Ommetafobia – El miedo intenso a los ojos

Descifrando la Ommetafobia – El Miedo Intenso a los Ojos

Ojos: ¿Cómo los encuentras?

Sí, ojos, ¿como en esos dos faros brillantes en tu rostro que transmiten la vista a la mente?

¿Estás aterrorizado de mirarlos? ¿El mero hecho de pensar en ellos te hace sentir ansioso? ¿Tienes miedo de las situaciones que involucran el ojo?

Si tienes miedo a los ojos, no tienes ningún deseo de mirarlos. En casos extremos, incluso tus propios ojos. Ver un par de ojos, mirarlos (o ser mirado), tocarlos o incluso leer sobre los ojos podría desencadenar la afección. Algo tan simple como una foto de un ojo puede dejarlo gritando o luchando por respirar.

¿Cómo se desarrolló esta fobia? Bueno, tal vez tuviste una experiencia traumática relacionada con los ojos cuando eras niño. ¿Usted o alguien más que conoce ha tenido un accidente ocular? ¿Tienes un padre o familiar que también está aterrorizado por cualquier situación que involucre a los ojos ?

La mayoría puede encontrar estas preguntas fuera de lo común. Pero si respondiste que sí a alguna de ellas, es posible que tengas una rara condición llamada ommetafobia .

Descubramos más sobre este curioso trastorno.

¿Qué es la ommetafobia, el miedo a los ojos?

¿Tuviste una experiencia aterradora con los ojos cuando eras niño? ¿Viste cómo se le caía el ojo a alguien? ¿Quizás viste una película de miedo que involucraba ojos? O tal vez tuviste un accidente ocular que te asustó.

La ommetafobia es un miedo extremo a los ojos, ya sean humanos o animales. Es un trastorno raro pero muy real que conduce a síntomas fisiológicos y psicológicos graves como otras fobias. Para superar esto, primero tratemos de comprender la razón subyacente de su ommetafobia y comencemos a abordarla.

Si bien la idea de experimentar miedo relacionado con una parte importante del cuerpo puede parecer irracional, para quienes padecen ommetaphobia, la confusión que sienten es abrumadora y muy real.

Los desencadenantes de la ommetafobia podrían estar relacionados con un fuerte miedo a la mutilación o las lesiones. Esto explica por qué muchas personas que padecen este trastorno suelen ser adultos o niños que han presenciado un accidente ocular o una lesión ocular brutal.

Las personas que padecen esta fobia también pueden tener un miedo intenso a perder los ojos y no poder funcionar sin ellos. Esta paranoia les lleva a medidas extremas, como llevar gafas de sol o taparse los ojos en todo momento como forma de protegerse.

El miedo a los ojos puede afectar su vida diaria y afectar sus relaciones. A continuación hay una serie de ejemplos de la vida real en los que la ommetafobia puede entrar en juego:

  • Hablar en público, cuando se espera que mantengas el contacto visual.
  • En una reunión cuando la gente puede mirarte a los ojos para hablar contigo.
  • Tener los ojos examinados por un oftalmólogo.
  • Uso de lentes de contacto.
  • Aplicación de gotas para los ojos.
  • Mirando las máscaras para los ojos que se usan en los spas o en los aviones.
  • Entrar jabón o champú en los ojos mientras se lava o se baña.
  • Ver ojos falsos, como los que se usan en las decoraciones de Halloween.

Síntomas de la ometafobia

El miedo a los ojos puede provocar síntomas muy intensos y angustiantes en quienes padecen fobia . Algunos de los síntomas comunes incluyen:

Síntomas físicos

  • Boca seca
  • Mareo
  • respiración acelerada
  • Náusea
  • Convulsión
  • hiperventilando
  • Desmayo
  • Parálisis
  • Tension muscular
  • Transpiración
  • Sofocos o sofocos
  • Latidos del corazón
  • Temblor
  • Alta presión sanguínea

Síntomas Psicológicos

  • Ansiedad
  • Comportamiento del trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • actuando histérica
  • Mirando hacia abajo mientras camina
  • Evitando los espejos
  • Depresión
  • Ataques de pánico
  • Ansiedad social

Incluso después de salir de la situación, los síntomas de la ommetafobia pueden permanecer de minutos a una hora.

Una respuesta común que se observa en la ommetafobia es que no dejas piedra sin remover para evitar a las personas o animales que desencadenan una reacción. Puede evitar cualquier situación en la que se vea obligado a mirar los ojos, tocar los suyos o hacer que los toquen.

Lo que es importante saber es que, si bien sus síntomas pueden ser solo a corto plazo, evitarlos puede prolongarlos.

Cualquiera que sea la razón, su reacción irracional a los ojos, verlos, mirarlos fijamente, tocarlos o incluso leer sobre ellos en libros, es un motivo grave de preocupación para su salud y su calidad de vida en general. Por su naturaleza, esta fobia puede afectar tu bienestar. Después de todo, ¿cómo puedes llevar a cabo las actividades y la rutina de la vida diaria si estás aterrorizado por algo que difícilmente puedes evitar, si es que lo haces?

Veamos cómo podemos lidiar con el problema.

Cómo ayudarse a sí mismo a superar la ommetafobia

  1. Hable con alguien sobre el problema. Abrir.
  2. Medita para calmar tus nervios y reemplazar tu ansiedad con buena energía.
  3. Visualízate dando un discurso con confianza en un podio y sin importarte la cantidad de ojos que te devuelven la mirada. Haz esto hasta que creas que puedes enfrentarte a los ojos de la multitud.
  4. Expóngase a su desencadenante de manera gradual. Puede comenzar con un libro o diagrama, o practicar mirando a los ojos de un ser querido.
  5. Comience un diario y escriba entradas. Documente sus síntomas, qué los desencadena, los pensamientos que pasan por su cabeza, todo lo que puede ayudarlo a comprender mejor su condición.
  6. El ejercicio diario es bueno para quienes sufren de ansiedad. Manténgase en un horario constante de actividad física y observe cómo sus niveles de estrés caen encomiablemente.
  7. Evite la cafeína, ya que puede aumentar sus niveles de ansiedad.

Ayuda profesional para la Ommetafobia

Aquí hay algunas opciones para aquellos que buscan un tratamiento para la ommetafobia.

Terapia conductual cognitiva (TCC) La

TCC ayuda a los pacientes a intercambiar sus pensamientos iniciales sobre los ojos con pensamientos afirmativos, como el hecho de que los ojos no suponen un peligro real para su bienestar.

Terapia de exposición

Este enfoque expone a los pacientes al objeto de su miedo en un entorno controlado. En este caso, su médico puede recetarle primero que mire imágenes de diferentes tipos de ojos. El terapeuta también puede familiarizarlo con la importancia de los ojos y por qué debe mirarse con positividad, no con miedo.

Medicamentos Los

médicos también pueden recetar medicamentos, pero solo por un período breve. Eso se debe a que el medicamento es más para ayudarlo a sobrellevar los síntomas, no para tratar la fobia en sí.

Terapia
de conversación
Hablar de sus miedos con un profesional certificado o un consejero médico puede hacer maravillas en su proceso de curación. La terapia de conversación presenta todos los beneficios de llevar un diario y más.

Terapia de grupo

Ir a terapia o asesoramiento con un grupo de personas con trastornos similares y miedo a los ojos podría acelerar su proceso de recuperación. Sabiendo que aunque su viaje de fobia personal es único, puede compartir experiencias e intercambiar notas con personas que pueden relacionarse con usted.

Hipnosis

Este procedimiento de medicina alternativa es popular para llevar a los pacientes a su subconsciente. Durante la hipnosis, se alentaría a los pacientes a confrontar cada miedo, desencadenante o paranoia que tengan, y a ver el objeto de su angustia como algo que no representa un peligro para ellos.

Consejos para la Ommetafobia

No vas a resolver tu fobia de la noche a la mañana. Pero con la actitud correcta y el compromiso con los tratamientos, siguiendo los consejos del médico y ayudándose a sí mismo, seguramente recuperará el control. Pídele a otra persona que te escuche mientras descargas tus miedos. Hablar de ello es el primer paso para desentrañarlo.

Ojos, no dan miedo después de todo

Visualiza una nueva vida libre de histeria, ansiedad y pánico. ¿Puedes imaginártelo? Si respondiste que sí, entonces bien por ti. ¡Anímate, trabaja para conseguirlo!

Lo tienes en ti. Puedes sobrevivir mucho tiempo teniendo miedo de algo que es una parte tan vital de tu existencia. Eres fuerte y resistente. Ahora convierte toda esa fuerza en un buen uso, y dale un giro a tu salud.

Deja un comentario