Lepidopterofobia – El miedo a las mariposas

Mariposas: ¿hermosas o espeluznantes?

¿La mera idea de las mariposas te incomoda? ¿Temes visitar parques y jardines porque podrías encontrarte con insectos voladores?

¿Alguna vez te has despertado gritando de una pesadilla sobre terrores alados? No, no soñaste con murciélagos; en cambio, las mariposas y las polillas eran los villanos.

¿Tienes miedo de que otros te juzguen por tu miedo a las mariposas y las polillas ?

Todas estas preguntas conducen a una única respuesta posible: la lepidopterofobia.

Por poco común que parezca, el miedo a los insectos es muy real. Las celebridades con lepidopterofobia incluyen a la actriz Nicole Kidman y la modelo Kylie Jenner. Durante una entrevista, Jenner dijo que sin las alas artísticas de una mariposa, es solo un insecto.

Si sufres de un miedo extremo a las mariposas, debes saber que hay esperanza. Siga leyendo para encontrar soluciones para superar este contratiempo.

¿Qué es la lepidopterofobia?

La lepidopterofobia se refiere a un miedo abrumador a las mariposas y las polillas. Las personas con esta afección reaccionan fuertemente cuando un insecto toca o se arrastra accidentalmente sobre su piel. Incluso pueden ponerse nerviosos con solo ver o pensar en un insecto alado.

La razón por la que comienza la fobia varía, pero los insectos o bichos que revolotean son los sospechosos habituales. Esta fobia está relacionada con la entomofobia (miedo a los insectos) y la mottefobia (miedo a las polillas). A veces, los lepidopterofóbicos también tienen miedo de las aves y otras criaturas voladoras.

Tiende a formarse en la primera infancia hasta la adolescencia. Para algunos, un enjambre de mariposas y polillas puede desencadenar un trauma infantil específico o una experiencia negativa. El desarrollo repentino de esta fobia puede ocurrir cuando alguien pasa por mucho estrés. También puede ser causado por la pérdida de un ser querido, especialmente si el evento está asociado con insectos.

Si usted tiene esta condición, probablemente le resulte difícil de explicar. No puedes expresar con palabras lo mucho que te sobresalta ver a la gente usando ropa o accesorios con estampados de mariposas. Nadie entiende por qué sales de la habitación cuando aparecen polillas en la televisión. Otros pueden encontrar bonitas las polillas y las mariposas, pero simplemente te asustan.

¿Cómo puedes hacer frente a los pensamientos irracionales sobre las mariposas y otras criaturas voladoras?

Síntomas de la lepidopterofobia

Naturalmente, los síntomas de esta fobia pueden diferir de una persona a otra. La retención de este miedo ocurre en la glándula pituitaria en el cerebro. Una fobia se diagnostica clínicamente cuando dura 6 meses o más.

Tenga en cuenta que su cuerpo y su mente se ven afectados por esta aversión extrema. Estos son los síntomas que distinguen a las personas que sufren de lepidopterofobia.

Síntomas físicos

● Palpitaciones
● Hiperventilación
● Insomnio
● Dificultad para respirar
● Temblores
● Reacción de huida
● Llanto
● Boca seca
● Ataques de pánico
● Sudoración
● Dolores de cabeza
● Mareos

Síntomas Psicológicos

● Evitar salir de casa
● Estrés
● Evitar ir al zoológico, parque o lugares públicos con árboles
● Ataques de ansiedad
● Depresión
● Pensamientos suicidas
● Necesidad constante de rascarse y tocarse la piel

Autoayuda para la lepidopterofobia

Aceptar que las mariposas son inofensivas puede ser abrumador al principio. Tu reacción puede parecer un poco exagerada y poco realista, incluso para ti mismo. Es el concepto central de una fobia que no tiene ningún sentido.

Superar las fobias requiere una fuerza inmensa y probar diferentes tratamientos. No pierdas la esperanza. Cada fobia puede volverse manejable una vez que se toma el cuidado adecuado.
Tome medidas más pequeñas para obtener ayuda. Desensibilizarse es un proceso gradual.

¿Qué puedo hacer para superar la lepidopterofobia?

Enfrentar tu miedo es el mejor curso de acción. Los estudios de investigación sugieren que la falta de control sobre la mente y el cuerpo puede conducir al desarrollo de fobias.

Una de las formas más efectivas de deshacerse del miedo es practicar técnicas de relajación y respiración. Trate de meditar durante unos minutos cada día. Eventualmente, creerás que tienes el control de la situación, lo que puede aumentar tu confianza.

Hay un enfoque llamado efecto de mera exposición. Lentamente, reúna información sobre estos insectos. Luego, expóngase a mariposas y polillas en una atmósfera controlada. A medida que adquiera familiaridad, su miedo disminuirá gradualmente.

Incluso podría usar su plataforma creativa para intentar enfrentar este miedo. Por ejemplo, haz un dibujo de una mariposa o una polilla de una página de Internet. Los profesionales sugieren que reducir el consumo de cafeína puede resultar beneficioso ya que te relaja.

Obtener ayuda profesional

Asistir a más sesiones de TCC (Terapia Cognitiva-Conductual). Las sesiones de CBT pueden ayudarlo con sus procesos de pensamiento. Comparta su miedo con diferentes grupos y obtenga ayuda. Una fobia tiende a impedir que socialice, por lo que un grupo de apoyo regular es invaluable.

Las terapias de conversación existen. Permítase hablar con la gente sobre su fobia . Te recordará que no eres el único que sufre en este viaje.

Nunca puede estar de más consultar a un experto en este tema. Habla con tu terapeuta y obtén más conocimientos sobre por qué te molesta. Juntos, pueden descubrir la razón detrás de su miedo paralizante a las polillas.

Cómo ayudar a los niños a sobrellevar la lepidopterofobia

Un niño es bastante diferente de un adulto, por lo que los padres juegan un papel vital para ayudarlos a sobrellevar los miedos irracionales. Los padres deben alentar constantemente a sus hijos a hablar sobre lo que los irrita o los asusta.

Es obligatorio tranquilizar y aumentar los niveles de confianza de los niños. Un niño, si es necesario, debe haber consultado con un pediatra. La arteterapia y la terapia de exposición ayudarán a los niños con esta fobia. Podrán reconocer el aspecto inofensivo de las mariposas y dejar de lado su estrés.

Siga estas técnicas simples

Una fobia es cuando un miedo se vuelve excesivo en la medida en que interrumpe la vida cotidiana. No desaparecerá inmediatamente. Pero siempre hay una solución para dominar por completo tu miedo.
Hay múltiples terapias y ayuda profesional que buscar para que puedas tirar la lepidopterofobia debajo del autobús. En primer lugar, es de suma importancia desarrollar la confianza en uno mismo.
Cada vez que sienta que comienza un ataque de pánico, recuerde respirar profundamente y repítase a sí mismo: «Soy más grande que este miedo irracional».

Fobias de un proceso de pensamiento conflictivo en su mente. Esto a su vez debilita el sistema nervioso, bloqueándolo. Otros signos incluyen tensión en los músculos o aglomeración de vasos sanguíneos en diferentes lugares del cuerpo. Terapias como la acupuntura ayudan a reducir el estrés. La meditación o el yoga también pueden calmar los nervios.

Cuándo buscar ayuda médica

Si la vida de su hijo se ve obstaculizada por constantes pensamientos de miedo, entonces es esencial buscar ayuda médica. Haz esto tan pronto como puedas, especialmente si no puede encontrar ningún propósito o significado en la vida.

Las fobias pueden empeorar hasta el punto de construir un muro entre usted y

● Su trabajo
● Su rutina diaria
● Sus relaciones
● Sus metas personales
● Su vida pública

Para superar un punto de ansiedad, es vital entender cuándo debe buscar ayuda. La autolesión es una de las principales razones para considerar la ayuda profesional y médica para volver a la normalidad. No permita que la fobia a las mariposas le impida a usted oa su hijo experimentar la vida al máximo.

Conclusión
Cuando haya aprendido a interactuar con las realidades de estos pensamientos negativos, se sentirá como si estuviera en la cima del mundo. La realización, la aceptación y el esfuerzo consciente para frenar el miedo irracional a las mariposas y las polillas son importantes. Con pensamientos positivos y decisiones sabias, puedes conquistar la lepidopterofobia.

Deja un comentario