Termofobia – El miedo al calor

La termofobia es el miedo excesivo al calor

Todo el mundo suda con el calor, pero ¿sabías que algunas personas sudan frío?

Estas personas tienen un miedo severo y persistente a las altas temperaturas.

¿Extremas las medidas para evitar alimentos y objetos calientes?

¿Te aterroriza la idea de un clima abrasador?

¿Te entra el pánico ante la idea de encontrarte con incendios u otras fuentes de calor? Puede que sufras de termofobia.

No te preocupes. Un poco de paciencia y esfuerzo ayudan mucho a vencer la termofobia. Sigue leyendo para saber todo sobre esta fobia al calor, sus causas, síntomas, tratamientos y más.

¿Qué es la termofobia?

La termofobia es el miedo intenso al calor. La termofobia se deriva de la palabra griega “therme”, que significa calor, y “phobos”, que significa miedo. Esta fobia está asociada con:
● Miedo al sol o a la luz del sol – Heliofobia
● Miedo a sudar – Hiperhidrosis
● Miedo al fuego – Pirofobia
● Miedo al calor – Estofobia
Una persona que sufre de esta fobia puede sentir una ansiedad extrema ante el mero pensamiento del calor. Este miedo anormal es hacia cualquier cosa relacionada con el calor, incluido el clima de verano o las cosas calientes. Es normal evitar tocar el fuego y otros objetos calientes. Después de todo, nadie quiere quemarse o escaldarse. El calor no es particularmente agradable por lo que todo el mundo lo evita. ¿La diferencia clave? Este miedo es persistente e irracional. No solo te desagrada el calor; usted está en el terror de ella.

¿Qué son los desencadenantes de la termofobia?

Cualquier cosa puede desencadenar la termofobia: quemarse, secarse, sudar o la incapacidad de tolerar el calor. Uno puede entrar en modo de vuelo o de lucha cuando se enfrenta al calor. El cuerpo pasa por una experiencia desagradable o aterradora y es incapaz de combatir el miedo. Una persona que sufre de termofobia puede evitar acercarse a cosas que emiten calor como fuegos, parrillas, hornos y estufas.

¿Cómo se comportan los enfermos de fobia?

Los enfermos de termofobia extreman las medidas para evitar el calor a toda costa. Incluso pueden mudarse a climas más fríos o permanecer en el interior de habitaciones con aire acondicionado todo el día. Algunas personas termófobas limitan su dieta a alimentos frescos o fríos. Y aunque la persona que sufre puede darse cuenta de que el miedo es irracional, no hay mucho que la persona pueda hacer. Pueden comenzar a adoptar comportamientos de seguridad como evitar por completo salir durante el día.

¿Qué causa la termofobia?

La termofobia es causada por las mismas razones que otras fobias específicas. La fobia al calor puede ser el resultado de experiencias pasadas o traumas infantiles. Algunos expertos afirman que las fobias también pueden tener un factor genético. Otras causas de termofobia incluyen:
Trauma

infantil Las experiencias de la infancia juegan un papel importante en el desarrollo de fobias. Puede no desarrollarse en el momento del evento, pero puede manifestarse gradualmente. En la infancia, la persona puede haber pasado por una mala experiencia como un golpe de calor, deshidratación o lesiones por quemaduras. Cada vez que se encuentran con el calor, las emociones negativas pueden regresar y desencadenar la termofobia. También puede ser una experiencia traumática como la muerte de un ser querido a causa de un incendio. Esto significa que el calor se asocia con el dolor.
Genética

Una historia familiar de trastornos de ansiedad aumenta las posibilidades de que una persona desarrolle una fobia. Si uno tiene una predisposición genética a la enfermedad mental, un evento es suficiente para desencadenar la fobia.
Miedos asociados

Otras fobias contribuyen al desarrollo de la termofobia, como el miedo a la muerte, la sudoración, el sol, las quemaduras y el fuego. Estos miedos pueden hacer que una persona sufra termofobia.
Educación

Es probable que las personas criadas por fóbicos desarrollen una condición similar. Ser criado por alguien que transmite una sensación de peligro relacionada con el calor aumentará las posibilidades de tener termofobia.

Síntomas de la termofobia

Algunos síntomas de la termofobia suenan inocentes. Por ejemplo, es posible que prefiera usar ropa ligera y quedarse adentro en los días cálidos. Pero para la mayoría de los pacientes, la termofobia se caracteriza por una ansiedad severa y crónica. Puede empeorar tanto que termines teniendo un ataque de pánico. Aquí hay una lista completa de los síntomas físicos y psicológicos de la termofobia:
Síntomas físicos

● Tensión muscular/temblores
● Sentidos intensificados
● Aumento del pulso cardíaco
● Mareos
● Náuseas
● Migraña
● Sequedad de boca
● Mariposas en el estómago
● Bochornos de calor/frío
● Dificultad para respirar
● Sudoración
● Temblor
● Opresión en el pecho
● Zumbido en los años
● Sensación de confusión
● Aumento de la presión arterial
● Hiperventilación
Síntomas psicológicos

● Ansiedad cuando se encuentra con calor
● Ansiedad ante los pensamientos de calor
● Ataque de pánico
● Evitar el calor a toda costa
● Miedo a desmayarse
● Retraimiento
● Sentirse triste
● Dificultad para concentrarse
● Ira o cambios de humor
● Culpa
● Miedo al pavor
● Sentirse atrapado
● Esperar un desastre
Si tiene de 3 a 5 de estos síntomas y su ansiedad ha durado seis meses o más, probablemente tenga termofobia. Puede consultar a un profesional médico y realizar una prueba de termofobia para estar seguro. Hay varios pasos que puede tomar a nivel personal para superar el miedo. También puede buscar ayuda profesional.

Guía de autoayuda para tratar la termofobia

Tratar la termofobia como cualquier otra fobia específica requiere paciencia, esfuerzo y consistencia. Ningún tratamiento sirve para todos, depende del individuo y de la gravedad de la afección. Para superar personalmente la termofobia, se pueden iniciar técnicas de manejo del estrés como la meditación, el yoga y el ejercicio cardiovascular. Ser capaz de saber cómo ayudarse a sí mismo y hacer frente a su miedo es importante. Cuídese bien y practique cualquiera de los siguientes para superar la termofobia.
Meditar La

meditación lo guía a uno a distraerse y reenfocarse en algo más productivo como respirar. Dominar la meditación ayuda a mantener una sensación de equilibrio cuando se enfrenta a situaciones estresantes.
Practica Yoga
Una persona que ha dominado el yoga sabrá cómo redirigir su energía para hacer frente a la situación en lugar de estar ansiosa cuando sufre un ataque de pánico.
Limite la cafeína

Usted puede muy bien salvarse de la ansiedad diaria al reducir el consumo de café. Los alimentos y bebidas con cafeína alteran tu estado físico. Aumenta el pulso de tu corazón y te tensa, por lo tanto, aumenta tus posibilidades de ansiedad.
Haga cardio

Los ejercicios de cardio como nadar, trotar y hacer deporte liberan hormonas para sentirse bien en su cuerpo que alivian el estrés relacionado con la fobia.

Buscar ayuda profesional El
tratamiento de la termofobia a través de la ayuda profesional puede ayudarlo a comprender su situación y tratarla mejor.
Algunas técnicas utilizadas para superar la termofobia incluyen:
● Terapia cognitivo-conductual
● Asesoramiento
● Terapia de exposición
● Terapia conductual dialéctica
● Reducción del estrés basada en la atención plena
La psicoterapia o el asesoramiento le brindan un lugar seguro para expresar cómo se siente sin temor a que la otra persona lo juzgue. Esta llamada terapia de conversación tiene como objetivo ayudarlo a reconocer su miedo y resolver sentimientos complicados. ¿Por qué funciona esto? Hablar con un profesional altamente capacitado lo ayuda a entender las cosas y a comprenderse mejor. La terapia de exposición tiene como objetivo desensibilizarlo lentamente a los objetos del miedo. Ocurre gradualmente hasta que no sientes una gran cantidad de ansiedad cuando te enfrentas a tales situaciones.

Cómo hacer frente a la termofobia

¿La termofobia tiene un control firme sobre ti? Las víctimas pueden tomar medidas extremas para evitar situaciones que los lleven al calor o cualquier cosa remotamente relacionada con el calor. La evitación les ayuda a escapar de la ansiedad y el estrés y se siente agradable en ese momento. Pero el uso repetitivo de conductas de evitación puede convertirse en compulsiones y empeorar la fobia en lugar de tratarla realmente. Esto también puede afectar su vida cotidiana, sus relaciones y su carrera. Aprender a sobrellevar la situación se vuelve imperativo, ya que una fobia puede volverlo incapaz de llevar una vida normal.

Terminando

Vivir con miedo al calor puede ser debilitante. La termofobia puede afectar la vida personal, social y profesional de una persona. Pero el tratamiento y el apoyo adecuados pueden aliviar la ansiedad, si no eliminarla por completo. Reconocer la fobia es el primer paso hacia la recuperación. Aunque no será más fácil después de eso, valdrá la pena el esfuerzo de vivir sin el miedo constante al calor. Pronto, esperará el clima templado y disfrutará del calor.

Deja un comentario