Quimafobia – Miedo al frío

Miedo excesivo al frío

Todos queremos acurrucarnos en el frío invierno. Nada se siente mejor que sentarse junto al fuego cuando llega el frío. Es normal que añoremos el calor cuando el clima se torna frío. Lo que no es normal es apretar los dientes y sentir terror cuando el pronóstico del tiempo anuncia nieve.

Si sientes un miedo intenso cuando el pronóstico del tiempo dice que va a hacer frío, es posible que tengas quimiofobia . Esta fobia puede ser desconocida para algunos, pero es muy real. La gente sufre de quimiofobia. Como todas las demás fobias, se basa en el miedo irracional.

Puede evitar las ciudades frías y retirarse a lugares más cálidos debido a este miedo. Ajustas tus sueños y tu vida social a lo que dicta tu fobia. Es una fobia que puede alterar sueños, aspiraciones y hacer mella en tu vida social.

La queimafobia también puede surgir al ver imágenes de frío. Ver Game of Thrones puede ser muy aterrador para las personas que sufren de quimafobia. Te asaltará el miedo al ver no solo a los caminantes blancos, sino también la mayor parte de la nieve en la pared. Convertirse en miembro de la Guardia de la Noche está completamente fuera de discusión.

De hecho, el clima frío puede ser peligroso y puede causar graves problemas de salud. La exposición prolongada al clima frío conlleva muchos riesgos. Pero se pueden agregar medidas de protección simples para reducir estos riesgos. Aún así, las personas que sufren de cheimaphobia pueden sentirse angustiadas y sobrestimar ese riesgo.

 

¿Qué es la queimafobia?

La queimafobia es el miedo anormal y persistente al frío. El miedo incluye objetos fríos y temperaturas. Cuando sufres de este tipo de miedo, sientes un exceso de ansiedad. Como víctima, eres muy consciente de que el miedo es irracional. Aún así, el miedo extremo te atrapa cada vez que sientes frío o ves cosas frías. Entonces, prefieres lugares cálidos y vistes de manera que te proteja del frío.

La fobia puede tener un gran impacto en la vida diaria. Por ejemplo, si se restringe a lugares más cálidos, puede perderse experiencias que podrían ocurrir en un clima más frío.

Causas de la queimafobia

La genética podría ser una posible causa de la quimiofobia. Tiene un mayor riesgo de desarrollar esta fobia si tiene un padre, familiar o pariente cercano que sufre de esta misma fobia. La investigación ha establecido factores genéticos que contribuyen al desarrollo de esta fobia.

Las experiencias pasadas también pueden conducir al desarrollo de cheimaphobia. Los eventos traumáticos en particular contribuyen a desencadenar la fobia. Simplemente recordar tales eventos puede abrumar a una persona que sufre de fobia con miedo e impotencia. Varias experiencias únicas que involucran un objeto o ambiente frío pueden convertirse en una fobia. Por ejemplo, una persona que ha tenido un accidente de snowboard podría desarrollar miedo a las cosas frías. Otro escenario podría ser una avalancha que dejara a alguien atrapado bajo un montón de nieve. Estas experiencias son de hecho aterradoras y emocionalmente cicatrizantes.

Muchos desarrollan fobias después de una experiencia traumática, pero ver a otra persona experimentar los peligros del frío también podría causar quimiofobia. Particularmente si esa persona es alguien cercano. Ver la experiencia de primera mano puede haber infundido miedo y ansiedad en el individuo con fobia. El temor de que casi perdiste a alguien querido a causa del frío podría haberte causado miedo.

Síntomas de la queimafobia

Los síntomas de la quimiofobia son similares a los de la mayoría de las fobias y a los que presentan las personas con trastornos de ansiedad. Los síntomas se activan cuando hay una sensación de frío, información sobre un resfriado inminente o una perspectiva de resfriado. La mera idea de las cosas frías también podría causar miedo.

Síntomas físicos de la queimafobia

Algunos de los síntomas experimentados incluyen:

● Dolor de
estómago Los dolores de estómago son comunes cuando se tiene miedo. Si sufres de fobia y estás expuesto al frío, es posible que desarrolles dolor de estómago.
● Músculos tensos
La tensión en los músculos es un síntoma común cuando se trata de ansiedades. Esta es una reacción común cuando se tiene miedo. Los músculos se tensan cuando las personas están ansiosas y temerosas por algo. En las personas con cheimaphobia, los músculos se vuelven rígidos y ya no están completamente bajo su control cuando se desencadena la afección.
● Sudoración
Cuando se trata de pacientes con fobia, no es raro que aumente la transpiración. Sudar es algo que la mayoría de las personas hacen cuando están en pánico. Sudar durante un resfriado es poco común, pero en personas con esta fobia, es posible comenzar a sudar cuando se desencadena la condición.
● Dificultad
para respirar A algunas personas les resulta difícil respirar cuando sienten un miedo extremo.
● Dolor
de cabeza Es posible desarrollar un dolor de cabeza cuando hay un miedo intenso. Las personas que sufren de fobia, incluso si antes estaban completamente bien, pueden desarrollar repentinamente un dolor de cabeza masivo además de sentir una ansiedad severa después de exponerse a un ambiente frío.

Síntomas psicológicos de la queimafobia

● Concentración La
concentración es imposible cuando se establece la fobia. A la víctima le resultará difícil concentrarse en algo en particular. La emoción se hace cargo y los pensamientos giran en torno a los peligros de estar en un ambiente frío. Nada más puede ocupar la mente en ese punto.

Tratamiento de queimafobia

La mente es el centro de la fobia, incluida la quimiofobia. Un enfoque para tratar esta condición es encontrar una manera para que la mente entienda cómo funciona la fobia.

Terapia conductual cognitiva (TCC)

La terapia cognitiva conductual puede ayudarlo a controlar su quimiofobia. Este enfoque te enseña que el miedo es el resultado de las influencias ambientales. No hay hechos que hagan racional el miedo. Comenzarás a entender que no estás en ningún peligro físico. El terapeuta se esforzará por ayudarlo a dirigir sus pensamientos hacia objetos y ambientes fríos. Usando un enfoque estructurado, compartirá sus pensamientos sobre el objeto de su miedo y aprenderá formas de lidiar con la condición de manera productiva. La terapia cognitiva conductual generalmente se combina con la terapia de exposición para obtener los mejores resultados.

Terapia de exposición

La terapia de exposición es otro método de tratamiento. Este método consiste en exponerte gradualmente a ambientes fríos. El objetivo es ayudarlo a acostumbrarse a ellos hasta que pueda manejar su reacción. El terapeuta puede comenzar haciéndole visualizar un lugar frío o frialdad en general. Luego, más tarde, exponerte a cosas frías.

El miedo se puede vencer. Con determinación y el apoyo adecuado, llegará el momento en que no tendrás que retroceder ante la más mínima sensación de frío. Te darás cuenta de que el frío también puede ser divertido.

Deja un comentario