Traumatophobia-El miedo a las lesiones

Traumatofobia – El miedo a las lesiones

¿Te preguntas si tienes Traumatofobia? Alrededor del 4% de la población de los EE. UU. tiene esta afección.

El miedo es una respuesta normal al daño físico. Sin embargo, los fóbicos lo llevan al extremo.

Incluso la mera idea o mención de una lesión puede causar un ataque de pánico.

¿Te asusta ver a alguien lastimado? ¿No puedes dormir con la idea de lesionarte? Si esto le suena familiar, lo más probable es que tenga esta fobia. La traumatofobia se puede curar con la intervención adecuada. Pero primero, tienes que reconocer que tienes este miedo.

¿Qué es la traumatofobia?

La traumatofobia se define como la fobia a lastimarse físicamente .
Espera, ¿no es natural tener miedo a las lesiones? Tenga en cuenta que es un miedo severo e ilógico a lesionarse. Tienes miedo constante de cortarte, romperte un hueso, torcerte un tobillo, hacerte un moretón, etc. El terror es tu respuesta automática a la idea de experimentar dolor o ver sangre a causa de una herida. Las personas que sufren de Traumatophobia pueden experimentar una mayor sensación de ansiedad incluso ante la idea de ser lastimados físicamente. Estas personas pueden hacer todo lo posible para evitar situaciones o cosas que puedan resultar en lesiones. ¿Qué tan extremo? Se sabe que los fóbicos se aíslan por completo, lo que lleva al autodesprecio y la depresión. Es posible que se encuentren incapaces de lidiar con emociones tan fuertes y negativas.
Causas de Traumatofobia

Para que un individuo desarrolle Traumatofobia, no es necesario que haya experimentado lesiones físicas en el pasado. A veces, se adquiere de segunda mano cuando la gente:
● Ha visto a otras personas lesionarse gravemente
● Ha visto a alguien lastimarse en la televisión
● Ha escuchado historias de alguien que sufre una lesión grave
Cuando esto sucede, es posible que empiece a temer ver las lesiones.
¿Cuándo se desarrolla?
Puedes tener esta fobia en cualquier momento.
Mucha gente desarrolla Traumatophobia durante la última infancia o la adolescencia temprana. En el caso de los adultos, las personas que han luchado en guerras son más vulnerables a desarrollar Traumatofobia.

Síntomas

de la Traumatofobia Repasemos los signos reveladores de la Traumatofobia.
Síntomas psicológicos

● Miedo a perder el control de uno mismo
● Miedo a desmayarse
● Miedo a la muerte
● Sentimientos de pavor
● Retraimiento y autoaislamiento
● Sentirse desconectado de las personas y del entorno
● Ansiedad incontrolable
● Sentirse desesperanzado y abatido
● Ira e irritabilidad
● Cambios de humor
● Confusión y dificultad para concentrarse
● Autodesprecio y culpa
Síntomas físicos

● Sudoración excesiva
● Temblores
● Sofocos y escalofríos
● Dificultad para respirar
● Latidos cardíacos rápidos
● Dolor u opresión en el pecho
● Náuseas
● Dolor de cabeza
● Mareos
● Dolor de estómago
● Entumecimiento
● Sensación de pinchazos en los dedos
● Aumento de la presión arterial
● Sensación de zumbido en los oídos
● Urgencia de orinar
Las personas que sufren de Traumatofobia pueden estar muy atentas a cualquier enfermedad que los puede estar enfermando. Son muy conscientes de las posibles lesiones asociadas con la enfermedad. Un pequeño corte, que puede parecer insignificante para otras personas, sería desproporcionado para alguien que tiene Traumatofobia. Reaccionarían como si estuvieran sangrando profusamente. ¿Todo esto te suena familiar? Para saber con seguridad si tienes estos síntomas, hazte un test de Traumatofobiaen línea. Vea si los resultados coinciden con los síntomas enumerados aquí.

Autoayuda para Traumatofobia

¿Te has preguntado cómo superar la Traumatofobia? Si bien se recomienda buscar ayuda profesional, el tratamiento de la traumatofobia también se puede realizar a través de varias técnicas de autoayuda. Miremos más de cerca.
Meditación

Una de las mejores maneras de superar el miedo a las lesiones es a través de técnicas de meditación conscientes. La meditación de atención plena ha sido bastante útil para aquellos que desean reflexionar. Quieren profundizar en sus pensamientos.
Puede ayudar a las personas a calmarse y relajarse. La meditación también ayuda a distraer a las personas de los pensamientos perturbadores al redirigir sus mentes hacia la positividad. Puedes buscar técnicas de meditación en Internet. Mejor aún, descargue aplicaciones de meditación si no está familiarizado con este proceso.
Ejercicios de respiración

Al igual que la meditación consciente, los ejercicios de respiración ayudan a relajar la mente y el cuerpo. Los ejercicios de respiración ayudan a desviar la mente de cualquier pensamiento perturbador y concentrarse en la respiración. Con los ejercicios de respiración, puede prestar más atención a la forma en que los músculos del abdomen y el pecho se expanden y contraen.
Evitar la cafeína
La cafeína es un estimulante que se encuentra comúnmente en el té, el café y el chocolate amargo. Aunque ayuda a aumentar los niveles de energía al instante, la cafeína también empeora la ansiedad y hace que nuestros corazones latan rápidamente. Como resultado, se vuelve más fácil que alguien que sufre de Traumatofobia sufra ansiedad o ataques de pánico. Si sufres de Traumatofobia, lo mejor es consumir cafeína en pequeñas cantidades. Mejor aún, elimínelo de su dieta por completo. Pero, ¿qué sucede si has probado estas técnicas en vano?

Obtener ayuda profesional

Si cree que las técnicas de autoayuda no funcionan, lo mejor es buscar ayuda profesional.
Estas son algunas de las técnicas más comunes utilizadas por los terapeutas para tratar a los pacientes con traumatofobia:
Terapia
de
exposición En la terapia de exposición, los terapeutas exponen repetidamente a sus pacientes a sus miedos. Esta técnica tiene como objetivo desensibilizar al individuo a sus desencadenantes de fobia. Si bien alguien que sufre de Traumatofobia no será lastimado deliberadamente, se le mostrarán repetidamente imágenes o videos de personas que sufran lesiones o lesiones físicas.
Terapia conductual cognitiva (TCC) La

TCC es una forma de terapia de conversación, en la que un terapeuta le pide a su paciente que localice la fuente de sus pensamientos. El terapeuta hace preguntas individuales como:
● ¿Cómo empezó el miedo?
● ¿Cómo supero mi miedo a lastimarme?
Esta técnica ayuda a las personas a comprender por qué tienen una fobia específica. Pronto se vuelven más conscientes de sus patrones irracionales de pensamiento. Terapia conductual dialéctica (DBT) DBT es una de las técnicas más efectivas que ayuda a regular las emociones. Se usa comúnmente en el tratamiento del trastorno límite de la personalidad e implica pedirle al paciente que «sonría a medias». Cada vez que esta fobia cruza la mente, se pide a los pacientes que levanten ligeramente las comisuras de la boca. De ahí viene el término media sonrisa. A veces, las técnicas de meditación de atención plena también se emplean en DBT, aunque se realiza en un entorno grupal. A lo sumo, tiene una duración de seis meses.

Cómo evitar la traumatofobia
por completo
Si cree que la traumatofobia está interfiriendo con su vida cotidiana o no puede buscar ayuda, entonces evitar sus miedos por completo puede ser el mejor enfoque. ¿Cómo sería esto cuando se practicara? Puede evitar situaciones en las que existe una alta probabilidad de lesionarse, como los deportes y otras actividades físicas. También debe abstenerse de ver películas, programas de televisión o leer historias que describan a personas lastimadas físicamente. En algunos casos, evite dedicarse a una profesión en la que es más probable que las personas sufran lesiones, como la minería, el combate y los trabajos que impliquen trabajo físico.

Conclusión

Un individuo que sufre de traumafobia puede caer fácilmente en la trampa del autodesprecio y la culpa. Muchas personas piensan que son las únicas que padecen este problema y por eso evitan hablar de sus miedos con los demás. Sin embargo, están lejos de estar solos. Al igual que cualquier otra fobia, la traumatofobia se puede superar con la ayuda y las técnicas adecuadas. Muy pronto estará en el camino de la recuperación y llevará una vida normal y saludable.

Deja un comentario