Geumophobia-El miedo al gusto

Descifrando la Geumafobia – El Miedo al Gusto

¿Te pones extremadamente ansioso con solo pensar en probar la comida? Probablemente se enfrente a una incomodidad extrema ante la perspectiva de comer. Siempre tienes miedo del sabor desagradable que la comida puede dejar en tu boca. Si ese es tu caso, debes estar sufriendo de geumafobia.

¿ Una fobia al miedo o al asco ?

Quizás te estés preguntando, ¿existe el miedo al gusto? ¿Cómo se llama el miedo al sabor ? Aunque es poco común encontrarse con alguien a quien no le gusta la comida, la geumafobia es una extraña fobia a la comida sobre la idea del sabor en lugar del sabor en sí. Este artículo aborda las razones por las que las personas desarrollan este miedo y cómo lidiar con él.

Todo lo que necesitas saber sobre la geumafobia

Significado de geumafobia

¿Qué es la geumafobia? La geumafobia es una fobia o miedo al gusto. También conocido como Geumophobia, se deriva de las palabras griegas ‘geuma’ para ‘gusto’ y ‘phobos’ para ‘miedo’. Aunque parezca inverosímil, algunas personas sufren de esta fobia bastante inconveniente. Las personas pueden quedar perplejas por este miedo, ya que pueden cuestionar cómo el sabor puede ser amenazante o desagradable. ¿Es simplemente una fobia al sabor desagradable? No, la geumofobia es el miedo a cualquier gusto o sabor. Para poner a prueba a una persona geumafóbica, añade un poco de lima y sal a su dieta. Luego observa su reacción. Aquí es necesario no confundir geumofobia y germafobia. Se diferencian entre sí. La germafobia es el miedo a los gérmenes.

¿Tengo miedo al gusto?

Es posible que tenga geumofobia si no puede tolerar ciertos gustos o sabores en su cocina o comidas hasta el punto de que lo ponen ansioso. Este miedo puede obstaculizar su estilo de vida, especialmente si tiene que comer comidas cocinadas por otros regularmente, como en comedores o comedores de dormitorios. Este miedo patológico a los sabores se acompaña de una serie de síntomas que son difíciles de pasar por alto, especialmente porque se trata de un aspecto esencial de nuestra vida: la alimentación y la nutrición.

Causas de la geumafobia

La mayoría de las fobias se remontan a un incidente traumático que desencadenó la fobia. En el caso de la geumofobia, por ejemplo, podríamos suponer que la persona fue sobrealimentada con un determinado alimento, dulce o salado, durante la hospitalización o algún incidente traumático en su vida. O tal vez es una respuesta aprendida. Una reacción o respuesta aprendida es aquella que una persona ha adquirido de su entorno. ¿Alguna vez has vivido con alguien que despreciaba la comida salada? En caso afirmativo, entonces esta podría haber sido la causa de su geumofobia. Además, una reacción negativa de amigos y extraños a la ansiedad y aprensiones de una persona geumafóbica puede hacer que se sienta aún más tensa y hostil hacia los estímulos de su fobia. La tercera causa de la geumofobia es la genética. La genética tiende a desempeñar un papel importante en el desarrollo de las fobias.fobias en las personas .
Síntomas de la geumofobia La

geumofobia puede manifestarse de varias maneras, tanto mental como físicamente.
Los alimentos u otros comestibles tienen un sabor que los acompaña, por lo tanto, los síntomas pueden ser relativamente fáciles de notar. Como resultado, puede estar seguro de que habrá un encuentro en el estímulo al menos una o dos veces al día. En situaciones graves, los síntomas pueden manifestarse como ansiedad o ataques de pánico, o peor aún, convulsiones o paro cardíaco. Pero las probabilidades de que esto suceda son escasas. Tenga en cuenta que diferentes personas tienen diferentes síntomas; algunas personas pueden tener síntomas graves, mientras que otras pueden tener síntomas leves.
Síntomas psicológicos

● Pensamientos incontrolables y obsesivos sobre la comida
● El miedo constante a los sabores en los alimentos
● Miedo y ansiedad
● Sentimiento de desapego
● Estrés
● Evitar las comidas callejeras o cocinadas por otra persona
● Incapacidad para dormir
● Ira, irritabilidad y cambios de humor
● Aislamiento social
● Ataques de pánico
Síntomas físicos

● Temblores
● Resfriados/bochornos
● Sudoración excesiva
● Mareos y dolores de cabeza
● náuseas o diarrea
● boca seca
● tensión muscular
● dificultad para respirar

¿Cómo lidias con la geumofobia?

Cuando se trata de tratamiento, hay varias opciones y pasos que puede tomar para prepararse para enfrentar, aliviar los síntomas y deshacerse de la fobia por completo.

Autoayuda: ¿qué puede hacer para ayudarse a sí mismo?

Considere métodos de autoayuda y rentables para ayudar con la geumofobia antes de recurrir a un experto médico. Las fobias son en su mayoría de naturaleza psicológica. Los gustos y sabores no ponen en peligro tu vida, y estas medidas pueden ayudarte a darte cuenta más temprano que tarde, permitiéndote controlar tu ansiedad.
Cambios en el estilo de vida
Hay algunos ajustes de estilo de vida que puede hacer que pueden ser de gran ayuda. Estos a veces pueden reducir la tensión y la ansiedad, lo que puede exacerbar la intensidad de la fobia. Puede comenzar por dormir lo suficiente durante todo el día. Si duerme menos de 8 horas cada día, probablemente debería considerar dormir más temprano. Las comidas buenas y saludables son el segundo cambio de estilo de vida más importante que puede hacer. Aquí es donde puedes sufrir. Encontrar las comidas adecuadas puede ser difícil, pero intente invertir tiempo en alternativas saludables que no desencadenen su miedo pero que proporcionen a su cuerpo los nutrientes que necesita. Además, recuerda reducir la ingesta de estimulantes y depresores como la cafeína y el alcohol.
Meditación, ejercicio y yoga
Hacer ejercicio y participar en otras actividades físicas es uno de los métodos más efectivos para mejorar la salud mental y física. La meditación es una excelente herramienta para desarrollar la atención plena y reducir la ansiedad. Si eres propenso a encontrarte con el estímulo o incluso antes de un encuentro seguro, se recomienda que medites unos minutos todos los días. El yoga es otro enfoque excelente para disminuir el estrés y ayudar a dormir a las personas que se mantienen despiertas por sus ansiedades y pensamientos. Practicar posturas de yoga que se centren en técnicas de respiración y relajación también puede ayudar a controlar los síntomas.

Grupos de autoayuda y terapia social

Considere unirse a grupos de autoayuda o terapia en línea o fuera de línea para el tratamiento de la geumafobia. Interactúe y obtenga consejos de personas que han pasado por experiencias similares a las suyas. A veces, encontrar personas que te escuchen y comprendan puede ser mucho más beneficioso que estar rodeado de personas que no pueden comprender tu miedo.

Ayuda profesional para el miedo al sabor: las opciones disponibles

La terapia cognitivo-conductual es una de las técnicas más efectivas para el manejo de las fobias. Es una técnica de terapia destinada a mejorar su bienestar mental al intentar cambiar su forma de pensar. También trata de ayudar a comprender por qué cree o reacciona de la manera en que lo hace cuando se expone al estímulo. Al final de los tratamientos, deberías haber determinado la raíz del miedo y reducido los síntomas. La terapia de exposición es otro tratamiento realizado por un médico que lo instará a enfrentar su fobia. Por eso se llama Terapia de Exposición. En el caso de la geumofobia, el terapeuta puede hacerte probar alimentos o sabores a los que tienes aversión. Cuanto más se exponga a él con el tiempo, menos graves serán los síntomas.

Aprendiendo a hacer frente a la geumofobia

La mayoría de los métodos de tratamiento no erradican la fobia por completo; más bien, ayudan a controlar los síntomas sin causar daño a la salud. Ciertas terapias pueden funcionar de manera efectiva para algunas personas, mientras que otras no. Si tienes un ser querido que sufre de geumofobia, muéstrale tu amor y apoyo, no te burles de él y nunca le gastes una broma exponiéndolo a alimentos que le dan miedo. Si tiene fobia, busque el apoyo de una persona cercana a usted y en quien pueda confiar.

Envolviendolo

No importa cuán irracional lo hagan parecer los demás, tus miedos son reales. La verdad es que te afectan. Sin embargo, tenga en cuenta que si está afectando su vida diaria, es posible que deba convencerse de que necesita terapia. Haga lo que sea necesario para aceptar su fobia. Esa es la mitad de la batalla ganada.

Deja un comentario