Megalofobia: el miedo a los objetos grandes

Decodificación de la megalofobia: el miedo a los objetos grandes

¿Alguna vez ha estado aterrorizado al estar parado en la base de un gran edificio? ¿Te asusta una roca que es excepcionalmente grande, pero no entiendes por qué?

¿Te encuentras fingiendo estar enfermo de la escuela en días de excursiones que implican visitar rascacielos? Si es así, es posible que sufras megalofobia .

¿Incluso la idea de un objeto grande te hace sudar? Probablemente ni siquiera sepas cómo explicarle esto a alguien sin sonar como un tonto.

Puede que no sea fácil vivir con un miedo como este, pero no te rindas. Piensa positivamente y asegúrate de que puedes superar esto. El primer paso es entender por qué existe tu miedo en primer lugar.

¿Qué causa el miedo a los objetos grandes?

En la mayoría de las fobias, la causa principal suele ser una experiencia traumática del pasado. La megalofobia no es una excepción. Comprender de dónde proviene su fobia contribuirá en gran medida a superarla. Debido a este evento en particular en su pasado, puede sentirse ansioso o sufrir pánico cada vez que esté cerca de grandes edificios o monumentos. De hecho, incluso el nombre de la fobia en sí puede arrojar algo de luz sobre su miedo. Megalophobia se remonta a la palabra griega megalos, que significa grande o grandioso, y phobia , que significa miedo.

Algo tan histórico y pintoresco como la Estatua de la Libertad puede hacerte sentir como si estuvieras huyendo de la ciudad de Nueva York por completo. Pero no puedes evitar los objetos de tu miedo indefinidamente. Es importante que enfrente la causa raíz en lugar de practicar la evasión.

Casi todos los artículos sobre fobias te dirán que las fobias no son más que un miedo irracional. Y si bien eso es cierto, eso no te ayuda a sentirte mejor en absoluto, ¿verdad? El miedo puede ser irracional, pero para ti se siente muy real. Sin embargo, el miedo solo puede clasificarse como una fobia si comienza a entorpecer su vida cotidiana. Tus actividades diarias, como salir a correr, ir al trabajo, o incluso algo tan simple como ir de compras, podrían verse obstaculizadas por ese odioso edificio grande que construyeron en el centro.

Síntomas de la megalofobia

La megalofobia, al igual que cualquier otra fobia, es un trastorno mental. Y por lo tanto, puede resultar en varios síntomas. Estos síntomas pueden ser de naturaleza física o psicológica. A continuación se enumeran algunos de los síntomas que sufren las personas que tienen megalofobia. ¿Por qué no ves por ti mismo si te relacionas o no?

Síntomas Psicológicos

Uno de los síntomas psicológicos más comunes y más terribles que puede sentir es la ansiedad. Hoy en día, las personas tienden a tomar la ansiedad muy a la ligera, pero si usted es alguien que la está pasando activamente, sabe cuán grave es. Puede comenzar a experimentar ataques de pánico cuando está cerca de un rascacielos o, por ejemplo, de la Torre Eiffel. El pánico se acumula dentro de ti, lo que hace que sea muy difícil realizar tus actividades cotidianas. En resumen, los síntomas psicológicos de la megalofobia incluyen pánico y paranoia, ansiedad excesiva y una profunda sensación de pavor cerca de objetos grandes.

Síntomas físicos

Uno de los síntomas físicos más comunes que se observan en la mayoría de las personas fóbicas son las náuseas. También puede sentir un dolor leve en el pecho o sentir que se le acelera el pulso. Entre otros síntomas físicos, puede sentirse mareado, aturdido e incluso puede comenzar a sudar profusamente cuando ve o incluso piensa en algo grande.

Una vez que comience a reconocer los síntomas, puede ser el momento de aceptar que necesita hacer algo con su fobia. Puede ser el momento de considerar obtener ayuda.

Autoayuda: ¿Qué puedo hacer para ayudarme a mí mismo a abordar la megalofobia?

Por lo general, la autoayuda no es tan fácil como parece. Ayudarse a sí mismo a veces puede ser más difícil que ayudar a los demás. Pero el primer paso para ayudarse a sí mismo a resolver un problema como este es aceptar que hay un problema en primer lugar.

En algún lugar en el fondo ya sabes que entrar en pánico cada vez que ves algo grande no es normal. Aún así, es posible que tenga problemas para aceptar que hay algo médicamente incorrecto que requiere su atención.

Evitar un problema y esperar que desaparezca no es autoayuda. Necesitas tener el coraje de enfrentarlo y luego conquistarlo. La mente humana creerá lo que escucha repetidamente. Dite a ti mismo que está bien.

Asegúrate de que no importa cuánto te asuste, puedes tomar la ruta al trabajo que atraviesa ese enorme rascacielos del centro. Permítete creer que no te pasará nada si eliges conducir por ese enorme puente que sin duda reducirá a la mitad tu tiempo de viaje. Dite a ti mismo que estarás bien.

Expóngase a esas cosas que le temen. Lento pero seguro, planifique un viaje al monumento más cercano y luego vaya a visitarlo. Si te permites tener algo de confianza en ti mismo, puedes conquistar casi cualquier cosa, incluida la megalofobia.

Ayuda profesional para el miedo a los objetos grandes

¿Las técnicas de autoayuda no funcionan tan bien como esperabas? Puede ser el momento de considerar buscar ayuda profesional. La terapia sería recomendable. Un terapeuta puede aconsejarle sobre qué método de tratamiento sería el mejor para ayudarle a superar sus miedos. Puede que no haya ningún método definitivo para tratar la megalofobia, pero hay opciones entre las que puede elegir.

Lidiando con la megalofobia

Con el plan de tratamiento adecuado, verá que sus miedos y ansiedad comienzan a disminuir gradualmente.

Ahora, todos los métodos mencionados anteriormente no pueden garantizar una recuperación completa de cualquier fobia. Pero te enseñarán cómo lidiar con tu miedo.

Aprender a controlar y superar tu megalofobia te ayudará en gran medida a llevar una vida normal. Ya no serás el niño torpe que se asustó con la Estatua de la Libertad. Finalmente puedes dejar atrás esos incidentes que te han mantenido cautivo en el pasado.

Deja un comentario