Febriphobia-El miedo a la fiebre

Descifrando la febrifobia: el miedo a la fiebre

¿Te ves llorando de la noche a la mañana cuando un ser querido sufre de fiebre leve? ¿Revisa constantemente en Google los posibles síntomas asociados con la fiebre mientras los resultados le dan escalofríos?

Si la idea de que un familiar cercano padezca fiebre te pone nervioso y temeroso, posiblemente seas víctima de la febriofobia, el miedo a la fiebre.

También conocido como Fibriphobia o Fibriophobia, este miedo extremo a la fiebre puede afectar a personas de todas las edades, géneros y clases sociales. Por lo tanto, intentemos comprender la febrifobia y aprendamos sobre el tratamiento de la febrifobia para ayudar a quienes la padecen.

¿Qué es la febrifobia?

La fiebre es un problema médico común que enfrentan la mayoría de los niños e incluso algunos adultos. Lo que no es tan común es el miedo a la fiebre que muestran algunos cuidadores al ver a sus hijos padecer la enfermedad. Cuanto más alta es la temperatura corporal del niño, más preocupado se pone el cuidador.

No importa cuán histérica y exagerada te parezca la fobia, existe. Es poco probable que una persona desarrolle miedo a la fiebre, pero los pocos que la padecen pasan noches sin dormir. Aunque es poco común, se debe informar sobre la febrifobia, sus causas, síntomas y tratamientos, y las formas de sobrellevarla.

La fiebre, que en sí misma es un síntoma de diversas enfermedades y padecimientos, puede provocar ansiedad, miedo y otros signos de agonía mental.

Antes de continuar, es importante darse cuenta de que la fiebre es un signo o síntoma de una infección o enfermedad que el cuerpo puede contraer, no una enfermedad en sí misma. No es la fiebre lo que perturba a la persona que padece febrifobia, sino las complicaciones que la acompañan.

Significado de febrifobia

El término febrifobia se deriva de la palabra latina “Febri”, que significa fiebre, y la palabra griega “Phobia”, que significa miedo.

Causas de la febrifobia

Debido a que las fobias como la febriofobia son raras y no se encuentran con tanta frecuencia como otras fobias comunes, se considera una fobia irracional y poco realista. Dicho esto, al igual que cualquier otra fobia, la febrifobia puede estar causada por múltiples factores, algunos de los cuales son los siguientes:

La predisposición genética es una causa muy probable de esta fobia. Si alguno de sus antepasados ​​tenía miedo a la fiebre, podría haberlo transmitido a las generaciones venideras. La química hereditaria, genética y corporal es un factor importante que contribuye al desarrollo de fobias.

Las causas ambientales también son una posibilidad. Las personas que crecen en un ambiente donde otras personas son susceptibles a los horrores de la fiebre son propensas a desarrollar febrifobia. Tus fobias se arraigan en tu sistema de creencias si creces absorbiendo nociones similares.

Las experiencias traumáticas pasadas resultan ser una de las razones más comunes para desarrollar una fobia. Un evento traumático de la infancia puede tener un impacto profundo en ti. Subconscientemente siempre permanece en la parte posterior de tu cabeza. Si ha tenido una mala experiencia con la fiebre, es probable que la trate como un estímulo fóbico.

¿Cómo es la febrifobia?

Si usted o un allegado sufre de Febriofobia, se verá a sí mismo, o a ellos, experimentando un profundo y desagradable estado de inquietud y pánico, solo con la sola mención del término “fiebre”.

Aunque se consideran irracionales y exageradas, tus fobias pueden distraerte de hacer incluso las tareas más básicas de la casa, impedir que te concentres en tareas cortas y fáciles y convertirse en un obstáculo, sabes que se ha apoderado de una mejor parte de ti, mental y mentalmente. físicamente iguales.

Si desea estar seguro de si lo tiene o no, tenemos una lista de algunos síntomas que debe tener en cuenta.

Síntomas de la febrifobia

La gravedad de una fobia varía de persona a persona. Es muy poco probable que un miedo cause daño, pero cuando desarrollas un miedo, estás sujeto a varios síntomas, tanto físicos como psicológicos, que determinan la presencia del miedo en tu cabeza.

Si temes haber desarrollado el miedo a la fiebre, mantén los ojos abiertos a los siguientes síntomas:

Síntomas Psicológicos

– Ansiedad
– Colapsos nerviosos
– Ataques de pánico
– Cambios de humor
– Irritabilidad

Síntomas físicos

– Temblores y sudoración excesivos
– Escalofríos y nervios constantes ante la mención de “fiebre”
– Sensación
de ahogo – Náuseas y dificultad para respirar
– Latidos cardíacos rápidos
– Presión arterial alta
– Boca seca y sensación de entumecimiento
– Problemas para concentrarse
– Urgencia constante de visitar el inodoro
– Fuertes dolores de cabeza.
– Mareos

¿Cómo lidiar con la febrifobia?

Antes de comenzar su viaje para lidiar con la febrifobia, vencerla y emerger como un ganador sin miedo, debe comprender la diferencia entre disgusto y miedo . El disgusto es su respuesta emocional a un estímulo en forma de rechazo y repulsión. Cualquier cosa que se considere impropia, desagradable, contaminada u ofensiva puede desencadenar su aversión hacia ella.

El miedo, por otro lado, es la emoción que se evoca cuando sientes una sensación de amenaza, dolor o peligro de un objeto o situación.

Si crees que sufres de esto último cuando se trata de fiebres, lamentablemente estás sufriendo de febrifobia. Sin embargo, no es nada de lo que avergonzarse, hay muchas formas de enfrentarlo, tratarlo y conquistarlo.

Autoayuda: ¿qué puede hacer para ayudarse a sí mismo?

Comience hablando de su fobia con una persona de su confianza. Confiarte tus miedos, sin importar cuán irracionales te parezcan, puede ayudarte a lidiar con ellos. También puede escribir sus miedos y factores desencadenantes en un diario cada vez que experimente su fobia.

Hacer ejercicio también puede ayudar. No importa cuán severas o leves sean sus agonías mentales y físicas, el ejercicio siempre ayuda a combatir los síntomas, fortaleciendo su cuerpo y su mente más saludable.

Ayuda profesional para el miedo a la fiebre: las opciones disponibles

El método de tratamiento más aceptado, popular y efectivo para la febrifobia son los tratamientos de conversación. Una simple sesión de asesoramiento con un profesional que pueda identificar sus cambios de comportamiento y realizar una sesión individual para reconocer sus miedos puede disminuir su fobia.

Otros métodos reconocidos para tratar una fobia incluyen:

Terapia conductual cognitiva: su terapeuta identifica los patrones de pensamiento negativos que persisten en su mente. Estos patrones pueden afectar su percepción de ver cosas y situaciones que pueden amplificar sus miedos.

Terapia de exposición: estás expuesto a tus miedos. Se le anima a enfrentar sus miedos todos los días, poco a poco hasta que ya no sea sensible al miedo a las fiebres.

¿Cómo hacer frente a la febrifobia?

No se puede enfatizar lo suficiente cómo la autoayuda es una de las mejores rutas para hacer frente a la febrifobia, o cualquier fobia para el caso. Cuando sus miedos no logran separarse de usted incluso después de años de tratamientos rigurosos, la autoayuda viene al rescate.

Practicar algo tan simple y básico como la respiración puede ayudarte a calmar los nervios. La meditación también puede ser extremadamente útil para tratar la ansiedad inducida por el miedo a la fiebre. Escribe un diario. Hablar con amigos. Consulte a un terapeuta. Elige un pasatiempo. Expóngase a sus miedos.

Hay algunas de las maneras más fáciles de vivir una vida dominada por tus miedos. Inculcar tales prácticas en su rutina diaria lo ayudará a pacificar los síntomas asociados con su fobia y, a cambio, lo ayudará a llevar una vida mejor y más saludable.
Palabras finales
Por mucho que necesite hacer frente a sus traumas y salir victorioso de ellos, es crucial que no sea muy duro consigo mismo. Date el tiempo y permítete el tratamiento que necesitas para sobrellevar tus miedos. Recuerde, aunque su fobia no se puede curar por completo, se puede disminuir a un grado que ya no le afecte negativamente. Siempre hay luz al final del túnel.

Deja un comentario