Quimiofobia: el miedo a los productos químicos

El miedo excesivo a los productos químicos

¿Te encuentras temblando de miedo antes de encontrar el coraje para ir a darte una ducha? ¿La perspectiva de consumir medicamentos te mancha la ropa de transpiración? Si ese es el caso, es posible que tenga quimiofobia.

La quimiofobia es el miedo a los productos químicos. ¿Y cuál es el miedo a los productos químicos? Es típicamente un miedo a lo desconocido. Se desarrolla por no saber qué químicos hay en su champú, medicina o cualquier producto que use a diario. A veces, el miedo también puede ser el resultado de una mala información o un concepto erróneo, especialmente sobre lo que significa la palabra “químico”.

Los productos químicos constituyen casi todo con lo que interactuamos. Nuestros alimentos y bebidas contienen productos químicos, al igual que nuestros equipos de limpieza; incluso nuestros jabones y champús tienen una base química. Si bien no podemos simplemente dejar de usar estos productos, identificar la quimiofobia en una etapa temprana puede ayudar a abordarla.

Causas de la quimiofobia

Según el Consejo Estadounidense de Ciencia y Salud, la quimiofobia a menudo es el resultado de historias de miedo, afirmaciones exageradas e información errónea recopilada de fuentes que pueden no ser confiables.
No hace mucho tiempo, si uno estaba enfermo, simplemente visitaba a un médico y tomaba la medicina que le recetaba sin dudarlo. Porque si tenían alguna pregunta, el médico era la única persona calificada a la que podían preguntar. Sin embargo, con el auge de Internet, ahora tenemos acceso a innumerables opiniones y opiniones alternativas sobre cualquier tema. Y con muchos especialistas en marketing y personas influyentes que intentan venderle sus productos, servicios o ideas, a menudo se engaña a las personas para que crean ideas potencialmente peligrosas.

Muchos estudios han demostrado que los rasgos de personalidad como la paranoia también juegan un papel muy importante en el cultivo de falsedades o confusiones sobre las sustancias químicas y se cuentan entre las causas de la quimiofobia. Y cuando una persona está confundida acerca de si es seguro o no usar un químico en particular, lo evita. No porque crean la falsedad, sino porque hay un cero por ciento de posibilidades de que suceda algo malo con un químico que no usas. Simplemente no quieren correr el riesgo.

¿Por qué es irracional el miedo a los productos químicos?

Si bien una buena dosis de escepticismo es importante al decidir qué consumir y qué no, demasiado puede paralizarlo e impactar significativamente en su vida cotidiana.
Los productos químicos están en todas partes y en todo. Los que se clasifican como “productos sintéticos” están hechos de químicos que se encuentran en la naturaleza; simplemente pasan por pasos de procesamiento adicionales.

Décadas de informes falsos de los medios y la superstición han asignado una connotación negativa al término “químicos”. Y muchas compañías hoy en día usan esto para su ventaja al anunciar sus productos como «libres de químicos» o «100% naturales», aunque lo que obtienes, ya sea loción para la piel o analgésicos, todavía son técnicamente químicos.

Síntomas de la quimiofobia

No poder confiar en la integridad de los fabricantes que fabrican los productos químicos que usamos y necesitamos todos los días puede hacer que la vida sea realmente difícil.
Los productos químicos son esencialmente cualquier cosa del mundo material. Algunas sustancias químicas son seguras y otras son innecesarias y peligrosas. Dado que no todos podemos tener toda la información que necesitamos para tomar nuestras decisiones, tenemos que confiar en los científicos y los organismos reguladores. Investigan y aprueban los productos químicos que se introducen en el mercado y se aseguran de que sean seguros.

Pero para alguien que teme a los productos químicos sin ninguna base científica, la vista o incluso el pensamiento de los productos químicos puede desencadenar una respuesta emocional. Este es un problema grave porque es probable que aquellos que sufren de quimiofobia sean víctimas de un marketing falso y terminen consumiendo productos dañinos no aprobados. Si desea determinar si puede tener quimiofobia, estos son los síntomas que debe tener en cuenta.

Síntomas físicos

● Tensión muscular
● Hipersensibilidad
● Evitar medicamentos esenciales
● Ataques de pánico
● Mareos

Síntomas Psicológicos

● Depresión
● Paranoia
● Ansiedad en torno a los productos químicos o al pensar en productos químicos

¿Cómo lidiar con la quimiofobia?

El miedo a los productos químicos no es del todo irracional. Existen productos químicos peligrosos, por lo que hay buenas razones para tener cuidado con ellos hasta cierto punto. Pero cruzas la línea de la cautela a la fobia cuando tu respuesta a la idea misma de las sustancias químicas está alimentada emocionalmente y carece de conocimiento.

Esta es la razón por la cual es imperativo reconocer que puede tener un problema antes de que pueda aprender a lidiar con la quimiofobia.

Autoayuda – ¿Cuáles son las opciones?

La fuente de este miedo suele ser un concepto erróneo. Tememos lo que no entendemos, y eso es normal. No es nada de lo que avergonzarse. Entonces, la mejor manera de ayudarlo a superar la quimiofobia es informarse sobre los productos que está consumiendo.

Asegúrese de consultar a médicos, químicos e investigadores en lugar de obtener información de los medios de comunicación o de cualquier medio que no brinde evidencia sólida para respaldar sus afirmaciones. Obtenga su información de fuentes confiables, como las instituciones reguladoras de alimentos, medicamentos o cosméticos en su país.

El mundo no tiene escasez de actores pagados y estafadores, que es algo que probablemente ya sepa. Las puertas del discurso científico están abiertas para todos. Sin embargo, a veces, las personas que no pueden respaldar sus altas afirmaciones sobre productos químicos específicos bajo los rigores del proceso científico recurren al engaño para transmitir sus ideas o productos alternativos. Debes estar atento a este tipo de personas.

Tratamiento profesional de quimiofobia

El tratamiento profesional para una fobia tan compleja como la quimiofobia puede incluir muchas opciones. Pero aquí están los dos métodos más comunes de tratamiento practicados.

#1. Terapia de exposición

Este proceso funciona exponiendo al individuo al tema de su miedo en dosis pequeñas pero progresivas durante un período de tiempo. Entonces, en el caso de los químicos, un terapeuta comenzará con estímulos simples, como una imagen de lejía. Dependiendo de la extensión de sus síntomas, su terapeuta puede pasar a estímulos más fuertes. Esto puede ayudarlo a practicar cómo manejar su ansiedad de una manera segura.
La terapia también puede incluir ejercicios de visualización en los que se le pide al paciente que imagine escenarios ficticios que involucren productos químicos. El objetivo es desensibilizarlo sin causarle más ansiedad de la que puede manejar en cada etapa.

#2. Terapia Cognitivo-Conductual La Terapia

Cognitivo-Conductual, también llamada CBT, implica tener una conversación abierta con el terapeuta para ayudarlo a desarraigar su miedo desde la raíz. Los terapeutas ayudan a los pacientes a encontrar los orígenes irracionales o emocionales de sus disputas sobre las sustancias químicas y los reemplazan con pensamientos más racionales.
Estas sesiones no se tratan de desacreditar sus ideas sobre los productos químicos específicos que utiliza. Es posible que tenga razón y sea consciente de los peligros de ciertos productos químicos. La terapia tiene como objetivo reducir el miedo general a los productos químicos que le impiden disfrutar de una buena calidad de vida. Es importante llegar con la mente abierta a estas sesiones para aprovecharlas al máximo.

Hacer frente a la quimiofobia a largo plazo

Como con cualquier fobia, superar la quimiofobia puede llevar tiempo y no es un proceso fácil. No tienes que empezar a confiar en la lejía y los limpiadores de hornos mañana mismo. Pero asegúrese de tomarse el tiempo para establecer objetivos e hitos razonables y seguirlos.

Muchas veces, las personas con fobias tienden a perder la esperanza y ceder a sus miedos al levantar muros entre ellos y el sujeto de su miedo. Esto, sin embargo, hace que restrinjan la calidad de su propia vida, se vuelvan poco acogedores con todo lo que sea extranjero, incluidas otras personas, y se nieguen a buscar tratamiento médico.
Por eso es importante mantener informado a un amigo, socio, profesional o familiar de confianza. Siempre habrá alguien dispuesto a ayudarte a superarlo.

Pensamientos finales
Cuando quiera lidiar con una fobia, particularmente el miedo a los productos químicos, no puede asumir un enfoque derrotista. Hay cientos de productos químicos que son vitales para nuestra supervivencia y bienestar.
La forma más importante de lidiar con la quimiofobia es utilizar fuentes verificadas para construir su conjunto de conocimientos, de modo que pueda superar sus miedos y ayudar a otros a encontrar la misma fortaleza.

Deja un comentario