Koumpounophobia – El miedo a los botones

La Rara Condición de “Miedo a los Botones”

¿Empiezas a sudar frío al ver un botón inofensivo?

¿Se siente mareado o disgustado ante la idea de lidiar con botones?

¿Te limitas a la ropa que tiene cremalleras o velcro, te alejas de los botones y evitas mirar el simple dispositivo de cierre?

Si su respuesta es afirmativa a cualquiera de estas preguntas, es posible que sufra de Koumpounophobia, una fobia a los botones, un puro disgusto por los botones.

Vivir con una fobia tan rara como esta puede ser extremadamente difícil. Además de esto, lidiar con el flujo potencial de preguntas curiosas de tus amigos y familiares puede aumentar tus dificultades.

No tienes forma de explicar tu extraña aversión hacia lo que parece ser una parte inocente del atuendo de alguien o cómo un botón puede causar una respuesta tan repugnante.

Algunas personas temen tragar botones, algunas personas no pueden soportar el sonido de los botones golpeando contra otros objetos y algunas están preocupadas por los gérmenes potenciales que pueden transportar los botones.

Pero no tiene que ser así para siempre. Puede abordar esta fobia suya muy real de muchas maneras. Sin embargo, primero debe llegar a la causa raíz para estar equipado para enfrentarla de la manera correcta. ¿Por qué te repelen los botones?

¿Qué es la Koumpounofobia?

Koumpounophobia es la fobia a los botones y objetos relacionados con botones. Como cualquier otra fobia, los signos exactos pueden diferir de una persona a otra. A algunas personas les repugna la idea de usar o tocar botones.

Imagínate esto. Después de pasar horas meticulosamente convenciéndose a sí mismo, ha decidido visitar una boutique local. Cuando estás a punto de darte palmaditas en la espalda, una fila de botones en la camisa del cajero es suficiente para congelarte. Aunque ella te sonríe, tu corazón acelerado se niega a disminuir la velocidad.

¿Qué podría haber causado esta reacción?

Causas de la Koumpounophobia

¿Qué causa tales niveles de miedo y ansiedad? ¿Está en el ADN de una persona? ¿Fueron las secuelas de un accidente infantil?

Por supuesto, la mayoría no recuerda ni entiende cuándo o cómo comenzó su fobia.

Es posible que no descifre por completo las razones de esta extraña fobia, pero puede obtener una comprensión básica de ella para ayudar a luchar contra sus desencadenantes.

Aquí hay algunas cosas que podrían haber causado su miedo a los botones.

1. Genética: si alguien en su árbol genealógico tenía miedo a los botones, es probable que usted también tenga esta afección. Tenga en cuenta que no todas las personas con antecedentes genéticos de koumpounophobia la desarrollarán. Los investigadores aún no han descubierto el gen exacto responsable y cómo se transmite.

2. Eventos traumáticos: como ocurre con la mayoría de las fobias, una experiencia negativa en su infancia podría haber sido el comienzo de este problema no deseado. Lo más probable es que ni siquiera recuerdes el evento exacto. Pero todavía tiene efectos persistentes en tu mente.

Por ejemplo, un hombre tiene un vago recuerdo de un balde lleno de botones que le cayó sobre la cabeza cuando tenía cinco años. Décadas después, todavía odia la simple vista de los botones. Otros pueden haber visto a un hermano tragar accidentalmente y atragantarse con un botón . Otro fóbico recuerda haber sido intimidado en la escuela debido a su incapacidad para arreglarse la ropa, lo que eventualmente lo llevó a tener esta fobia.

Un estudio sobre la fobia a los botones revela que enfrentar la violencia o el abuso por parte de una persona que usa botones también puede desencadenar recuerdos horribles del evento pasado.

Como puede ver, una combinación de factores heredados y externos puede hacer que una persona desarrolle ciertas fobias.

Síntomas de Koumpounophobia

Los síntomas de Koumpounophobia son subjetivos. Algunos temen todo tipo de botones, mientras que otras personas pueden evitar los botones de plástico o metal. En la mayoría de los casos, una persona Koumpounophobic no puede soportar el sonido, la vista o la textura de los botones.

Si se activan, mostrarán los siguientes síntomas físicos y psicológicos:

Síntomas físicos

● Náuseas
● Latidos rápidos del corazón
Repugnancia

● Mareos
● Sudoración excesiva
● Ataque de pánico
● Ira ante la mención de botones
● Llorar o gritar al ver botones
● Piel de gallina
● Lavarse las manos repetidamente al tocar los botones

Síntomas Psicológicos

● Negarse a asistir a eventos por temor a encontrarse con invitados que usen ropa con botones
● Miedo a los objetos circulares como perlas o bolas
● Preferir una alternativa de forma cuadrada a cada objeto redondo ● Miedo a las
compras
● Pesadillas
● Pensamientos de muerte y daño físico al encontrarse botones
● Negativa a decir o escribir la palabra “botón”

Autoayuda para Koumpounophobia

¿Estás desesperado por superar este miedo? Antes de buscar tratamiento médico, considere algunas técnicas de autoayuda que puede utilizar.
La autoayuda para Koumpounophobia implica entrenar tu mente para aceptar y adaptarse a tu miedo.

1. Aceptar tu miedo es el primer paso para combatirlo. Sin embargo, no es tan fácil como parece. Su mente tiende a creer lo que escucha continuamente, así que comience por asegurarse de que está bien encontrar botones.
2. Cada vez que encuentre un botón, intente técnicas de relajación como ejercicios de respiración para calmar sus nervios y estabilizar los latidos acelerados.
3. También puedes intentar unirte a grupos de autoayuda con personas que estén pasando por la misma situación. Comparta sus mecanismos de afrontamiento y ofrezca apoyo.

Si bien el tratamiento de autoayuda puede ser una forma efectiva de lidiar con Koumpounophobia, en un caso extremo deberá acudir a un terapeuta profesional.

Obtener ayuda profesional

Si desea superar esta fobia de forma rápida y completa, es posible que deba combinar la intervención profesional y los métodos de autoayuda. Solo necesitaría medicación en casos graves.

Terapia de conversación

La terapia de conversación puede ayudarlo a racionalizar sus pensamientos de miedo y cambiarlos por otros positivos, lo que le permite enfrentar esos botones con confianza.

Terapia de comportamiento cognitivo

Este es otro método de cambiar sus respuestas negativas en positivas. Puede ayudarte a darte cuenta de por qué tu miedo no es realista y a pensar racionalmente cada vez que lo experimentas.

Exposición a la realidad virtual

Este método funciona ayudándote a desensibilizarte de tus objetos de miedo al exponerte a los botones en un ambiente seguro y controlado.
hipnoterapia

La hipnoterapia puede ser otra terapia eficaz para llegar a la raíz de la Koumpounofobia. Este método le permite abordar el desencadenante subyacente en su subconsciente.

Cómo evitar el asco de los botones por completo

Aunque algunas fobias no se pueden curar, puedes prepararte para controlar mejor los síntomas. El tratamiento profesional puede ser la mejor manera de superar este obstáculo, pero existen otras formas de evitar o superar la Koumpounophobia.

Echemos un vistazo a algunos de ellos:

● Aceptar su miedo es el primer paso para vivir una vida libre de fobias. Después de este primer paso, puede trabajar activamente para mejorar su situación.

● También puede probar la visualización, que es una combinación de técnicas de respiración y relajación. Forme una imagen mental de usted mismo encontrando con éxito la vista o el sonido de un botón. Con el tiempo, podrá desenvolverse mejor en la vida real.

● Hable con sus amigos y familiares sobre su fobia y cómo afecta su vida. Es posible que puedan brindarle ayuda y apoyo. Tal vez la próxima vez que te enfrentes a un amigo que lleva un abrigo con esos temidos botones, podrás devolverle la sonrisa.

● Si bien siempre se recomienda enfrentar el miedo, para sobrellevar mejor la ansiedad, puede comenzar por evitar las situaciones en las que podría desencadenarse su fobia. Por ejemplo, evitar el departamento de ropa en los centros comerciales o comprar solo ropa con cremalleras y cierres de velcro.

En Conclusión
Aunque la situación puede parecer desesperada a veces, recuerda que hay una solución para todo. Lo importante es reconocer el hecho de que el miedo está en tu mente. Con concentración, dedicación y esfuerzo, poco a poco podrás superar tu miedo a los botones.

Deja un comentario