Iatrofobia: el miedo a los médicos

Profundo miedo al doctor

¿Preferirías vivir con dolor e incomodidad que visitar a un médico? ¿Busca en Google todos sus síntomas y le preocupa que tenga una enfermedad con un pronóstico sombrío, pero aún así no puede digerir la idea de buscar ayuda?

Visitar a un médico nunca es divertido. ¿Como puede ser? Solo vamos cuando estamos enfermos y normalmente solo recibimos malas noticias. La vista de las agujas, el olor a sangre, el dolor y la incomodidad que siguen a los exámenes y el horrible sabor de los medicamentos que prescriben, cualquiera o todos estos factores podrían desencadenar su fobia. Pero vamos de todos modos. Después de todo, la supervivencia es instintiva. Y los médicos nos ayudan a sanar.

Pero, ¿qué sucede cuando el miedo y la ansiedad son tan abrumadores que simplemente no podemos decidirnos a ir? ¿Te tiemblan las manos cuando necesitas marcar el número del consultorio de tu médico? ¿Se te cierra la garganta? ¿Te tiemblan las piernas? ¿Estos síntomas le hacen decidir que es mejor autodiagnosticarse y automedicarse?

Lo más probable es que tengas iatrofobia o miedo a los médicos. Y eso está bien. Después de todo, todo el mundo tiene miedo de algo. Pero también sabe que buscar ayuda médica es inevitable. Entonces, ¿cómo superas tu miedo? Comprender y reconocer su fobia es un paso importante. Aprender un poco más sobre la iatrofobia también lo ayudará a racionalizar lo que siente, por qué lo siente y cómo superar su miedo a los médicos.

¿Qué es la iatrofobia?

La iatrofobia es el miedo intenso a los médicos. Si bien la iatrofobia involucra específicamente a los médicos, existen otras fobias que involucran a la comunidad médica. La nosocomefobia es el miedo a los médicos y hospitales , y la dentofobia es el miedo a los dentistas. Se dice que algunas personas con un miedo menos intenso a los médicos tienen el síndrome de bata blanca. Todas estas fobias tienen una cosa en común: los médicos.

¿Qué causa la iatrofobia?

Varias experiencias podrían haber llevado al aumento gradual de la fobia al miedo a los médicos. Quizás visitó a un médico esperando saber que su tos persistente era una gripe persistente, pero descubrió que era algo mucho peor. ¿Algún familiar o amigo le contó una experiencia traumática que lo dejó temblando? ¿Viste demasiadas series de televisión sobre médicos o pasaste demasiado tiempo enfocándote en noticias sobre malas prácticas? Cualquiera de estos ejemplos podría haber inculcado una imagen negativa de los médicos y haberlo dejado preguntándose si los médicos pueden tratarlo con precisión.

La actitud de cabecera de un médico también podría haber entrado en juego. ¿Te encontraste con uno con una actitud presuntuosa y desdeñosa? ¿Un médico descartó sus preocupaciones acerca de su predisposición a enfermedades como diabetes, cáncer, enfermedad de Huntington, etc., porque su familia tiene antecedentes médicos complicados?

Cualesquiera que sean tus razones, te inculcaron el miedo a los médicos. Un poco de introspección podría ayudarte a identificar la causa raíz. Y como cualquier problema, la causa debe identificarse antes de que pueda encontrar una solución.

¿Cuáles son los síntomas de la iatrofobia?

Dependiendo de la gravedad, los síntomas de iatrofobia o miedo a los médicos pueden incluir algunos o todos los siguientes:

Síntomas físicos

  • Temblores o tensión muscular
  • Náuseas o ganas de vomitar
  • Correr, gritar, llorar (niños pequeños)
  • Niveles elevados de presión arterial o hipertensión.

Síntomas Psicológicos

  • Respuesta de huida o lucha
  • Cancelación constante de exámenes médicos de rutina y aplazamiento de citas

Estrategias de afrontamiento para el miedo profundo a los médicos

¿Qué métodos de autoayuda puede usar?

A pesar de lo que algunos puedan decir, tu miedo es real. Sus síntomas físicos y psicológicos pueden intensificarse cuando encuentre la fuente de su miedo. Si está leyendo esto, es probable que desee liberarse de esta causa de estrés y ansiedad. Pruebe las siguientes sugerencias para calmarse cuando se desencadene su iatrofobia.

distraerse

Atrás quedaron los días en que las salas de espera significaban leer revistas obsoletas o mirar las paredes e imaginar lo peor. Usa tu teléfono para distraerte. Induzca una sensación de calma y normalidad leyendo correos electrónicos o navegando por los sitios de redes sociales. Pon música relajante o relajante (usa auriculares, por favor) mientras esperas tu turno en la clínica. Estos podrían calmar sus miedos.

Investigación de iatrofobia

Muchas clínicas y hospitales ahora tienen sitios web que presentan a sus médicos. Explican a qué escuela de medicina asistió el médico, cuántos años de experiencia tiene e incluso comparten las reseñas de los pacientes. Antes de programar una cita, investigue los médicos disponibles para usted y elija uno con la experiencia y la capacitación que lo haga sentir cómodo.

¿Qué ayuda profesional puede obtener?

Si ha intentado todo y descubrió que aún no se atreve a ver a un médico, podría ser el momento de buscar un tratamiento profesional para la iatrofobia. Si puede convencerse de que un terapeuta no es lo mismo que un médico, es posible que este paso le resulte más fácil de dar. La consejería es un buen comienzo, ya que hablar con un profesional puede ayudarlo a comprender sus miedos. También pueden guiarlo y ayudarlo a abordar los problemas. Tome pequeños pasos si lo desea y hable primero con un familiar de confianza. Eso debería prepararte para las sesiones de terapia.

Terapia conductual cognitiva (TCC)

Las sesiones de TCC son útiles en el tratamiento de las fobias, ya que reemplazan los pensamientos negativos por otros positivos y más realistas.

Terapia de exposición

La terapia de exposición ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de pacientes con fobias. Un profesional te expondrá a las cosas que temes, en este caso, los médicos. Lo hacen a través de imágenes o videos relacionados. La premisa es que el enfrentamiento en un entorno seguro y controlado reducirá la intensidad de la fobia cuando se desencadene. Agregue mecanismos de afrontamiento y, eventualmente, aumentará su nivel de tolerancia para su fobia. Estas terapias pueden incluso reducir su miedo a un nivel en el que no sienta que controla su vida.

¿Qué más puedes hacer?

Consulta en línea

Algunos médicos brindan consultas por Internet o por teléfono, mientras que otros están abiertos a realizar visitas a domicilio. Un poco de investigación lo ayudará a encontrar un médico que ofrezca alternativas a las citas en la clínica.

Encuentre una clínica que atienda a niños

Si ciertos elementos basados ​​en la apariencia desencadenan sus miedos, como batas blancas y paredes blancas estériles, busque una clínica que también atienda a niños. Es más probable que tengan paredes pintadas de colores vivos. Incluso podría hablar con su médico acerca de vestirse menos formalmente o no usar la bata blanca durante su consulta.

Comparte tu fobia

Los médicos se esfuerzan por hacer que sus pacientes se sientan cómodos. Podría compartir su fobia con su médico y preguntarle si permitiría música relajante durante el examen.

Evita Google

Buscar en Google sus síntomas puede ser de dos maneras: sus resultados le mostrarán que nada está mal, o sus resultados mostrarán fotos gráficas y síntomas que coincidan. Tampoco ayudará en su caso si tiene una fobia profundamente arraigada.

Línea de fondo

Las fobias son comunes y casi todo el mundo tiene miedo de algo. No está solo en su situación y no hay nada de qué avergonzarse. Una vida más feliz, libre de estrés y menos ansiosa te espera tan pronto como hayas decidido que estás listo para enfrentar tu miedo.

Deja un comentario