Germafobia – Miedo a los gérmenes

Esta publicación puede matar hasta el 99 por ciento de los miedos a los gérmenes

Si bien todos tenemos miedos, las fobias tienden a ser más excesivas o irrazonables que los miedos estándar. En el caso de la fobia a los gérmenes, la ansiedad y la angustia causadas por el miedo a los gérmenes son desproporcionadas con respecto al daño que los gérmenes pueden producir. Aún así, una persona que muestra miedo a los gérmenes probablemente hará todo lo posible para evitar la contaminación.

¿Cree que la ansiedad y el estrés relacionados con su miedo a los gérmenes y a enfermarse están controlando su vida? ¿Te preocupa tocar superficies utilizadas por el público en general? ¿Su miedo se extiende al miedo de tocar a otros o entrar en pánico cuando alguien se acerca demasiado?

La germafobia es un miedo altamente incapacitante que puede hacer que sea casi imposible vivir una vida normal. Si experimenta síntomas de germaofobia, como miedo severo a la contaminación y fijación con la limpieza, la vida diaria puede ser difícil. Eso no quiere decir que no haya esperanza.

Afortunadamente, existen numerosas formas efectivas de tratamiento de la germafobia , algunas de las cuales se basan en la terapia. El objetivo del tratamiento de la germofobia es ayudar a los pacientes a sentirse más cómodos con los gérmenes, mejorando así su calidad de vida. Los enfoques de tratamiento para esta fobia implican una combinación de medicamentos, terapia y medidas de autoayuda. Sin embargo, el paso inicial para manejar la fobia es identificar por qué la tienes.

Los psicólogos utilizan el término germofobia para explicar un miedo patológico a las bacterias, los gérmenes, la contaminación, los microbios y las infecciones. Una gama de otros términos como bacillofobia , misofobia y verminofobia dan significado a la germafobia. Los problemas relacionados con esta fobia tienen una estrecha relación con el TOC o trastorno obsesivo-compulsivo. Las personas con TOC a menudo tienen temores de contaminación y rituales de descontaminación relacionados, como el lavado compulsivo de manos, compulsiones de limpieza y lavado, y evitación de posibles contaminantes.

Los fobias a los gérmenes también suelen tener compulsiones de limpieza y lavado y evitan posibles contaminantes. Las compulsiones de descontaminación tienden a consumir sus vidas. La limpieza excesiva y que consume mucho tiempo, los baños y duchas ritualizados para eliminar los gérmenes y la suciedad percibidos, el aseo extremo, el cepillado de dientes y el enfoque continuo en la evaluación de la amenaza de infección pasan factura.

El lavado persistente puede provocar piel roja, agrietada, seca o irritada, así como molestias y lesiones en la piel, que son susceptibles de infección y sangrado. La práctica de evitación puede implicar el uso excesivo de cremas antibacterianas, desinfectantes para manos o evitar los apretones de manos. El individuo también puede evitar ciertos pasillos de supermercados, hospitales o consultorios médicos. La combinación podría tener un impacto perjudicial en la salud, el trabajo y la vida social.
 

Síntomas de la germafobia

Psicológico

  • Miedo intenso o terror a los gérmenes.
  • Preocupaciones, ansiedad y nerviosismo asociados con la exposición a gérmenes
  • Pensamientos de exposición que conducen a una enfermedad.
  • La sensación de impotencia para controlar una fobia que reconoces como extrema o irrazonable
  • Intentar distraerse de los pensamientos sobre gérmenes o circunstancias que implican gérmenes
  • Abandonar o evitar las circunstancias que se percibe que conducen a la exposición a gérmenes
  • Problemas para funcionar en el trabajo, el hogar o la escuela debido al miedo a los gérmenes TOC.
  • Pasar una cantidad considerable de tiempo preparándose, pensando o posponiendo situaciones que podrían implicar gérmenes.

Físico

  • Escalofríos o sudoración
  • mareo
  • Latidos rápidos
  • Hormigueo
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Inquietud

Gradualmente, los pacientes pueden imponerse numerosas limitaciones, por ejemplo, negarse a tocar las perillas de las puertas o darse la mano.

 

Autoayuda

Algunos remedios caseros y cambios en el estilo de vida pueden ayudar a aliviar el miedo a los gérmenes. Incluyen:

Edúcate tu mismo

Uno de los desafíos para superar esta fobia es aprender a cambiar los pensamientos irracionales que tienes sobre la contaminación y los gérmenes. Ver videos o leer sobre cómo las bacterias forman una parte natural de su entorno y cuerpo puede ayudarlo a controlar la preocupación y el miedo. Además, la educación puede darle una idea de los requisitos generales de higiene para que pueda evaluar sus comportamientos con lo que un médico podría recomendar.

Encuentre soporte

Millones sufren de una fobia particular, así que tómese un tiempo para establecer el apoyo que está disponible en su comunidad. Los grupos de apoyo en línea y en persona pueden ser alentadores en la vida de quienes desean controlar su ansiedad con respecto a los gérmenes. Además, no se sienta avergonzado de informar a familiares y amigos sobre su fobia y cómo pueden ofrecerle apoyo durante el tratamiento.

Contrata a un experto

Es difícil conquistar una fobia sin ayuda profesional. Hable con un experto en salud mental o con su médico acerca de los medicamentos o enfoques terapéuticos que podrían ayudarlo a controlar la ansiedad y disminuir los comportamientos obsesivos que obstaculizan su vida.

Puede ser necesario someterse a una evaluación adicional para establecer si tiene TOC o un trastorno de ansiedad diferente. No dude en buscar una referencia a alguien con experiencia. Otras medidas de autoayuda incluyen:

  • Aplicar técnicas de relajación, por ejemplo, yoga o respiración profunda.
  • Obtener suficiente sueño
  • Alimentación saludable
  • Practica la meditación o la atención plena para combatir la ansiedad.
  • Confrontar las circunstancias temidas cuando sea posible

 

Ayuda profesional

El tratamiento de esta fobia suele implicar una combinación de medicamentos y terapia. Sin embargo, la terapia suele ser el curso de acción inicial. Las estrategias profesionales incluyen:

Terapia conductual cognitiva (TCC)

Esta forma de terapia utiliza tres tratamientos principales: reestructuración cognitiva, terapia de exposición y entrenamiento de relajación, a veces en combinación ya veces individualmente según los deseos y necesidades del cliente. Cada tratamiento ocurrirá bajo la supervisión y asistencia de un terapeuta.

Terapia de exposición

Esta forma de tratamiento consiste en exponerse a los gérmenes. En este caso, la exposición a los gérmenes puede ser tocar la tierra o puede comenzar con algo menos desafiante, como tocar plantas plantadas por alguien que usa guantes que tocan la tierra. Con exposiciones frecuentes y gradualmente más intensas, se concentra en técnicas calmantes y no se recomienda lavarse las manos. Al hacerlo, adquiere la capacidad de estar rodeado de gérmenes sin sentirse obligado a desinfectarse.

Entrenamiento de relajación

Esta técnica desarrolla herramientas para calmar el cuerpo y la mente frente a los gérmenes. Las herramientas pueden comprender métodos de respiración controlada, ejercicios de visualización relajante o señales mentales y físicas que podrían desencadenar un estado mental más tranquilo. Ver videos o unirse a un grupo de meditación sobre cómo meditar podría ayudarlo a practicar el uso diario de las herramientas.

Reestructuración cognitiva

Este tratamiento busca revelar y alterar las convicciones negativas y los patrones de pensamiento que surgen cuando se trata de la fobia. Un ejemplo de esto podría ser la creencia de que sus respuestas están fuera de su control o que está constantemente en riesgo de muerte debido a los gérmenes que lo rodean. Para lograr esto desde la comodidad de su hogar, es posible que desee cuestionarse o escribir sobre sus miedos para determinar las creencias que tiene y luego establecer puntos de vista útiles o saludables.

 

Cómo evitar la germafobia

Participar en actividades que alivian la ansiedad

Escribir un diario, meditar y hacer ejercicio son buenas técnicas para controlar la ansiedad. Aunque es posible que no participes en tu juego de liga favorito o vayas a un estudio de yoga o gimnasio, existen varias formas cuando se trata de hacer ejercicio. Podría salir a caminar a paso ligero o correr manteniendo la distancia física.

Encuentra una distracción

Considere armar un rompecabezas, leer un libro o ver una película. Esto te ayudará a distraerte de la ansiedad.

Considere el asesoramiento de expertos

La psicoterapia puede ser extremadamente útil durante períodos de estrés extraordinario. Un tercero calificado puede ayudarlo a crear metas y ofrecerle apoyo a medida que descubre cómo manejar su lucha.

 

Conclusión

Aunque la germofobia es una condición difícil de vivir, no es imposible encontrar formas de lidiar con ella. Con esta guía, aún puede disfrutar de la vida a pesar de la condición.

Deja un comentario