Miedo a los ombligos – Onfalofobia

El miedo a los ombligos, real pero raro

¿Te despiertas sintiendo asco al pensar en ombligos?

¿Te preocupa ir a la playa o estar en lugares donde hay ombligos expuestos?

¿Muestra disgusto o ansiedad cuando alguien usa ropa atrevida mostrando el ombligo? Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa, lo más probable es que padezcas onfalofobia.

¿La onfalofobia es el miedo a qué parte del cuerpo? Es el miedo a los ombligos o ombligos.

No a todo el mundo le gusta mirar los ombligos o los ombligos humanos. Sin embargo, algunas personas enfrentan temor al ver o incluso pensar en mirar un ombligo. Si tienes onfalofobia, es bastante probable que te sientas abrumado cuando te miras un ombligo. Los temblores, la sudoración abundante, la boca seca, la dificultad para respirar y la opresión en el pecho son síntomas comunes que enfrentan las personas que tienen onfalofobia.

¿Es común la onfalofobia? A diferencia de muchas fobias, la onfalofobia no es común entre las personas. Por lo tanto, puede sentir que no puede hablar sobre su fobia con nadie. Esto podría conducir aún más al aislamiento social y, en algunos casos, a la depresión.

¿Sabías que el nombre médico de un ombligo es: ombligo ?

¿Cómo abordar la onfalofobia?

Aunque la onfalofobia puede considerarse un miedo irracional, existen formas de tratarlo. Uno puede superar fácilmente esta fobia. El primer paso para manejar este miedo es entender por qué lo tienes.

Exploremos qué es la onfalofobia, sus síntomas y los diversos tratamientos disponibles para curarla.

¿De qué se trata la onfalofobia?

La palabra ‘onfalofobia’ es una combinación de las palabras griegas ‘omphalo’ que significa ‘ombligo’ y ‘phobos’, que significa ‘miedo’. Por lo tanto, la onfalofobia se define como el «miedo a los ombligos». La onfalofobia se considera un tipo de fobia específica, lo que implica que estas fobias provocan un miedo extremo y persistente en las personas cuando se enfrentan a una situación o cosa en particular.

¿Qué causa la onfalofobia? ¿Por qué me siento mal cuando me toco el ombligo? Hay varias razones por las que puede tener onfalofobia y otras no. Echemos un vistazo a algunas de las posibles causas de la onfalofobia:

Lesión

infantil Los niños están fascinados con las diferentes partes de su cuerpo y quieren saber más sobre ellas. El ombligo no es una excepción. Algunos niños pueden pincharse el ombligo mientras juegan con ellos, lo que a su vez puede lastimarlos. Por lo tanto, pueden temer mirarse o tocarse el ombligo nuevamente, por temor a lastimarse.

Su naturaleza delicada

Algunas personas pueden ver que sus ombligos están oscuros o tienen suciedad. Luego, podrían tratar de limpiarlo con objetos afilados y lastimarse en el proceso. El hecho de que hubiera suciedad en sus ombligos o que se lastimaran a sí mismos puede crear sentimientos de miedo y repugnancia en la mente de esas personas, que no querrían volver a mirarse el ombligo.

Presencia de cordón umbilical en el ombligo

Para algunas personas, la onfalofobia puede desencadenarse por el hecho de que los médicos accidentalmente dejaron una parte del cordón umbilical en el ombligo durante la infancia. Por lo tanto, incluso pensar en los ombligos puede desencadenar sentimientos de ansiedad y repugnancia en esas personas.

Abuso físico/sexual

Aquellos a quienes se les haya tocado inapropiadamente el ombligo en el pasado pueden tener síntomas de onfalofobia. Por lo tanto, ver o pensar en los ombligos trae muchos recuerdos desagradables. Estas personas podrían encontrar deliberadamente formas de evitar pensar o mirar los ombligos o evitar ir a lugares donde creen que podrían encontrar los ombligos de otras personas.

Condicionamiento vicario

En algunos casos, el condicionamiento vicario también puede desencadenar onfalofobia. El condicionamiento vicario implica un tipo de aprendizaje en el que un individuo desarrolla miedo o temor a algo después de ver a otra persona que sufre un problema. En el caso de la onfalofobia, la fobia al ombligo puede desarrollarse después de mirar a otras personas que sufren problemas como deformidad del ombligo,
lesiones o dolor en el ombligo.

Al igual que otras fobias, la onfalofobia comienza en la niñez, particularmente después de una experiencia negativa o traumática. Sin embargo, algunas personas también pueden desarrollar omphalophobia debido a una predisposición a la ansiedad o antecedentes familiares, donde los miembros de una familia han sufrido de omphalophobia.

Síntomas de la onfalofobia

Tras el inicio de la onfalofobia, sus síntomas duran al menos seis meses. Echemos un vistazo a los síntomas psicológicos y físicos de la onfalofobia.

Síntomas psicológicos

● Ataques de pánico
● Dificultad para concentrarse
● Incapacidad para relajarse o calmarse
● Activarse o irritarse fácilmente por cosas pequeñas
● Evasión
● Interferencia con las actividades diarias

Síntomas físicos

● Temblores
● Sudoración excesiva
● Boca seca
● Dificultad para respirar
● Opresión en el pecho
● Aumento de los latidos del corazón
● Malestar estomacal
● Náuseas

No todos los que sufren de onfalofobia experimentan todos los síntomas enumerados aquí. Algunas personas pueden tener solo algunos síntomas, mientras que otras pueden experimentar todos los síntomas según sus experiencias pasadas y la exposición a los ombligos.

Autoayuda: ¿Qué puedo hacer para ayudarme a mí mismo?

La onfalofobia o el miedo a los ombligos no afecta a muchas personas. Como resultado, es posible que aquellos a quienes se les haya diagnosticado una fobia no puedan hablar abiertamente o buscar ayuda.
Sin embargo, incluso si prefiere realizar el tratamiento de onfalofobia por su cuenta en lugar de buscar ayuda profesional, existen varias técnicas de relajación que pueden ayudarlo a superar esta fobia:

● Respiración profunda
● Técnicas de relajación muscular para ayudarlo a relajar su cuerpo y mente. Una de las técnicas más efectivas es la técnica de relajación de Jacobson que se enfoca en contraer y relajar grupos de músculos específicos en secuencia.
● Técnicas de atención plena como yoga, meditación guiada o pasatiempos creativos.
● Buscar grupos de apoyo de personas con fobias

● También puede tratar de exponerse más a los ombligos para ver si puede tolerar su vista. Si esto no funciona, entonces podría ser mejor buscar terapia.

Ayuda Profesional para la Onfalofobia

Si las técnicas de autoayuda no son efectivas, debe buscar ayuda profesional. Dos técnicas pueden ayudar a superar la onfalofobia: la terapia cognitiva conductual (TCC) y la terapia de exposición. Entendamos qué son estas técnicas y qué implican.

Terapia conductual cognitiva (CBT)

Bajo CBT, un terapeuta puede ayudarlo a superar su fobia a los ombligos ayudándolo a percibir o pensar sobre los ombligos de manera diferente. Esta técnica te ayudará a reaccionar de manera diferente hacia los ombligos de lo que lo harías normalmente. La TCC es una técnica a corto plazo que se centrará en su onfalofobia equipándolo con ciertas herramientas para ayudarlo a manejarlo mejor.

Terapia

de exposición La terapia de exposición, también conocida como desensibilización sistemática, es un tipo específico de TCC en la que su terapeuta lo expondrá deliberadamente a su fobia a los ombligos mientras lo ayuda a controlar su miedo. En esta técnica, el terapeuta le mostrará repetidamente fotos de ombligos, con la esperanza de que reduzca su miedo y aumente su confianza en cómo lo maneja.

¿Cómo evitar la onfalofobia por completo?
Si desea evitar enfrentarse por completo a su miedo a los ombligos, entonces debe encontrar formas de evitar pensar o ver ombligos. Evita crear pensamientos sobre ombligos distrayéndote con pensamientos positivos. También debes evitar ver programas de televisión o películas en las que creas que tendrías que ver el ombligo de las personas o dejar de leer revistas que tengan imágenes de ombligos.
Por último, si puede, evite ir a lugares como la playa o las reuniones, donde es probable que las personas usen ropa que revele el ombligo.

En Conclusión
Si bien la onfalofobia puede no ser común, ciertamente no es incurable. Con la ayuda y el tratamiento adecuados, seguramente podrá superar su miedo a los ombligos y llevar una vida normal y feliz.

Deja un comentario