Miedo al viernes 13 – Paraskevidekatriafobia

¿Sientes una fatalidad inminente cuando te das cuenta de que hay un viernes 13 en el mes? ¿Tiene problemas para respirar o se niega a salir de casa el viernes 13? Si es así, es posible que forme parte del 8 por ciento de personas que padecen paraskavedekatriafobia o miedo al viernes 13.

Puede ser muy difícil -especialmente si tienes una vida que vivir- querer que el mundo se detenga hasta que este día termine. La solución es prácticamente imposible, ya que siempre habrá un viernes 13, sólo que no todos los meses.

Publicidad

Para combatir este miedo, primero hay que saber por qué se teme este día. ¿Dónde se origina el miedo y qué se puede hacer para calmarlo y aliviar los síntomas?

¿Qué es el miedo al viernes 13?

El miedo al viernes 13 es una fobia que no sólo causa problemas psicológicos, sino que también puede implicar síntomas físicos. Un individuo que padece esta fobia suele tener problemas con las actividades cotidianas, incluido el trabajo, si las tareas deben realizarse un viernes 13.

Algunos se preguntarán cómo se llama el miedo al viernes 13. Puede tener uno de estos tres nombres: paraskevidekatriafobia, triskaidekafobia o friggatriskaidekafobia.

La paraskevidekatriafobia es una extensión del miedo al número 13, que se denomina triskaidekafobia. Otros pueden referirse al miedo al viernes 13 como friggatriskaidekafobia debido a que el viernes tiene su origen en el dios nórdico Frigg, que es la diosa del viernes.

Orígenes de el miedo al viernes 13

La historia y la superstición iniciaron el miedo al viernes 13 ya en los tiempos bíblicos. La principal teoría cristiana es que trece personas asistieron a la Última Cena, que incluía a Jesús y sus doce apóstoles. Judas es considerado la decimotercera persona en la mesa. El día siguiente, que fue un viernes, fue el día en que Jesús fue crucificado.

En los tiempos modernos, otros eventos ocurrieron en este día que crearon temor a este día, incluyendo septiembre de 1940, el bombardeo del Palacio de Buckingham por Alemania; marzo de 1964 cuando Kitty Genovese fue asesinada en Queens, Nueva York; y enero de 2012, cuando el crucero Costa Concordia se estrelló matando a treinta personas frente a la costa de Italia.

La historia de la pena capital en Gran Bretaña da otra vuelta de tuerca al miedo. Había trece escalones para llegar a la horca y los ahorcamientos se celebraban normalmente el viernes, que era conocido como «el día del verdugo» o «de la soga».

¿Qué causa la Paraskevidekatriafobia?

Aunque hubo eventos traumáticos en el pasado que ocurrieron en viernes 13, el fenómeno no se vio realmente en muchos individuos hasta 1980 cuando la película Viernes 13 llegó a la pantalla grande.

En cuanto a las causas de la paraskevidekatriafobia, no hay datos científicos que puedan precisar por qué una persona tiene la fobia y otras no. La causa principal se encuentra en las supersticiones que rodean al número 13 y a los malos sucesos ocurridos en ese día concreto a lo largo de la historia

Síntomas de la paraskevidekatriafobia

Los síntomas físicos de la paraskevidekatriafobia incluyen

  • Latidos irregulares o rápidos del corazón
  • Sudoración
  • Temblores
  • Desmayo
  • Respiración superficial
  • Temblores
  • Dolores en el pecho
  • Necesidad de gritar
  • Necesidad de esconderse
  • Ataques de pánico
  • Tensión muscular
  • Comportamiento compulsivo como contar hasta trece antes de salir de la habitación
  • Evitar todo lo que tenga que ver con el viernes 13, como quedarse en la cama

Síntomas psicológicos del miedo al viernes 13

  • Sentimientos aplastantes de miedo o pánico
  • Pensamientos obsesivos ingobernables
  • Recuerdos hirientes e invasivos
  • Pesadillas recurrentes
  • Ansiedad al pensar en el viernes 13
  • Incapacidad para hacer frente a la ansiedad

Tratamientos para la Paraskevidekatriafobia

Autoayuda

La principal fuente de ayuda es educarse a sí mismo sobre cuándo comenzó el miedo. Entender que el viernes 13 no es más desafortunado que el lunes 13 o incluso el sábado 16 puede ser una gran mejora en la forma de manejar el estrés.

Aprender sobre su miedo, cómo comenzó el miedo en la superstición, y a través de la historia, y luego entender cómo le afecta ayudará a controlar la ansiedad cuando se acerca el viernes 13.

Terapia conductual

El tratamiento para el miedo al viernes 13 es como el tratamiento para la mayoría de las fobias, que suele implicar terapia y, en algunos casos, medicación.

La terapia para la paraskevidekatriafobia suele ser una terapia conductual que implica la desensibilización. El individuo se enfrentará al miedo mediante métodos graduales y controlados hasta que toda la ansiedad haya desaparecido. Este tipo de terapia puede ser difícil, ya que el viernes 13 normalmente sólo aparece dos o tres veces al año.

Terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual es otro método de terapia conversacional en el que un profesional de la salud mental enseña al individuo nuevas formas de enfrentarse a su miedo, así como de comprenderlo. Este tipo de terapia ayudará al individuo a tener más control sobre sus sentimientos y pensamientos después de haber descubierto cómo el miedo ha impactado en sus vidas.

Medicamentos

  • Bloqueadores beta: Estos medicamentos ayudan con los síntomas físicos como los latidos rápidos del corazón, los temblores y la sudoración, bloqueando los efectos de la adrenalina en el cuerpo de un individuo.
  • ISRS y antidepresivos: Estos medicamentos se utilizan a menudo para las fobias persistentes e incluyen medicamentos como Celexa, Lexapro, Zoloft, Paxil y Prozac. Estos medicamentos suelen tener efectos secundarios como diarrea e insomnio, entre otros.
  • Sedantes: Para las personas que sufren ataques de pánico severos asociados con el Viernes 13, el médico puede prescribir sedantes como Librium, Niravam, Xanax, Ativan o Valium. Los sedantes se administran a corto plazo, ya que se sabe que son adictivos.

Consejos sencillos para evitar los brotes de fobia el viernes 13

Evitar el viernes 13 puede ser algo muy difícil de hacer. Sin embargo, pequeñas cosas como planear cosas divertidas para hacer ese día que te mantengan involucrado con los demás pueden ayudar a olvidar la fecha. Mantenerse ocupado con un pasatiempo o con la familia y los amigos son grandes distracciones.

La idea de evitar el día es imposible, pero crear distracciones y no mirar el calendario puede ser un gran comienzo.

Cualquier miedo o fobia puede combatirse. La mejor manera de saber qué es lo que te funcionará es comprobar las distintas terapias poniéndote en contacto con un profesional de la salud mental. No hay ninguna razón por la que tengas que esconderte en este día, puedes aprender a lidiar con el miedo.

Buscar ayuda profesional, autoayuda o incluso trabajar con la familia y los amigos para mantenerte ocupado podría ser la respuesta. El primer paso es aceptar que tienes un problema y educarte en las mejores formas de vivir felizmente sin este miedo.