocan pánico, tal vez considere limitar su exposición a tales cosas.
  3. Hable con un consejero
    Puede hablar con un consejero experimentado que puede ayudarlo a comprender que no tiene que vivir en un miedo perpetuo al infierno.
  4. Ayúdese a sí mismo
    Practique ejercicios de respiración y meditación. Busque sus propias verdades estudiando y haciendo preguntas. Desarrollar un sentido innato de la moralidad derivado de sus valores personales y sociales. No deberías necesitar la amenaza del infierno para animarte a hacer lo correcto.

Ayuda profesional

Más allá de la autoayuda, necesitará la experiencia y los conocimientos de un psicoterapeuta u otro especialista en salud mental. Esto le permitiría acceder a procedimientos probados y basados ​​en evidencia administrados por profesionales. Los expertos estudian y se preparan para casos como el tuyo, dales la oportunidad de ayudarte. Algunos métodos de terapia profesional incluyen:

Terapia conductual cognitiva (TCC)

Este procedimiento se usa popularmente en personas con trastornos de ansiedad o tendencias fóbicas irracionales. El proceso asegura que el paciente comprenda la naturaleza de su fobia desde sus raíces. Desglosada en unidades más pequeñas y fáciles de digerir, la TCC ayuda al paciente identificando patrones de pensamiento que alimentan su ansiedad y brindándole rutas alternativas y saludables hacia la atención plena y la salud mental.

Terapia conductual dialéctica (DBT)

Este es otro procedimiento utilizado por expertos para tratar trastornos mentales, ansiedad y depresión. Los beneficios de este tratamiento incluyen regulación emocional, atención plena, reorientación cognitiva, manejo del estrés y la ansiedad.

Habla sobre tu miedo con aquellos en quienes confías tanto dentro como fuera de tu círculo. Ver un problema a través de los ojos de otra persona puede ayudar a brindar cierta perspectiva sobre lo que es un peligro real o imaginario.

Puedes superar el miedo al infierno

Es importante recordar que no estás indefenso o impotente frente a tu condición. Al igual que otros sobrevivientes, eres capaz de hacer el trabajo mental y físico necesario para vivir una vida más gratificante. Los consejos anteriores junto con la terapia profesional prescrita son las mejores maneras de pasar de ser una víctima de estigiofobia a un sobreviviente.

Deja un comentario