Ictiofobia – El miedo a los peces

Trabajando a través del miedo excesivo a los peces

¿Tienes un miedo exagerado a algún pez, independientemente de su tamaño?

¿Exhibe un miedo descontrolado e irracional a los peces o cualquier cosa que se parezca a un pez?

¿Experimenta una ansiedad considerable por el mero hecho de pensar en pescado, y mucho menos verlo físicamente, tal vez caminando por un mercado de pescado?

Si se encuentra exhibiendo una ansiedad intensa hasta el punto de experimentar un ataque de pánico, es posible que sufra de ictiofobia o miedo excesivo a los peces.

Otros signos que es probable que experimente incluyen aumento de la frecuencia respiratoria y temblores. Esta fobia puede ser frustrante no solo para quien la padece, sino incluso para quienes lo rodean, porque afecta varias facetas de la vida de una persona. El pescado puede ser difícil de evitar a menos que viva en el desierto, supermercados, restaurantes, arte, grandes almacenes, la lista de lugares que pueden tener pescado o artículos relacionados es muy amplia.

Las personas con esta fobia pueden reconocer y comprender que la sensación de incomodidad en torno a cualquier cosa con branquias y escamas no es normal, pero la víctima se siente impotente para controlar los síntomas físicos relacionados con su miedo.

Aprendamos a resolver el problema

El miedo de algunos animales es adaptativo y comparativamente común siempre que esté en armonía y sea proporcionado con el peligro real del animal en cuestión. Sin embargo, si este miedo te está dominando y condicionando tu comportamiento, es hora de que busques ayuda.

Aunque admitir que tiene una fobia puede ser incómodo, es el paso inicial para obtener ayuda para manejarla. Afortunadamente, la autoayuda y, en algún momento, los profesionales pueden ayudar a los pacientes a vencer el miedo y llevar una vida sin fobias. decimos fobia(s) porque el miedo a los peces a menudo va de la mano con el miedo al agua.

Ya que no existen causas definitivas de la fobia; no hay tratamientos diseñados específicamente para la condición. No obstante, varios modos de tratamiento pueden ayudar a mejorar considerablemente algunos de los síntomas.

¿De qué se trata el miedo profundo?

Itchyophobia denota el miedo persistente o irracional de los peces. La fobia comparativamente rara incluye situaciones en las que una víctima teme comer pescado, o ver uno muerto, o estar cerca de un acuario, oler pescado, tocar un pez, etc. En algunos casos, el miedo es a un pez específico, por ejemplo, solo a los tiburones. A pesar de las estadísticas que revelan que las probabilidades de un ataque son extremadamente bajas, uno puede experimentar fobia a los tiburones.

La mayoría de las personas con esta condición aceptan que su fobia es irracional pero continúan experimentándola independientemente de tener este conocimiento. Si bien algunas personas pueden sentirse tensas alrededor de los peces por diferentes razones, como la probabilidad de sufrir daños, estos sentimientos pueden convertirse en una fobia cuando restringen el funcionamiento diario de alguien.

Como la mayoría de las fobias, esta puede manifestarse de manera diferente entre las personas. Esto se debe a que tienen diferentes patrones de pensamiento cuando se trata de pescar. A diferencia de la actitud que cada persona puede tener cuando se encuentra con algún tipo de pez en una situación natural, por ejemplo, en la playa, quienes tienen fobia reconocen que los peces no representan una amenaza.

A pesar de esto, sin embargo; los que la padecen no pueden resistir el miedo extremo que provoca. En cualquier caso, cuando la persona se encuentra con el estímulo fóbico, experimentará una serie de emociones y manifestaciones físicas propias de un estado muy intenso de ansiedad o asco.

Algunos incluso exhiben un ataque en toda regla. La fobia puede experimentar presión arterial elevada, temblores, tensión muscular y sudoración excesiva. Si bien los ataques de pánico pueden no ser siempre evidentes entre los síntomas, aún pueden surgir, especialmente si los síntomas son extremadamente graves.

Aquellos con una fobia pueden encontrarse evitando su fuente de miedo hasta el punto de asegurarse de que no puedan enfrentarse a la exposición a los peces de ninguna manera. Por ejemplo, la persona puede negarse a acercarse a cualquier cuerpo de agua para asegurarse de que no vea peces.

Tal pensamiento irracional y exceso de preocupación es una fuente importante de angustia mental para quienes la padecen. Aunque alguien con la afección podría evitar su miedo para disminuir la probabilidad de experimentar ansiedad instantánea, esto es contraproducente porque simplemente exacerbará los síntomas a largo plazo.

Síntomas de la ictiofobia

Dado que esta condición es parte de una categoría más amplia de trastornos de ansiedad, comparte síntomas con otras fobias. Los síntomas pueden ser psicológicos, físicos y conductuales. Vale la pena señalar que, aunque la mayoría manifiesta síntomas similares, la intensidad y la incidencia de los síntomas pueden diferir de una persona a otra.

Síntomas físicos

En este caso, el estímulo fóbico, que es el pescado, provoca hiperactividad del sistema nervioso autónomo, lo que produce cambios y alteraciones considerables, entre ellos:
● Temblores y mareos
● Aumento de la sudoración
● Náuseas
● Confusión
● Sensación de presión en el pecho
● Dificultad para respirar

Síntomas Psicológicos

● Ataques de pánico
● Ansiedad
● Estar abrumado
● Necesidad de escapar

Síntomas cognitivos

Cuando tienes una noción preconcebida o una asociación con los peces, ayudan a que la fobia se desarrolle en la mente de una persona. El paciente comienza a tener una serie de pensamientos infundados o infundados sobre los peces y sus características. Estos pensamientos pueden manifestarse de las siguientes maneras:
● Especulación obsesiva con los peces
● Sentimiento de irrealidad
● Miedo a perder el control y no poder manejar la situación satisfactoriamente
● Pensamientos intrusivos e incontrolables sobre los peces

Síntomas de comportamiento

Como cualquier trastorno de ansiedad o fobia específica, una serie de manifestaciones conductuales acompañan a la ictiofobia. Estos comportamientos ocurren cuando la persona se encuentra con peces de cualquier manera, incluso en sus pensamientos en casos severos. Las personas con esta fobia buscan evitar la situación temida o escapar. Estos comportamientos se denominan comportamientos de evitación o escape.
Las víctimas exhiben comportamientos de evitación para evitar encontrarse con cualquier tipo de pez. Lo hacen para prevenir los sentimientos de ansiedad y angustia que provocan estos animales. Por el contrario, las conductas de escape surgen cuando una persona no ha podido evitar encontrarse con el estímulo en cuestión.
En consecuencia, exhibirán comportamientos que les permitan escapar de la situación presente lo antes posible.

Tratamiento de la ictiofobia

Hay varios modos de tratamiento disponibles para aquellos que sufren de fobia a los peces.

Autoayuda

Aunque puede ser un desafío lidiar con esta afección, algunas estrategias de autoayuda pueden ayudarlo a aliviar sus temores, entre ellas:

Estrategias de relajación

Cuando se encuentre mostrando síntomas relacionados con el miedo en reacción a los peces, pruebe un método de relajación para calmar su cuerpo y mente, que incluye:

Respiración profunda

Este tipo de respiración ayuda a los pacientes a evitar la respuesta de lucha o huida ante situaciones que son física o mentalmente aterradoras. Las técnicas de relajación pueden ayudar a disminuir el nerviosismo mientras mejoran su reacción de relajación.

Visualización

Esta poderosa técnica puede ayudarlo a relajarse y aliviar el estrés. Implica el uso de imágenes mentales para lograr un estado mental más relajado. Al exhibir un episodio de ataque de pánico, puede concentrarse en la preocupación y otras distorsiones que simplemente empeoran su miedo. La visualización busca expandir tu capacidad de relajación al concentrar tu mente en imágenes relajantes.

Autoexposición

Aunque el tratamiento profesional con un terapeuta es ideal, podría adoptar un enfoque de autoayuda para aliviar sus temores. Comience visualizándose cerca de los peces y luego adopte enfoques de relajación para calmarse.
Con el tiempo, expóngase gradualmente al estímulo y le resultará más fácil alcanzar un estado mental tranquilo. Solo asegúrese de enfrentar el miedo en un entorno bien controlado.

Ayuda profesional

Terapia conductual cognitiva

Esta terapia funciona ayudando al paciente a descubrir la razón detrás de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos cuando se trata de temer a los peces. Comprender estos aspectos podría ayudar al paciente a adoptar un enfoque más pragmático al reflexionar sobre su fobia.

Reducción del estrés basada en la atención plena

El programa basado en la evidencia proporciona un intenso entrenamiento en atención plena para ayudar a quienes padecen esta afección. En dicho programa, alguien con esta fobia puede aprender varias habilidades para ayudar a aliviar la intensa ansiedad que acompaña a su fobia.

¿Ayudarse a sí mismo a combatir la ictifobia?

Considere estos consejos cuando se encuentre haciéndose la pregunta ‘¿cómo supero mi miedo a los peces?’

Acercarse

Considere unirse a un grupo de apoyo o de autoayuda donde pueda vincularse con otras personas que se identifiquen con lo que está pasando.

Autocuidado

Descanse lo suficiente, manténgase físicamente activo y coma alimentos saludables. Evite la cafeína porque podría empeorar la ansiedad.
Aprender a lidiar con la ictiofobia puede contribuir en gran medida a normalizar su vida. Para superarlo, simplemente adopta las estrategias necesarias la próxima vez que te encuentres con peces y no experimentarás un ataque de pánico.

Deja un comentario